Yo no confió en las encuestas, confió en mi voto, en la libertad que tengo para ejercer un derecho que me honra y que dignifica mi persona

’21/06/2024’
’21/06/2024’

Yo no confió en las encuestas, confió en mi voto, en la libertad que tengo para ejercer un derecho que me honra y que dignifica mi persona

Dice El Quijote: “La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra se puede y debe aventurar la vida”. Vender el voto por 500 pesos o por menos resta dignidad a la persona que lo vende. De hecho, sólo pensar en vender mi derecho a votar ya me debería hacer sentir indigno. A eso apuestan los gobiernos en turno, que buscan quedarse en el poder por más tiempo. En el periodo que les toca ejercer como gobierno, estos sujetos van creando necesidades a un grupo de personas indignas que están dispuestos a vender no sólo su voto, sino su honra y su consciencia. Con sus dádivas, sus programas sociales, sus becas, sus pensiones, sus apoyos, que son como las migajas que se caen de la mesa y que se comen los “perritos”, estos sujetos atan de manos a los indignos, les roban la libertad y los hace sus esclavos. Porque vender el voto es hacerse esclavo de un gobierno corrupto, ineficaz, mentiroso, deshonesto, vil, procaz. La libertad, ya lo dijo Cervantes en voz de don Quijote, “es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos”. Pero mucha gente no lo sabe, porque sólo piensan en saciar su hambre inmediata. Pero yo no voy a vender mi voto, porque soy libre, porque aprecio mi honra, porque mi hambre no es por una beca ni por unas migajas. Mi hambre y sed es de justicia. Yo no confío en las encuestas, confío en mi voto.

Asesinato de candidato en Coyuca de Benítez, el sello postal de una narcoelección. Lo asesinaron a pesar de sus escoltas

Triste coincidencia, en marzo de 1994 en Lomas Taurinas asesinaron a Colosio con un disparo por la espalda. 30 años después mayo de 2024 asesinan en Las Lomas, una colonia de Coyuca de Benítez, Guerrero, al candidato de la alianza PRI-PAN-PRD, José Alfredo Cabrera Barrientos. En Guerrero el gran elector es el crimen organizado. Como bien señalamos, los señores del narco son los que le dan el visto bueno a los candidatos, son los que deciden quién contiende y quién no. El asesinato de José Alfredo Cabrera cobra relevancia porque se llevó a cabo el último día de campañas electorales. El crimen ocurrió en plena campaña electoral, en medio de los escoltas que acompañaban al candidato; el crimen fue grabado, como el de Colosio, y se alcana a ver la pistola que dispara, como en el crimen de Colosio. El candidato de la alianza opositora se perfilaba como ganador de la elección a alcalde de Coyuca de Benítez, en todo caso no lo habrían asesinado. Un punto grave es que el homicida, el que disparó contra el candidato también murió en la reyerta que se armó después del disparo. ¿Por qué lo mataron? ¿Para que no delatara al autor intelectual de este crimen? Evelyn Salgado y su padre, Félix Salgado Macedonio, pueden dormir tranquilos.

Donald Trump es culpable de falsificar registros comerciales para encubrir su aventura amorosa con Stormy Daniels. A pesar de ello puede ser otra vez presidente

A qué americano le cabría duda que Donald Trump pagaba por favores sexuales. Trump era cliente de la actriz porno Stormy Daniels, el mismo lo presumía con sus amigos magnates. Lo presumía con su amigo Jeffrey Epstein, quien también le conseguía morritas americanas para encuentros sexuales. Precisamente por esa afición a pagar favores sexuales es que Vladimir Putin lo tenía agarrado de las partes nobles, porque cuando lo invitaba como empresario a rusia lo tenía bien grabado. Por ello a nadie extraña que lo hayan acusado de falsificar registros comerciales para encubrir sus aventuras amorosas con una actriz porno. Lo que extraña es que un juez se haya armado de valor y lo haya pronunciado culpable. Pero lo más asombroso del caso es que en los Estados Unido, una sentencia de culpabilidad no impediría a Donald Trump ser candidato a la presidencia, incluso ganar la presidencia. De hecho, si Trump pasara un tiempo en prisión, si es que lo sentenciaran a prisión, eso tampoco impediría que fuera otra vez presidente de los Estados Unidos. Un presidente que ya amenazó que, de llegar a la presidencia, se iba a vengar de todos sus adversarios. Ya no sabemos quién está más loco, si Donald Trump o las personas que votarían por él. Es por ello que muchos seguimos pensando que la democracia es la más imperfecta forma de gobierno.

Armando Ortiz                        Twitter: @aortiz52                  @lbajopalabra