Continúan las ineptitudes de Ramos Alor y Sisniega Fernández

292

*Laboratorio Estatal de Salud Pública presa de la ineptitud y el desabasto.

 

Pese a que el Secretario de Salud,  Roberto Ramos Alor no ha declarado emergencia epidemiológica generada por Dengue, gracias  estar en una franca campaña política, buscando  un escaño federal o estatal, la grave crisis de salud que se presenta en el Estado de Veracruz,  provoca ocupar el primer lugar, a nivel nacional, en casos registrados, de acuerdo a datos de la Secretaría de Salud Federal, con más de 6 mil 600 personas contagiadas y más de 20 fallecimientos,  entre hombres, mujeres y niños.  Ahora se da a conocer un nuevo problema al interior de la Secretaría de Salud, que es el desabasto de reactivos para determinar el diagnóstico para Dengue, lo anterior, debido a que en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, perteneciente a  SESVER, se encuentra a cargo de su nuevo Director César Isaac Bazán Méndez, sin experiencia en la administración pública y mucho menos en el tema de crisis epidemiológica,  siendo el responsable de estar recibiendo diariamente de 700 a 800 muestras de pacientes, provenientes de todo el Estado,  para el diagnóstico de Dengue.

 

Sin embargo, no cuenta en estos momentos de emergencia,  con los insumos básicos para poder emitir resultados oportunos y confiables, ante la contingencia epidemiológica causada por Dengue y actualmente tiene un rezago de más de 4,700 muestras congeladas sin procesar y obviamente, sin emitir resultados. Dicho rezago en las muestras no procesadas es un hecho muy comprometedor, ya que los pacientes no cuentan con un diagnóstico oportuno y veraz para el tratamiento de Dengue, siendo esto grave, pues la  población veracruzana no está recibiendo un resultado confiable para su tratamiento, en tiempo y forma, debido al desabasto de reactivos e insumos necesarios para procesar muestras de Dengue, las cuales, se acumulan por cientos, día con día.

Tal atrocidad e ineptitud jamás se había presentado en dicho Laboratorio Estatal, el cual, siempre se había caracterizado por estar en los primeros lugares a nivel nacional y calificado como un Laboratorio de Primer nivel, ganador de premios a la Excelencia en dos ocasiones, Certificado, Acreditado y Tercer Autorizado, por lo que una vez más en ésta 4T,  se da la improvisación, ineptitud y falta de experiencia, tanto del Director Bazán Méndez , así como del mismo Secretario Ramos Alor y el Director Administrativo Jorge Eduardo Sisniega Fernández   para resolver el rezago,   mostrando que los cargos sobrepasan sus capacidades y quienes a prueba y error,  siguen tratando de aprender, arriesgando la vida de miles de veracruzanos, al recibir muestras diariamente sin tener la capacidad de emitir resultados confiables en el diagnóstico de  Dengue.  No toman en cuenta, el período que se necesita para entregar el resultado y atender con medicamentos, omitiendo lo establecido por el Decreto de Creación del Laboratorio Estatal, el cual, es el coadyuvar en la vigilancia epidemiológica y sanitaria del Estado de Veracruz.

Es lamentable todo lo expuesto, demeritando las metas y objetivos del Laboratorio Estatal de Salud Pública, pasando de la excelencia a un simple botín para los nuevos funcionarios de Salud, puesto que también ven en el Laboratorio Estatal una oportunidad para elaborarse una fama como “investigadores”, utilizando recursos, datos y personal adscrito para su propio beneficio, saltándose todos los protocolos éticos y normativos para el uso de información, con la anuencia de Ramos Alor, Jorge Eduardo Sisniega Fernández y el Director del Laboratorio Estatal, el cual,  ha autorizado que se facilite la entrega de las bases de datos de resultados emitidos durante el presente año 2019,  al Director de Protección Contra Riesgos Sanitarios, Bartolo Avendaño Borromeo, otro improvisado inexperto de la 4T, quien juega al terrorista,  amenazando con clausurar a todos aquellos comercios y empresas que caen dentro de su jurisdicción, cobrando multas al ton ni son, un vulgar cobro de piso, con permiso del candidato  y/o Secretario Ramos Alor. Todo esto genera la pregunta ¿Y entonces la vigilancia epidemiológica del Estado de Veracruz bajo la responsabilidad de quién está?