Opinión Finanzas/ Por: Lino Perea Flores/ LA VECINDAD DISTANTE-SEGUNDA PARTE

4289

En la entrega anterior mencionamos la cercanía geográfica entre dos países que tienen una frontera común, la de México con los Estados Unidos de América; no obstante, esta línea divisoria que nos une con el país más poderoso del planeta, en la visión periodística y sociológica de Alan Riding, encierra una “vecindad distante”, donde el autor pretende describir para los países de habla inglesa, más que las diferencias económicas,  las diferencias de la idiosincrasia de los mexicanos con relación a las del vecino país, logrando sin proponérselo, tener un éxito sin precedente con un ensayo que realizó en el Colegio de México, que posteriormente se convirtió en un libro que vendió más de 250 mil ejemplares.
Al autor que actualmente vive en París, le seduce la historia contemporánea de los cambios políticos habidos en Latinoamérica, en los últimos cincuenta años. Con respecto a nuestro país, esto se observaba en una entrevista concedida al periodista Javier Lafuente del diario El País, cuando respondía en mayo de 2018, que en México “De alguna forma está ocurriendo como con Lula en Brasil, que fue candidato muchas veces antes de ganar. El país tenía que pasar por Lula. Él fue lo suficiente hábil, como exsindicalista acostumbrado a negociar, para lograr un equilibrio entre las políticas sociales progresistas y el cuidado de los intereses de la economía y la empresa privada. No sé si López Obrador tenga esa capacidad de negociar y llegar a acuerdos, porque ha sido un político toda la vida. Siento que el momento de un cambio drástico que sacuda al sistema ha llegado”.
Pero también agregaba que para México “Quién sabe las consecuencias. Pero hay una lógica: después de tantos años de promesas de cambios sociales que no han llevado a nada, en los que la pobreza y la violencia siguen, se trata de probar otro modelo. No sé si lo tiene en detalle (AMLO), pero la idea ofrece una alternativa”.
De todas formas, la razón de lo que aquí se pretende destacar, no se refiere solamente a las marcadas diferencias entre los dos países, apuntadas por Riding, si no en términos económicos y guardadas las proporciones, destacar que en el futuro, el sector exportador dentro del modelo de desarrollo mexicano, seguirá teniendo mayor éxito, que en los últimos veinticinco años de su historia, a pesar de las asimetrías y cercanía con el vecino del norte. Concretamente, por el impulso que han recibido nuestras exportaciones a partir de una política acertada de comercio exterior que viene impulsándose desde hace tres décadas, con los méritos y beneficios comerciales derivados precisamente de la cercanía con los mercados de Estados Unidos y Canadá, que han tenido como marco de referencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte o TLCAN (NAFTA por sus siglas en inglés).
Por otro lado, no es el propósito de esta nota establecer contrastes en materia de las políticas económicas seguidas, sino más bien ayudar a seguir encauzando el  futuro desarrollo urbano y regional de México, que tenga como premisa los beneficios del comercio internacional para México con diversos países del mundo y, la generación de flujos considerables de inversión productiva, para la creación de nuevas fuentes de trabajo productivo, principalmente los canalizados a las 17 entidades  federativas y sus respectivos municipios costeros de México, aprovechando el gran potencial marítimo y portuario del país, que inexplicablemente se ha ignorado. Comenzando con Veracruz y Tabasco.
Para los efectos antes mencionados, sabemos que en el sureste mexicano podemos contar inicialmente con un gran potencial industrial, agrícola, agroindustrial, hidráulico, forestal, pesquero, minero, turístico, petrolero, eléctrico, educativo, científico, tecnológico, urbano, arqueológico, marítimo, portuario, energético, etc., por lo menos por los próximos cincuenta años. Sin descontar, la mano de obra calificada, que ya es una realidad, en la mayoría de las entidades federativas costeras.
Para Veracruz y Tabasco, dentro del Proyecto Marco denominado MAPMARYPOR, para entidades federativas y municipios costeros de México, ya se ha destacado su importancia desde hace varios años, por lo que ahora se han seleccionado para comenzarlo a operar, dos grandes proyectos por entidad o dos para cada una de las entidades federativas mencionadas. La idea es integrarlas al comercio mundial por mar, tierra y aire, conectándolas con diversas regiones del mundo, utilizando el transporte marítimo intermodal, con diversas regiones del mundo, no solo con los Estados Unidos y Canadá.
En cada caso se ha cuidado, que bajo una perspectiva de análisis de costo-beneficio, exista una ventaja de grandes proporciones para las economías, nacional, estatal y municipal. La idea es que, a los municipios y a los estados mencionados, se les lleven empleos e inversiones productivas, con una gran cantidad de recursos complementarios a los ya presupuestados.
Un primer proyecto es el diseño, costeo, habilitación y operación de sendos parques tecnológicos industriales, con capital privado o mixto, en las entidades federativas aludidas, para sustituir la importación de partes, refacciones y la integración de equipos para la industria petrolera (Pemex) y/o la industria eléctrica (CFE), como ya lo ha establecido y reseñado en diversos foros, el que esto escribe. De hecho, este proyecto ya se encuentra inicialmente puesto a consideración de autoridades competentes y desde hace varios años, ya se ha venido reportando en el Diario de Xalapa y medios locales, nacionales e internacionales.
Un segundo proyecto se refiere a modernizar y desarrollar un sistema carretero estatal, con carreteras más modernas, a partir de los recursos con los que cuente la entidad federativa, generándole nuevas posibilidades de desarrollo carretero y con financiamientos que no serán onerosos para las entidades federativas, como lo señala el Ing. Héctor Sandoval, que considera en muchos de los casos, por lo menos para Veracruz, que es posible ampliar la red de autopistas de manera casi autofinanciable.
Como puede observarse el Proyecto Marco MAPMARYPOR, es una herramienta que puede servir de base económica, para el desarrollo de las zonas costeras de México, que cuentan con grandes riquezas mar adentro y mar afuera, que hasta hoy permanecen latentes, pero no se han aprovechado en todo el potencial que tienen. Los centros logísticos, intermodales y urbanos, que se pueden ligar al comercio mundial, el desarrollo del transporte de cabotaje y el resurgimiento de una nueva marina mercante, junto con el sistema de puertos de México, son apenas la punta del iceberg, de las bondades de este proyecto de atracción de inversiones productivas, multimodal y generador de empleos productivos de alta tecnología, para entidades federativas y municipios costeros.
Comentarios: linopereaf@yahoo.com (*) Maestro en Ciencias y Doctor en Economía por la London School of Economics and Political Science, de la Universidad de Brunel y la Universidad de Londres, Inglaterra