Veracruz: nuevo recorte en participaciones

107

*Cuitláhuac ni se inmuta; habrá subejercicio

*Será “ramalazo” económico para Estados

 

AUNQUE NADIE sabe en qué aplican el presupuesto de egresos destinado a Veracruz este año -129 mil 535 millones 95 mil 247 pesos, según  la Gaceta Oficial, lo que representó un incremento de 1 mil 173 millones con relación al ejercicio del 2019, cuando se incurrió, irresponsablemente en subejercicio a pesar de las enormes necesidades de la Entidad en materia de salud, seguridad, crecimiento para generar empleos y educación-, lo cierto es que viene un ramalazo de características superiores, ya que se prevén reducciones en participaciones federales por 12 mil 130 millones de pesos al cierre de año, aun cuando el gobernador Cuitláhuac García Jiménez seguramente no protestará ni levantará la voz como otros mandatarios, conformándose con lo que tenga a bien dispensarle su tutor, y aun cuando ni siquiera le enviará participaciones federales, con que le sigan pagando el sueldo, le permitan seguir usando como guarida la otrora criticada Casa Veracruz, le dejen utilizar camionetas blindadas y desplazarse protegido con un centenar de guardaespaldas armados hasta los dientes, es más que suficiente, y si de paso le permiten mantener a su primo hermano, Eleazar Guerrero Pérez, en la subsecretaría de Administración y finanzas, a sus correligionarios en puestos clave y estos a su vez a sus familiares, que más puede pedirle a la vida. Los veracruzanos son un punto a la izquierda, y prueba de ello es que ni siquiera los recibe para no contraer compromisos, y si acaso solo atiende a quienes le “sugiere” su señor padre, el profesor Atanasio García Duran que de plano suele decir a quien lo escucha que su hijo ya no le hace caso, lo que podría configurar un acto de ingratitud tomando en cuenta que hasta pasados los 50 años vivió en la casa de sus papás ahorrándose todo, y aun así no le alcanzó ni para comprarse una vivienda de interés social.

 

ES CIERTO, la mayoría de las entidades han dejado de percibir alrededor de 179 mil millones de pesos en participaciones federales con el gobierno de la Cuarta Transformación, pero al cierre del año podrían superar los 209 mil millones de pesos. Quizá por ello, los mandatarios de Chihuahua, Michoacán, Jalisco, Durango, Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Guanajuato, Colima y Aguascalientes decidieron ya no formar parte de la Conferencia Nacional de Gobernadores y se erigieron en la llamada Alianza Federalista, argumentado que la CoNaGo ya perdió su función de diálogo y negociación con el Gobierno Federal, en suma, ha doblado las manos ante los caprichos del Presidente en turno, como el recorte de participaciones y otros programas que deja atados a los gobernantes para cumplir promesas de campaña, sobre todo en materia de obras y servicios.

 

LO GRAVE es que hasta el momento la única que ha levantado la voz en la Cámara Baja es la coordinadora de la bancada del PRD, Verónica Juárez Piña, que alerta que de no tomarse medidas urgentes, las entidades que más pérdidas acumularían en la primera mitad del sexenio serían el Estado de México, Ciudad de México, Jalisco, Veracruz, Nuevo León y Guanajuato, lo que pone en duda la vigencia del pacto fiscal de la Federación y obliga a una revisión urgente de la Coordinación Fiscal, antes de que se generen graves problemas financieros en las finanzas estatales y que sus estructuras administrativas y de servicios públicos se deterioren aún más, pues señala que la reducción en participaciones federales responde al menor crecimiento económico del país y la consecuente disminución de los ingresos públicos.

 

Y LA jalisciense no anda errada cuando se sabe que de 2019 a la fecha se han reducido en 179 mil millones de pesos las participaciones, y podrían superar los 209 mil millones de pesos, además de que en el Paquete Económico para 2021 se estima que serán inferiores en poco más de 30 mil millones de pesos respecto a lo aprobado en la Ley de Ingresos para 2020. Y es que de acuerdo a lo proyectado originalmente, la Recaudación Federal Participable acumuló entre 2019 y 2020 una disminución de 581 mil millones y de casi 179 mil millones en el Ramo 28 del Presupuesto de Egresos de la Federación, por lo que tiene razón cuando asume que de no tomarse medidas urgentes las entidades que más pérdidas acumularían en la primera mitad del sexenio serían: el Estado de México, con 28 mil 823 millones de pesos; Ciudad de México, 22 mil 122 millones de pesos; Jalisco, 13 mil 623 millones de pesos; Veracruz 12 mil 130 millones de pesos y Nuevo León, con 10 mil 11 millones de pesos, además de  Guanajuato con 9 mil 303 millones de pesos, recortes que no permitirían a los gobernadores en funciones cumplir con promesas sociales e, incluso, en muchos casos, ni siquiera tendrían para completar los gastos que implican los compromisos de fin de año como son salarios, aguinaldos y otras prestaciones sociales.

 

PERO ESO al Gobernador de Veracruz ni le preocupa, pues no hay que olvidar que reconoció que su gobierno dejó de ejercer 4 mil millones de pesos del presupuesto autorizado en 2019, aunque aseguró aquella vez que no se trataba de un subejercicio (tal vez porque desconocía en ese tiempo que significaba la palabra). Y como el señor cree que el dinero lo puede ejercer cuando le pegue la gana, del presupuesto de 128 mil millones 361 mil 9 pesos para Veracruz, 4 mil millones de pesos se ejercerán entre enero y marzo del 2020, dijo. Y luego quiso exculpar sus yerros argumentando que su gobierno realizó un ahorro de 29 por ciento en el gasto de materiales de suministro, y otro de menos 42 por ciento en servicios generales. “Se nos criticó que tuvimos que pedir un crédito de 2 mil 500 millones de pesos que solicitamos en diciembre del 2018, pero lo terminamos de pagar en 2019. Y en diciembre del 2019, pedimos otro crédito, pero por 100 millones menos, cada vez pedimos menos para solventar diciembre”, mencionó, y con todo y eso regresó a su mentor 4 mil millones para que los ejerciera a su arbitrio.

 

LO CURIOSO y hasta risible es que, desde principios del año pasado, la bancada de Morena en la Cámara Federal de Diputados busca que los subejercicios en presupuesto sean considerados falta grave. Por aquellos tiempos, Carol Antonio Altamirano propuso reformar el artículo 64 bis de la Ley General de Responsabilidades Administrativas para catalogar como grave que las dependencias federales cometan subejercicios (aunque debería ser extensivo a los Estados), “con el fin de llevar a cabo una aplicación transparente y responsable de los recursos aprobados en el Presupuesto”. El oaxaqueño argumentó que si bien la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece que el subejercicio será sancionado conforme a la nueva Ley General de Responsabilidades, al revisar las faltas contenidas en esa ley no hay ninguna que describa con precisión el subejercicio. Por eso la propuesta para que sea sancionado y además considerado como una falta grave  ha quedado en el tintero, por así convenir al que los manda, además de que fueron excluidas las Entidades. Por algo será. OPINA [email protected]