Un Gobierno sin personalidad ni estilo propio

78

*Siguen atentados contra alcaldes perredistas

*Ni bajó inseguridad ni hay obras: solo deudas

 

ERIC PATROCINIO Cisneros Burgos tal vez no sea el culpable directo de la violencia política –y social- que se percibe en el Estado, y que le tocaría resolver por ser el responsable de la política interna, pero si lo es, indirectamente debido a las constantes amenazas que ha vértigo en contra de alcaldes, síndicos, regidores y hasta diputados de oposición que se niegan a sumarse al proyecto de MoReNa, coadyuvando con ello al enrarecimiento del clima de inestabilidad que es aprovechado por terceros para sumir al Estado en una crisis de inseguridad que, aunque el iluso Gobernador Cuitláhuac García Jiménez diga lo contrario, se experimenta en todos los rincones con mujeres y varones asesinados, descuartizados o desaparecidos, amén de otros delitos de alto impacto a los que no escapan munícipes como ocurrió el pasado miércoles con la alcaldesa de Jamapa, Florisel Ríos Delfin -privada ilegalmente de la libertad y a los minutos acribillada-, lo que motivo que otros alcaldes igualmente amedrentados por la delincuencia organizada y la autorizada –esta última presuntamente encabezada por Cisneros-, como es el caso de Luis Daniel Lagunes Marín, de San Rafael, encabezara una marcha por tres municipios (San Rafael, Tlapacoyan y Martínez de la Torre) para exigir un alto a las amenazas provenientes de Eric Patrocinio, y el esclarecimiento del crimen de Florisel. Y no acaban de pasar esas expresiones de rechazo, cuando en la madrugada de este martes se suscitó otro hecho contra un alcalde perredista. Y es que sujetos armados balearon la mansión del Presidente Municipal de Acayucan. Cuitláhuac Condado Escamilla (que no es una perita en dulce) ubicada en  la calle Ignacio Zaragoza esquina Manuel de la Peña del barrio Cruz verde. Los disparos fueron sobre el portón, puerta y ventanas de la fachada, y aunque afortunadamente no hubo heridos, el mensaje está enviado, pues no deseamos suponer que el propio alcalde ordenó le balearan la residencia para hacerse la víctima, aunque todo podría ocurrir en este mar revuelto.

 

SEGÚN EXPERTOS en conducta humana, hay cinco rasgos que identifican a las personas con  trastorno de personalidad, y una de estas es la indiferencia hacia las necesidades o  sentimientos ajenos (como la inseguridad en el solar jarocho negada por el gobernante en turno) pero, también la mentira (no es cierto que hayan bajado los índices de criminalidad, por el contrario van al alza secuestros y feminicidios), robos, uso de apodos, estafas, violación constante de los derechos de los demás y comportamiento agresivo, a menudo violento. De acuerdo a los mismos estudiosos, la gente sin personalidad actúa así, dejan que otros afronten las decisiones aunque estén totalmente equivocados, cosa que se dan cuenta cuando ya es demasiado tarde. No es que sea malo ni bueno, es incoherente, pues una persona ha de ser siempre ella misma, y si se equivoca será ella quien lo haga, y así no habrá culpables de decisiones erróneas y será la misma persona la que asuma la consecuencia de su error, o el triunfo de su acierto (y no estar echando culpa al pasado de los yerros del presente). De hecho, un individuo sin personalidad se convierte en plagiario de frases, y aunque esa práctica en los discursos políticos no es un ejercicio nuevo, si define la personalidad opacada, rústica, indocta y casi iletrada de quien recurre a frases elaboradas a plagiadas. No es secreto que dentro del derecho de autor hay dos tipos de derechos: el derecho moral y el patrimonial. El primero es aquel que reconoce la paternidad de la obra (mi pecho no es bodega que si bien no fue inventada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador es quien la puso en boga en sus mañaneras), permitiendo al autor autorizar o realizar por sí mismo la divulgación, destrucción, modificación o retiro de  la obra. Esto es, cuando se recurre a una frase de otros, por lo menos se debe citar al autor de la misma, ya que de lo contrario quedas como vulgar plagiario, que es la persona o individuo que copia o roba alguna obra artística, literaria o simple frase que no es de su propiedad.

 

Y ES que cuando a imagen y semejanza de su alter ego, del afamado gurú de Macuspana –o Mesías tropical como algunos lo identifican-, de su hacedor Andrés Manuel López Obrador, el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez  quiso defenderse de sus detractores, y como parte de su atropellado mensaje con motivo del Segundo Informe de Gobierno plagio chabacanamente: “mi pecho no es bodega” –sin mencionar siquiera un, como dice el Presidente-, y de paso se metió tremendo autogol. Y es que García Jiménez indicó que a los que lo descalifican “les molesta mucho que les recuerde que ellos provocaron que los grupos delictivos se afianzaran en Veracruz, ahora se espantan y se encabritan cuando uno les recuerda nombres como Genaro Luna (se le olvido que también se apellida, primeramente García y todo por no leer), o el fraude en las cámaras de video vigilancia” (aun cuando el pasado lunes nueve afirmo en conferencia de prensa que “la opción que vimos más viable es que la empresa contratista para la instalación de las cámaras de video vigilancia concluyera gran parte de los trabajos de la instalación de las cámaras”). Sin embargo, agrega: “Ahora dicen que robar es ineptitud, lo siento pero no somos como ustedes comprenderán”. Lo curioso es que Cuitláhuac abordó este tema más que nada como parte de un discurso trillado, hueco y repetitivo para parecerse a AMLO, ya que tras el escándalo que armaron en torno a las afamadas videocámaras, que se sepa ni hay ordenes de aprehensión o detenidos que respondan por esos ilícitos, lo que en todo caso haría cómplice al Gobierno del Estado de eso que ahora enarbola pero que no se atreve a aterrizar.

 

LO QUE llamó la atención fue el anuncio de una inversión que rebasa los 3 mil 19 millones de pesos que, según dijo, aplicó su administración en 243 obras y acciones de infraestructura carretera y urbana durante este año, “pese a la pandemia por el CoVid19”, algo que no se ve por ninguna parte ya que a decir verdad, ni siquiera en la capital del Estado hay rastros de infraestructuras nuevas, a no ser dos o tres callecitas que en menos de dos o tres meses ya presentan severos deterioros. Y aunque buscó sustentar el dicho con algunas fotografías de presuntas obras que se llevaron a cabo en diez regiones del Estado “para garantizar el desarrollo regional”, el subir semejante anuncio a redes sociales solo le provocó críticas en donde lo menos que le decían es mendaz, aunque ufano remataría –innecesariamente como para que le creyeran- “dejamos ver claramente que sí sabemos gobernar”, tanto que la administración Estatal solicitará un nuevo préstamo a corto plazo de 1 mil 800 millones de pesos para el pago de aguinaldos a maestros, pensionados y trabajadores. Se trata del tercer crédito a corto plazo del gobierno de Cuitláhuac García en menos de dos años que lleva de administración. Pero en donde se quedó sin cacumen fue cuando resaltó que a dos años de gobierno ya se redujeron los índices delictivos para alejar a la entidad de los primeros lugares de inseguridad y aseveró que en la entidad se acabó la impunidad. Solo faltó que de la boca le comenzara a manar sangre y manchara Roció Nahle que decidió venir a muestrearse al solar jarocho que desea gobernar, aun cuando de todos es sabido que nació en Zacatecas. Así las cosas en este gobierno de mentiritas que nos recuerda el juego de la “comidita” que enseñaban a jugar a las niñas hace muchos años para que se fueran capacitando en el arte de ser amas de casa. OPINA [email protected]