CABOS SUELTOS/ Por Silvia Sigüenza/

1974

A escasos 22 días del mes que corre, estaremos despidiendo  un gobierno estatal de 23 meses en los cuales uno a uno se fueron echando por tierra las esperanza concebidas con el gobierno que prometía casi el paraíso. Y nosotros  hastiados de dos sexenios que con mucho desaseo llevaron al estado por caminos difíciles, engaños en las obras que se inauguraban siendo fantasmas, el abandono total de la ciudad capital, que fue mostrando su deterioro.

En el segundo sexenio que no alcanzó a cumplirse por el sucesor de Fidel Herrera Beltrán, debido a que él, su equipo y la primera dama del Estado perdieron por completo la brújula y la irresponsabilidad campeo durante los cuatro años que Javier Duarte de Ochoa. Un cuatrienio muy permeado por las vanidades no sólo del equipo del gobernante sino de: amigos personales, arreglos con el Presidente Peña Nieto, y otros garrafales actuares y errores que todos conocemos. Y que dejó en lamentable situación a los ciudadanos del estado.

Paso siguiente. El triunfo de Miguel Ángel Yunes Linares para ocupar el cargo de gobernador de Veracruz por dos años, los que restaban al sexenio inconcluso de JD de O. El desencanto llegó muy temprano. Al ya gobernador en funciones le ganaron el exceso de confianza en su persona y en el cargo, y la serie de actos cometidos en función de instalar a su descendencia mediante la sucesión, en gobernantes sempiternos del Estado.

Y como dice una canción bastante conocida: “ Todo se derrumbó dentro de mi/ dentro de mi… “El resultado endureció el carácter del gobernante, que imprimió su sello revanchista  al tiempo que le resta por mantener el poder estatal.

 

Y, estamos en la expectativa de un nuevo gobierno que toma las riendas del Estado el próximo uno de diciembre del año que corre. Las señales hasta el día de hoy, son bastante confusas, y entre otras cosas pues debe contar el que en las filas de MORENA están integrados muchos ex priistas; ya vimos aquí en nuestra ciudad capital un diferendo público entre el ex priista Ricardo Ahued Bardahuil y el Alcalde morenista: Pedro Hipólito Rodríguez Herrero.

Tendremos en medio de la gran incógnita que rodea al próximo gobierno nacional y en nuestro caso al estatal situaciones no previstas, no experimentadas por los ciudadanos. En fin, esta parte de la Historia Nacional comienza en breve y no precisamente con el pie derecho, como suele decirse cuando algo va por el camino de la excelencia.

En fin, hasta el día de hoy nada está escrito al menos para los ciudadanos del día a día. Las expectativas en la gran mayoría de ciudadanos está un tanto menguada respecto al inicio del proceso electoral. Pero en fin. Nada está escrito aunque sí pensado y proyectado por el próximo presidente y su equipo. Ya iremos viendo de qué color pinta el  amarillo.