Policía Municipal de Xalapa entre abusos, excesos y el Alcalde, “bien gracias”

633

Entre lo utópico y lo verdadero

Por Claudia Guerrero Martínez

27 de junio del 2020.

 

Policía Municipal de Xalapa entre abusos, excesos y el Alcalde, “bien gracias”

 

Publicamos una carta con el texto íntegro sobre una denuncia ciudadana en contra del Director de la Policía Municipal de Xalapa Francisco Felipe Villa Campa. No pierdan ningún dato, ya que es preocupante lo que ocurre en nuestra ciudad, que sufre de una enorme inseguridad y mientras, su titular aprovecha el puesto para beneficiar a trabajadoras y a su propia familia.

 

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, AL HONORABLE CABILDO, AL PRESIDENTE MUNICIPAL, A LA SÍNDICA ÚNICA, AL INSTITUTO MUNICIPAL DE LAS MUJERES Y A LA COMUNIDAD XALAPEÑA. Por este medio de esta carta, queremos hacer público una denuncia ciudadana para evidenciar y que se tomen las sanciones correspondientes a través de la destitución del director, así como una evaluación y visitas para que verifiquen por cuenta propia, las diversas arbitrariedades que se realizan al interior de la Dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal de Xalapa, Veracruz, por parte del Director Francisco Felipe Villa Campa, quien asume comportamientos machistas, misóginos y sexistas expresado en tratos especiales hacia mujeres que laboran en esa Dirección, como es el caso de la Psicóloga Cristina Alexandra Peláez Verdugo, la cual, presuntamente sostiene una relación sentimental con el Director Francisco Felipe Villa Campa. Lo trascendente de esto no es en sí su relación, sino los privilegios que se le otorgan por parte del Director, a pesar de que ésta tiene nula experiencia en el ámbito policial, se le han otorgado el uso una camioneta Ford tipo Ecosport, además ésta cuenta con los códigos de sirena y altavoz, con placas de uso exclusivo para policías.

 

 

Los caprichos no paran ahí para este personaje de la Dirección de Seguridad Ciudadana, pues el día del cumpleaños de la Psicóloga, el Director Francisco Felipe Villa Campa pagó el viaje desde Baja California a la madre y futura suegra, para que pudiera festeja con su hija dentro del Cuartel de la Policía Municipal de Xalapa, esto ocurría mientras el mismo Director se encontraba de gira en el estado de Texas tratando asuntos personales, fue el compañero oficial Daniel Díaz García, quien se encargó de ir por la Señora al aeropuerto del Puerto de Veracruz y la trasladó a Xalapa en una unidad policial modelo Virtus adquirido recientemente para esta Dirección, el día 24 de febrero, con viáticos y gasolina pagado por el Ayuntamiento de Xalapa. Se muestra en una fotografía, tomada en las instalaciones de la Policía Municipal de Xalapa, a la  psicóloga Cristina Alexandra Peláez Verdugo con su mamá.

Cabe destacar que la historia no termina allí, también se le dota de un arma a la psicóloga Cristina Alexandra Peláez Verdugo, siendo que ella no es policía, no tiene CUIP, que es la  Clave Única de Identificación Policial,  por lo tanto, no tiene los permisos, ni conocimientos para portarla, siendo que si la SEDENA se entera de que trabajadores administrativos de la Policía Municipal portan armas, habría una investigación y hasta sanciones. Algunas decisiones importantes las toma ella e incluso, se ha ganado cierto rencor del personal que trajo de Ciudad Neza, el  propio Director de Seguridad Ciudadana.

Además, oficiales que la resguardan, la ha llevado a ella y a su prestigioso Concejo Directivo a prácticas de tiro en el interior del Centro de Estudios e Investigación en Seguridad CEIS y en cambio, para nosotros la actualización en este tipo de ejercicios ha sido nula. En dos años, a nosotros los policías nos han otorgado únicamente dos uniformes, es decir uno por año y es el que ocupamos todos los días para realizar nuestra labor, mientras las personas que integran el Concejo Directivo les han asignado uniforme de administrativos, de policía sin tener ese cargo y un uniforme táctico valuado en diez mil pesos. Estos uniformes representan un excesivo costo que va en contra de las políticas de austeridad dictaminadas por nuestro Presidente de la República, el Lic. Andrés Manuel López Obrador, además representa una arbitrariedad porque los que necesitamos esos uniformes somos los policías, que día con día salimos a las calles a realizar de la mejor manera nuestro trabajo.

 

Los privilegios y las injusticias no terminan ahí, este año se le asignó a cada integrante del Concejo Directivo 8 unidades para uso personal, modelo Virtus y dos Jettas. Como oficiales consideramos que las necesidades de seguridad para la ciudadanía son prioritarias, por lo cual, consideramos que esas unidades deben ser utilizadas para patrullar las calles y no, para que las utilicen como autos normales las mismas personas del Concejo, mantenimiento y gasolina de estas unidades las paga el Ayuntamiento de Xalapa. Estas unidades tienen lugares asignados dentro del estacionamiento de la Dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal, lo cual provoca un caos vehicular para que las patrullas se estacionen y muchas veces es complicado el salir del Cuartel cuando se registra una emergencia debido a que dichas unidades tienen prioridad en el estacionamiento.

 

Los integrantes del Concejo Directivo son: Director Francisco Felipe Villa Campa, Osvaldo Espinoza Solórzano, José Carlos Quezada Román, Gonzalo Morales García, José Alfredo Pérez Galván, Javier Antonio Velázquez Lombardo, Luis Antonio Cuervo García, José Ignacio Rodríguez Platas, Manuel Humberto Galván Arauz, Diego Morales Lluevano, Cristina Alexandra Peláez Verdugo, Mónica Ramírez Pech, Luis Urdanibia Amador, Julio Roberto Lugo Hernández, de asistentes están Karen Fabiola Hernández Martínez, Diana Laura Rosas Gutiérrez y Daniel Díaz García , todos estos personajes tienen beneficios.

Los privilegios aún no terminan ahí, pues el comedor que se encuentra en la Dirección de Seguridad Ciudadana se llevan a cabo preferencias para los integrantes de este Concejo Directivo, debido a las porciones de comida que a ellos les sirven y que a uno como policía necesita más alimento debido al desgaste físico que realizamos en nuestra labor.

 

Cabe señalar que en la Base de La Lagunilla, el Director de Seguridad Ciudadana le grita horrible y le falta al respeto a Don Abraham que es encargado de la cocina. Cuando estamos en operativos no nos llevan de comer, pero se enojan cuando pasamos por comida al OXXO o a alguna tienda de conveniencia, incluso, si paramos para hacer nuestras necesidades fisiológicas, con la situación de la inspección y sobrevigilancia nos están castigando mucho, están violando nuestros derechos. Nosotros trabajamos  24 horas seguidas y los Comandantes como no “aguantaron”, trabajan solo 12 horas y ser del Consejo de Seguridad. Exigimos que ellos pongan el ejemplo, obviamente nosotros los policías tenemos mucho desgaste físico al trabajar tantas horas sin descansar, a veces nos quedamos dormidos, ellos no lo entienden. Con la sobrevigilancia nos castigan más horas. Cuando llegamos a la base todavía tenemos que dejar nuestras áreas limpias para poder retirarnos y son horas que no nos pagan.

Actos de discriminación no sólo se realizan en el comedor, sino también en los sanitarios, ya que el Director  Francisco Felipe Villa Campa dio la orden de poner cerradura a un baño en el área de hombres y de mujeres, las personas que tienen acceso a estos el director les asignó una llave, en el caso del baño de mujeres un solo baño es utilizado solo por 4 personas que son Mónica Pech y Cristina Peláez, por parte del Consejo Directivo, asimismo para las dos secretarias particulares del Director que son las oficiales Diana Rosa y Karen Domínguez. Este tipo de prácticas además de ser injustas en términos laborales, son discriminatorias y preferenciales, ya que únicamente 3 baños son utilizados para una población aproximada de 100 mujeres, eso es no tener una conciencia de las necesidades del género femenino. Así mismo pasa con los baños para varones, pero aún peor porque el baño que es de uso exclusivo para personas con discapacidad es el que tiene llave y tiene permitido pasar los comandantes José Quezada Román, José  Alfredo Pérez, José Ignacio Rodríguez Platas, Luis Antonio Cuervo García, miembros del Concejo.

En repetidas ocasiones hemos pedido plazas administrativas, ya que existen muchos policías que cuentan con licenciatura, sin embargo, no hemos sido los elegidos o no contamos con los “atributos” para calificar en esos puestos. El comandante José Antonio Cuervo es un acosador sexual de mujeres debido a que a muchas de mis compañeras de diversas áreas les promete puestos administrativos por favores sexuales y en algunos casos ante la presión y las ganas de salir adelante, las compañeras se han visto forzadas aceptar sus insinuaciones Algunas de ellas se encuentran actualmente laborando en las plazas administrativas o como asistentes de él mismo.

Algo similar ocurre con el Ingeniero Manuel encargado del área de Recursos Humanos quien elige a sus trabajadoras (todas mujeres) por criterios personales, estéticos o físicos. Por otro lado en la Subdirección Prevención del Delito tenemos al subdirector José Carlos Quezada Román, esta persona es un machista de primera, por segundos al mando,  los policías Enrique Martínez Cruz y Carlos Morales Pérez  tratan muy mal a sus compañeras mujeres, gritándoles en todo momento, ellos cómodamente dentro de las unidades y las compañeras en la batea, dándole preferencia sólo a unas cuántas con las que se llevan bien, en especial el policía Carlos Morales Pérez, ha tenido muchas quejas incluso ha intervenido el Instituto Municipal de las Mujeres, pero el Subdirector lo ha cubierto, cuando se van a operativos, al pasar ciudadanas caminando, éstos 2 personajes empiezan a hablar mal de ellas (subdirector y policía Carlos Morales), son una porquería, cuando las compañeras se han ido a quejar con el subdirector de los maltratos de estos 2 policías, lo que les ha dicho es que: “si no se sienten a gusto, que se cambien de área”, por favor exigimos intervención, donde está  el respeto a las mujeres y es lo que esta dirección siempre ha presumido.

Tal parece que entre más mal te portes, te premian y es así como ocurrió con la compañera Patricia Chimal Márquez, quien en noviembre del año pasado fue sorprendida por las cámaras de una escuela primaria mientras le robaba a una compañera, la cuestión no paró ahí, sino que a pesar de que la escuela ya no quiso trabajar con la Policía Municipal y envió un oficio dirigido al Presidente Municipal exponiendo la situación, por órdenes superiores se mandó a romper el oficio, resultó que meses después la premiaron y todo por capricho de la Psicóloga Cristina, quien la pidió para el área de reclutamiento, muy a pesar de que el comandante Gonzalo no quería dejarla como administrativo.

 

En repetidas ocasiones el Director ha violentado de manera física y verbal en público a policías mujeres y a personal administrativo, como pasó el 20 de mayo del presente año cuando en la explanada de las instalaciones de la Policía Municipal jaloneó a unas compañeras y compañeros, les rompió un accesorio de metal en donde cuelgan su arma larga solo por el hecho de tener colgados los candados de mano en el chaleco, lo hizo exponiéndolos frente a todos violando el derecho a la dignidad, los nombres de los compañeros son los policías Carlos Aparicio Lozano, Pedro de Jesús Abad, Erika Tino, Pablo Oswaldo Fernández y Elizabeth Gutiérrez Aguilar. Dentro de la dirección,  el titular tiene laborando a algunos de sus familiares, como es el caso de su medio hermano Moisés Villa Salas, también laboraba su sobrino José Jaime Castillo quien tuvo que renunciar al no soportar los maltratos del propio Director de Seguridad Ciudadana.

También hemos sido víctimas de los maltratos y nepotismo de sus trabajadores como son el comandante Gonzalo y la comandante Mónica Pech, quienes si no les parece algo nos gritan y nos sobajan al igual que el Director lo hacen enfrente de todos, lo cual, atenta contra nuestros derechos y sobre todo, en nuestra dignidad de ganarnos el pan de cada día de una manera honrada. El Director Francisco Felipe Villa Campa es el peor que esta honorable institución ha tenido, es una persona sin escrúpulos, machista y sin una visión de servir a la ciudadanía, es una persona que lejos de inspirar respeto causa miedo y frustración por su trato déspota y arrogante, presume de ser una persona tolerante y con valores, cuando en realidad es una persona sin ninguna noción de ética profesional policial y sus acciones dejan mucho que desear a los policías y a la sociedad xalapeña. Es por eso que nos vemos obligados poner esta denuncia con la finalidad de que se tomen las acciones jurídicas y laborales correspondientes y que se reestablezca el orden y la disciplina en esa dirección y no seguir con actos de corrupción y nepotismo en las instituciones de nuestra querida Xalapa.

A pesar de que las unidades tienen seguro, nos obligan a pagar los daños y no se ven reflejados en las unidades, pero si un Comandante (Concejo de seguridad) le pasa lo mismo, para ellos no aplican lo mismo, como es el caso del Comandante José Alfredo Pérez Galván que le ocasionó daño a esta unidad y se deslindó de responsabilidad. Además, quitó a todos los policías el derecho a vacaciones, nosotros sabemos que estamos para servir a la ciudadanía xalapeña y lo hacemos con honor, pero también tenemos familias a las que casi no disfrutamos, estamos exhaustos y por ley nos corresponden.

 

Hoy por hoy decimos con tristeza que esta nueva Policía con la que se tenían muchas expectativas y era un gran proyecto no es xalapeña, si no de Nezahualcóyotl, ya que todos los mandos son de allá, ciudad donde trabajaba como Subdirector, el ahora Director de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal de Xalapa, Lic. Francisco Felipe Villa Campa y poco a poco está trayendo policías de esa ciudad, policías corruptos, sin conocimiento, estudios desde secundaria, sin ética, valores, profesionalismo, entre otros, que violentan a nosotros “Los Policías Xalapeños” nosotros que sí tenemos Licenciaturas y juramos servir y proteger a Xalapa. La policía debería ser xalapeña, mandos xalapeños, mandos que busquen servir y no servirse, por favor suplicamos tomen esto en cuenta por el bien de nosotros y de Xalapa, la seguridad no es un juego y menos cuando se trata de las familias xalapeñas. También queremos hacer público nuestro temor a que el Director Francisco Felipe Villa Campa nos amedrente e intimide, ya que hace un año se realizó un escrito similar y por hacer valer nuestro derecho de libre expresión, el señor tomó represalias contra todos los elementos. Primero nos citó a uno por uno en su oficina y nos preguntó junto de su abogado Diego y si sabíamos y quienes estaban involucrados, en esa ocasión nos grabaron con un teléfono celular uno por uno, y nos obligó a firmar un oficio, donde nos deslindábamos y desmentíamos los hechos, por medio de amenazas y tortura psicológica fue como dieron con el compañero Samuel Madrigal y con el comandante Julio Vásquez, al primero como castigo ejemplar lo mandaron al relleno sanitario durante 6 meses, mientras que al comandante lo excluyeron y le quitaron tareas dentro del área de evaluación y reclutamiento. Espero y esta carta sea analizada por las autoridades correspondientes y de esta forma nos libremos de este tipo de personajes que lo único que hacen es lucrar y utilizar a las honorables instituciones de nuestro H. Ayuntamiento como un medio para lograr fines particulares.

 

Dudas y comentarios: [email protected]

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz