Veracruz. Remesas, migración y pobreza municipal

130

El monto de las remesas familiares a nivel municipal y la dinámica que han tenido los últimos años, evidencia claramente la problemática que significa la migración en Veracruz.

 

1.- La migración es resultado de la falta de oportunidades, no de la pobreza

En el Estado, veinte municipios concentran el 60% del total de las remesas que se recibieron en 2020, entre los cuales destacan, en primer lugar, Xalapa con 98 millones de dólares (mdd), le sigue Orizaba con 87, Veracruz con 85, Córdoba con 70, San Andrés Tuxtla con 61 y Martínez de la Torre con 58 mdd.

Es importante considerar que se trata de los municipios con el mayor nivel de desarrollo en el estado y cuyo “Grado de rezago social” es preponderantemente “muy bajo” o “bajo”, según la medición de CONEVAL. Esto significa que la migración no está relacionada necesariamente con la pobreza, es decir, que las personas se van al extranjero a buscar un empleo aun sin ser pobres, porque no encuentran oportunidades para mejorar su nivel de bienestar; y emigrar es una forma de evitar caer en la pobreza. Estos municipios son los que reciben más remesas y son los principales expulsores de mano de obra, ya que de ellos han emigrado un total de 353,315 personas, lo cual representa 79% de un total de 447,223 migrantes veracruzanos que radican en el extranjero y que envían remesas, lo cual significa que 6% de la población de estos municipios se ha ido al extranjero a buscar mejores oportunidades de vida. En cambio, hay sólo 35 municipios con grado de rezago social “alto” o “muy alto” que reciben remesas y han expulsado al extranjero apenas 17,681 personas, lo cual representa escasamente el 4% del total de migrantes, esto es apenas el 2.6% de su población.

La importancia de la magnitud de los migrantes por municipio se observa de mejor manera al compararla con el tamaño de la población de cada uno de ellos, destacando, en el grupo de los municipios con grado de rezago social muy bajo y bajo la situación que, al menos, 20 de ellos han expulsado más del 10% de su población, destacando Cuitláhuac donde 27.5% de la población ha migrado al extranjero, La Antigua 25.5%, Playa Vicente 25.4%, Yanga 23.9%, Actopan 20.2%, Orizaba 19.7%, Jesús Carranza 18.7% y Vega de Alatorre con 18.1%. Lo mismo sucede, aunque en menor medida, en los municipios con muy alto y alto rezago social, donde destacan los casos de Zongolica, donde 15.7% de su población ha migrado al extranjero, Astacinga donde los migrantes representan el 12.8% de su población, Tezonapa con 7.1% y Filomeno Mata con 5.7%.

 

2.- El crecimiento de las remesas y la migración abarca todo el territorio estatal

El profundo estancamiento económico que vive Veracruz desde 2013, ha propiciado desempleo y pérdida de oportunidades para el mejoramiento del bienestar social, lo cual es la principal causa del pronunciado incremento de la migración y extendiéndose por todo el territorio estatal, según puede corroborarse al observar que, en 2013, el número de municipios que recibían remesas del extranjero era un total de 156, de donde habían emigrado 285,460 personas, pero en 2020 ese número de municipios se incrementó a 212, es decir, prácticamente todos los municipios en el estado expulsan población al exterior, por lo que el número de emigrantes aumentó a 447,223 personas, es decir, un incremento de 57% con respecto a 2013.

El incremento de las remesas familiares ha sido impresionante debido a la velocidad con la que se ha dado en los últimos ocho años. En este período, en 22 municipios el incremento de las remesas fue de 1,000% o más, en otros 51 municipios el aumento fue de 100 a 1,000% y en ocho más el ascenso fue de 1 a 9%, en contraste, sólo en doce municipios hubo un decrecimiento. Y no se distingue entre los municipios una preponderancia del grado de rezago social, es decir, el incremento se ha dado de igual manera tanto en municipios con mayor desarrollo como en municipios pobres.

 

 

3.- Escaso impacto económico de las remesas en la población

A pesar del monto tan amplio de las remesas, el impacto económico que tienen en la población del Estado es muy escaso. El monto de las remesas que se recibieron el año pasado fue de 1,614 mdd lo que representa un total de 32,283 millones de pesos anuales (mdp) y esto significa un ingreso promedio anual por persona beneficiada de 20 mil pesos, es decir, 1,667 pesos mensuales, monto equivalente, apenas, al costo mensual de la canasta básica alimentaria, esto es, un ingreso de supervivencia.

Además, este beneficio se distribuye regionalmente de manera muy desigual, beneficiando a porciones poco significativas de la población de cada municipio: en 139 municipios entre 1 y 9% de la población recibe remesas, en otros 28 municipios, entre 10 y 19% tiene este beneficio, en otros 31 municipios el porcentaje de la población que recibe estos recursos va de 20 a 49% y sólo en 12 municipios beneficia más del 50% de la población. Por lo anterior es claro que es muy pequeño el impacto que tienen las remesas, tanto a nivel individual, es decir por persona, como a nivel regional ya que, como se ve, los recursos que se reciben por persona son pocos y sólo benefician a unos cuantos.