La realidad de Veracruz no se puede ocultar aunque lo quiera el Presidente

108

El Partido Acción Nacional quiere expresar su más sentido pésame a todos los veracruzanos por la pérdida de sus familiares, amigos, conocidos; por la violencia que acecha a Veracruz, que le apabulla y le tiene como rehén.

Lamentamos lo ocurrido en Minatitlán, nos pesa la muerte de inocentes.

Como partido político hemos sido prudentes y nos hemos abstenido de hacer comentarios sobre el hecho donde murieron 13 personas, por respeto a las familias, por respeto a su duelo.

Pero es necesario señalar, lo que hemos dicho ya en demasiadas ocasiones, el Gobierno del Estado no está cumpliendo con su deber. Hasta ahora no hay una definición clara de su plan para combatir la inseguridad.

Lo único que sabemos, por información que el Gobernador dio a los senadores, es que la delincuencia tiene mejores armas, son más fuertes y se adaptan rápido lo que el gobierno llama “estrategia de seguridad”.

Sin embargo, hasta ahora su única estrategia es culpar a otros de su ineptitud e ineficiencia. No tienen respuestas y recurren a la acusación mediática para evadir sus responsabilidades. Están tratando por todos los medios justificar su inacción y esperar a que la Guardia Nacional entre en funciones, mientras tanto se pueden perder vidas que, al parecer, no les importan.

Lo ocurrido en Minatitlán es un escándalo nacional e internacional, y la única respuesta es que tenemos un Gobernador inteligente, honesto, honrado e incapaz…… Incapaz de realizar cosas negativas. Pero todos los días hay algo que lo coloca en cualquier plano menos en las cualidades que destaca el Presidente.

El respaldo que recibió el Gobernador del Estado, no cambia la realidad. No se puede ocultar la realidad aunque lo quiera el Presidente.

Sin importar qué tipo de Gobernador tenemos en Veracruz, la realidad es que la incertidumbre vive entre los veracruzanos, los empresarios se alejan del estado para evitar los secuestros, se cancelan empleos al cerrarse un negocio, las inversiones disminuyen, se deja de salir, bajan los consumos y, en resumen, la inseguridad nos lleva a un callejón sin salida.

Cuando creíamos que ya habíamos superado la etapa de Javier Duarte y el crecimiento de la violencia, llega una etapa que esta resultando peor.

Si piensan que el gobierno panista de dos años no hizo nada, queremos recordarles que se actuó, que no fue un gobierno omiso, ni permisivo, pero dos años no fueron suficientes.

Hoy estamos de nueva cuenta en un tobogán que no sabemos a dónde nos lleva, pero vamos en caída. La violencia viene desde la máxima autoridad en el país.Todos los días hay violencia verbal, ataque a la prensa y descrédito contra los personajes elegidos. Esa violencia sólo conduce a más violencia.

Durante años buscaron ser gobierno, como PRD y ahora como Morena, durante años criticaron y despotricaron contra la violencia y las acciones que los gobiernos panistas ejercieron para hacer valer el estado de derecho. Acusaron y acusan que enfrentar al crimen organizado fue un error.

Pero durante el Gobierno de Javier Duarte se quedaron mudos como muertos, mientras la violencia crecía. Como candidatos evitaron mencionar los hechos que nos hundían en la barbarie. Como autoridad no quieren ni mencionarlo, no lo tocan, por el contrario los han liberado.

A manera de defensa insisten en decir que en el pasado nos quedamos callados frente a la corrupción y la violencia. ¡Es mentira! basta con consultar los archivos electrónicos de la prensa.

Son sus cajas chinas para evitar que el electorado se dé cuenta de una verdad que lastima: No hay cambios, no hay avance, lo único que se mira es que quieren controlarlo todo y por ello dejan sin recursos a los Ayuntamientos y cancelan programas sociales, no les importa más nada que tener el control de todo el dinero. Lo quieren todo y si lo obtienen estaremos frente a lo que tanto advertimos, una dictadura.

El Partido Acción Nacional exige, por enésima ocasión, que el Gobierno ¡actúe ya!, que deje de esperar a que llegue la Guardia Nacional. Un estado en crisis de seguridad como Veracruz no puede esperar seis meses.Queremos decirles que la inteligencia y la honestidad no bastan, se requiere determinación y hasta valentía.

La inseguridad no es un asunto político o partidista o de cualidades, es un asunto de vidas y ya perdimos muchas.