El momento en que se desate el cordón de la banda presidencial

98

Casi todos los mexicanos desean que se enjuicie a Carlos Salinas de Gortari por los actos de corrupción que cometió en su sexenio. Uno de ellos fue quedarse con el dinero de la Partida Secreta, una cantidad multimillonaria de la que el presidente en turno disponía a su antojo y de la que no rendía cuentas a nadie.

Ese dinero, según le dijo Miguel de la Madrid a Carmen Aritegui, se lo quedó completo su sucesor. Pero fue el propio Salinas quien presionó a la familia de don Miguel para que éste se retractara y así lo hizo, aunque nadie le creyó al desmentido sino a su primera versión.

Felipe Calderón pasará a la historia por haber sido el presidente que ordenó la guerra contra el narcotráfico a petición del perredista Lázaro Cárdenas Batel. El entonces gobernador de Michoacán pidió al presidente que lo ayudara a combatir el narco en su entidad y Felipe, deseoso de legitimarse en el poder, envió a los soldados a comenzar una pesadilla que aún no termina ni tiene para cuando.

¿Es corrupto el ex panista? Hasta la fecha no se le sabe nada, pero hay quienes desean verlo en prisión.

Enrique Peña Nieto es a no dudar el presidente más corrupto de la historia reciente. Los grandes corruptos postrevolucionarios como Miguel Alemán, Luis Echeverría, José López Portillo y el propio Carlos Salinas, son niños de pecho comparados con el mexiquense que no sólo se corrompió, sino que permitió la corrupción en varios estados de la República como Veracruz, con Javier Duarte; Quintana Roo, con Roberto Borge y Chihuahua con César Duarte.

Si preguntas a la raza si desean que se le juzgue por corrupción y latrocinio, todos levantarán la mano.

A estos tres expresidentes quiere llevar a juicio Andrés Manuel, pero se está dejando llevar por el hígado en lugar de la razón. Quiere enjuiciar a Carlos Salinas porque lo detesta; a Felipe Calderón porque lo odia y a Enrique Peña porque no le queda de otra. Ernesto Zedillo y Vicente Fox irían de botana.

El punto es que los ilícitos que cometió Salinas ya prescribieron; a Felipe Calderón no le ha podido probar nada y a Enrique Peña (el más corrupto en 80 años) lo juzgará muy a su pesar porque prometió no tocarlo.

Pero los ex presidentes no se van a dejar.

Carlos Salinas es un tipo inteligente, astuto y muy perverso. Si alguien conoce a Maquiavelo al derecho y al revés es él. Si alguien ha llevado a la práctica las enseñanzas del florentino ese es Carlos Salinas.

Felipe Calderón ya quiere que comience la batalla. Este martes le mandó el siguiente tuit al tabasqueño: “Si tiene pruebas fundadas contra mí, que vaya hoy y las presente ante el Fiscal, sin necesidad de consulta…”.

A Enrique Peña es a quien podría mandar a prisión sin el menor miramiento porque hay pruebas de que delinquió mientras ejerció el poder, pero es al que menos quiere tocar. Aunque como paradoja, el mexiquense es quien le puede provocar los descalabros más severos.

Durante su sexenio, el CISEN le aportó videos, audios y documentó los “apoyos” que recibieron los familiares y amigos de AMLO para la causa obradorista. Y hay más. Ha trascendido que el CISEN documentó apoyos que los chicos malos entregaron a testaferros de Andrés Manuel y esto ya son palabras mayores. De ser cierto el trascendido, será una bomba que estallará en la cara del presidente.

Con lo anterior de ninguna manera estoy justificando atracos y mucho menos defendiendo expresidentes. Si la hicieron que la paguen. Pero que se les juzgue con la ley en la mano y no con las vísceras como pretende Andrés Manuel.

En lo personal no creo que esto llegue más allá de la pregunta que enviará a la Suprema Corte de Justicia de la Nación como parte de la consulta popular y que de seguro se la van a batear: “¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a la leyes y procedimientos aplicables investiguen y en su caso, sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”.

La pregunta es inconstitucional por donde se le mire y en caso de que la SCJN la palomee como buena, habrá que cantarle las golondrinas a la autonomía del Poder Judicial.

Siento que si la SCJN retacha la pregunta, el presidente se lavará las manos y dirá algo así: “Conste que seguí el mandato del pueblo pero el Poder Judicial no quiere que se juzgue a los expresidentes”.  Y listo.

Pero si por alguna razón enjuicia a uno, a uno solo, y lo manda a prisión, habrá abierto la caja de pandora para que lo juzguen y lo encierren también a él porque se ha corrompido al permitir actos de corrupción. Ha violado la ley y los derechos humanos de mucha gente y también ha abusado de su autoridad, entre otras barbaridades.

El problema más grave de Andrés Manuel es que ha sembrado tanto encono y odio, que sus poderosos enemigos están tomando nota y esperan pacientes a que desate el cordón de la banda presidencial y la entregue a su sucesor, para írsele encima como jauría de coyotes hambrientos.

 

La arenga de Marlon para la próxima contienda

Tenía rato que no se veía en el PRI estatal una ceremonia tan solemne y entusiasta como la de ayer en que después de izar el lábaro patrio en la explanada Jesús Reyes Heróles, el dirigente del tricolor Marlon Ramírez Marín, arengó a los militantes de su partido a enfrentar en poco más de 260 días la próxima batalla en las urnas.

La habilidad para la negociación política de Agustín de Iturbide, la valentía de Vicente Guerrero y la tozudez de Guadalupe Victoria, nos deben animar a trabajar, a reconstruir al país y a ganar las próximas elecciones, expresó Marlon, durante la ceremonia de honores a la bandera en el marco de la conmemoración de la Independencia de México.

Manifestó que el priismo debe salir a la calle en 264 días a honrar a los que nos dieron patria, instituciones, salud, carreteras, el sistema educativo nacional, inversión, turismo y paz.

Dijo que corresponde los jóvenes que han asumido cargos de dirigencia de comités municipales del partido, honrar todos los días con trabajo, la lucha de Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Ignacio Aldama y a los héroes de la independencia, “se trata de ser honestos, humildes y sencillos”.

Advirtió que ya es necesario pasar a la ofensiva. “Debemos caminar de frente y orgullosos de lo que miles de priistas han hecho por este país, pero no nos podemos conformar con lo que otros hicieron, tenemos que hacer el doble, la raya la dejaron pintada, nos dejaron un país con inversión, con crecimiento, con programas sociales, que respaldaba a los ayuntamientos, que le daba respuesta a los productores de maíz, caña, frijol y azúcar, y hoy nos están entregando un país que se desmorona y se cae a pedazos”.

Sí, tenía rato que no se veía la explanada del PRI como lució ayer; llena de militantes entusiastas y esperanzados en el futuro de su partido, por el que están poniendo todo su esfuerzo.

[email protected]