Asistente-guarura de Cuitláhuac García atropella a bolero y ser protegido por FGE

1373

Entre lo utópico y lo verdadero

Por Claudia Guerrero Martínez

03 de agosto del 2020.

 

Asistente-guarura de Cuitláhuac García atropella a bolero y ser protegido por FGE

 

Durante varios años, José Luis Quiroz Jácome se ha dedicado a ser betunero o bolero, teniendo que luchar para poder mantener a su familia. Por lares del destino,  estuvo boleando zapatos en el Restaurante Bonilla y luego, logró  el permiso del exauditor Lorenzo Antonio Portilla, para que pudiera ingresar al ORFIS y ahí, los empleados pudieran pagar los servicios de José Luis, quien por largo tiempo, pudo ganarse la confianza de los trabajadores y  obtener un ingreso fijo, para comprar un “Vocho” viejo, con el ingreso de la boleada de zapatos y limpieza del calzado. Hasta que el 06 de septiembre del 2019, al salir para comer, al pretender cruzar la avenida Arco Sur, frente a la Fiscalía General del Estado, en Xalapa, fue atropellado por un automovilista quien manejaba en estado inconveniente y en un principio se haría cargo de los gastos médicos, para luego, ser extraña la actitud de policías de Seguridad Pública y elementos de la Dirección de Tránsito, quienes se cuadraron ante un funcionario jerárquico y culpable de este atropellamiento, quien tiene un cargo trascendental en la administración de Cuitláhuac García. No pierdan de vista esta historia sin final feliz, ya que la víctima hasta hoy no ha sido apoyada por el culpable y todo el aparato gubernamental protege a este irresponsable.

 

El día 6 de septiembre del 2019, José Luis Quiroz Jácome fue atropellado cerca de  las 14:30 horas, a la altura de la entrada del estacionamiento de la Fiscalía General del Estado, ubicada en la Avenida Arco Sur, por un automóvil  Chevi de color oscuro y el conductor en evidente estado de ebriedad, tiene como señas particulares de estatura media, cabello chino, color piel morena y usa lentes de aumento, de edad aproximada de 55 a 60 años y ser delgado. Cuando ocurrió el atropellamiento, el responsable fue detenido por policías de la SSP.

 

Según declaración de la víctima, ya estando en el área de Urgencias en el Hospital, el responsable llegó con cuatro personas, tres de ellos eran agentes de Tránsito, pues portaban el uniforme y una de ellos era mujer, así como un policía de Seguridad Pública del Estado. La intención era amenazar a la víctima y José Luis Quiroz sólo dijo que no quería hablar con ellos. Días después, la misma persona acusada de haberlo atropellado, regresó al hospital, en estado inconveniente y se observaba borracho, quien pudo entrar a ver a Quiroz Jácome, bajo el permiso de los guardias que vigilaban, con la excusa de ser su hermano y al llegar, tuvo una confrontación con las nueras de José Luis Quiroz, insultándolas, así como les gritó y las trató como si fueran hombres. La intención era cambiar la versión del suceso, pues este individuo aseguraba que José Luis debía pagar los daños a su vehículo, entre ellos, la llanta, para después abandonar el lugar, sin hacerse cargo de los gastos y siendo que hasta la fecha, nunca volvió a tener contacto con el atropellado.

 

Testimonios de personas que estuvieron presentes el día en que atropellaron a José Luis Quiroz Jácome confirman, que al responsable lo han visto de manera cotidiana en la Fiscalía General del Estado y han confirmado que este responsable trabaja para Cuitláhuac García como asistente o pertenecer a su grupo de guardaespaldas, ya que la cercanía con el Gobernador de Veracruz es comprobada.

 

Con base a lo expuesto,  se aportó el Oficio 153/2019, así como el Parte del Accidente no. 327/2019, además de la Carpeta de Investigación UIPJ/D-XI/F-16º/5504/2019, con lo que se comprueba que el procedimiento de investigación sí se realizó y extrañamente, nunca se le dio seguimiento al caso, así como testimonios de personas después de ser atropellado Quiroz Jácome, confirman que elementos de Tránsito estuvieron platicando con el culpable, para luego dejarlo en libertad, bajo un acuerdo de soborno.

 

Ante una omisión legal y sin reparar los gastos médicos, José Luis Quiroz Jácome interpuso una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, bajo la responsabilidad de Rafael Rosas a  quien le entregaron fotografías del responsable, así como el detalle de las lesiones como fractura de cadera y su convalecencia ha sido lenta, por la falta de recursos, además de mermar la falta de pago de su renta y necesidades básicas.

 

En una carta dirigida a la actual titular del ORFIS, Delia González Cobos, este bolero de oficio expone haber sido atropellado, sin que el responsable se hiciera cargo de los gastos desde hace once meses. Ese día,  José Luis Quiroz Jácome salía a comer, cuando en ese momento fue envestido por un presunto Chevi de color oscuro, perdiendo su celular. Con fractura de cadera y otras lesiones, ha sido un viacrucis para la familia, para poderlo integrar a la actividad física, por sus lesiones y apenas comienza a caminar. Todos sus ahorros se fueron en la operación y los medicamentos. El Gobierno de Cuitláhuac García sólo lo ha apoyado con una despensa. Amigos y hasta clientes, le donaron una silla para bolear zapatos y pinturas. Ser por eso, que pide tener la oportunidad de regresar al ORFIS para poder ganar dinero con las boleadas, así como expone ser una persona honorable, sin problemas, honesto y cuidar a la misma institución, el ORFIS.

 

Por último, según el expediente, los números de Oficio, Carpeta  de Investigación y Reporte, se confirman estar extraviados dentro de la FGE. Extraño, ya que tres días después de haber quitado como Fiscal a Jorge Winckler y asumir de manera ilegal a Verónica Hernández Giadans, el caso por atropellamiento de José Luis Quiroz Jácome se pierde dentro de esta institución ministerial, por el simple hecho de que el responsable tenía todos los agravantes para ser detenido, pagar los gastos de la víctima y además, una indemnización por el tiempo que no pudo trabajar. Y todo esto nunca ocurrió, mostrando que la FGE y hasta la Oficina del Gobernador protegieron a este chofer, asistente o guarura de Cuitláhuac García y hasta perdieron el expediente, para no fincarle responsabilidad. Miren, inteligentes lectoras y lectores, cómo los “Honestos” de MORENA protegen a este individuo, a quien lo señalan de ser beneficiado por  sus familiares influyentes, quienes operaron para que este atropellamiento, finalmente se olvidara, sabiendo que el bolero sin estudios y sin dinero, no podría defenderse.

 

Dudas y comentarios: [email protected]

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz