Sin Ebrard ni Claudia, Zoe sería el emergente

*Asumiría Gobernación y López Gatell al IMSS

*Probable alianza de 4 llevaría a Kuri y Samuel

 

DESHILACHADOS LOS dos principales alfiles del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para el 2024, luego de los embates provocados por la tragedia en la Línea 12 del metro que lo mismo involucra al ex jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard Casaubón como a la actual titular de esa instancia, Claudia Sheinbaum Pardo, el mandatario nacional tendrá que construir nuevos liderazgos competitivos para su sucesión, y hay quienes vislumbran probables cambios en el gabinete, entre otros la unción del actual director del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoe Robledo a la Secretaría de Gobernación en lugar de su ex jefa Olga Sánchez Cordero –pues no hay que olvidar que el chiapaneco ya se desempeñó como subsecretario antes de asumir la dirección del IMSS-, y para suplirlo el tabasqueño enviaría a Hugo López Gatell como premio a su lealtad en el encubrimiento de las muertes y contagios reales de CoVid19 en México, lo mismo que en la vacunación que pasada la elección del domingo 6, el operativo bajo sorpresivamente atribuible a menor envío de inmunizaciones del exterior, cuando en realidad, a partir del conteo de las dosis recibidas, según la Secretaría de Salud, debe haber almacenadas alrededor de 10 millones de porciones, pero lo cierto es que México no tiene capacidad instalada para llevar el mismo ritmo de inoculaciones o, en otro caso, AMLO las está donando a las naciones centroamericanas con las que busca quedar bien. Zoé Alejandro Robledo Aburto, nacido en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas hace 42 años es un político joven egresado de la licenciatura en Ciencia Política en el ITAM (carrera que, también, estudio AMLO solo que en la UNAM) y ha sido Premio Nacional de Periodismo en el 2008. En 2010 fue elegido diputado local en el Congreso de Chiapas por el Distrito de Motozintla, del cual fue presidente de Julio de 2011 a febrero de 2012. De 2012 a 2018 fue Senador de la República, posteriormente Diputado Federal con licencia.​ Fue invitado por el Presidente López Obrador para ocupar el cargo de Subsecretario de Gobierno en la Secretaría de Gobernación bajo la titularidad de Olga Sánchez Cordero, y actualmente es el Director del Instituto Mexicano del Seguro Social, y a decir verdad, es el estilo presidencial clase mediero que atrae a los votantes. Es hijo del exgobernador priista de Chiapas, Eduardo Robledo, quien fue renunciado por EZLN a solo unos meses de asumir el cargo, yendo a parar como embajador de México en Argentina, cargo en el permaneció hasta 1999, cuando fue nombrado secretario de la Reforma Agraria. Respecto a Zoe, este realizó estudios complementarios por la George Washington University, la Universidad Complutense de Madrid y la Escuela de Gobierno John F. Kennedy, de la Universidad de Harvard. Cuenta con una Maestría en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Se ha especializado en temas de política internacional, procesos electorales, estrategia política y tendencias sociales. Es miembro de la Academy of Political Science y de la International Association of Political Consultants, un curriculum académico y político que no tienen ni Marcelo Ebrard ni Claudia Sheinbaum, y de concretarse su ascenso a Gobernación, de por hecho que será el candidato a la Presidencia en el 2024 o estará entre los finalistas.

 

POR EL lado de la oposición, si logran un consenso los tres partidos PAN, PRI y PRD pero, además, logran un acuerdo con el Movimiento Ciudadano que, a decir verdad, ha ido creciendo de manera espectacular, el candidato podría ser o Mauricio Kuri, actual Gobernador electo por Querétaro o el joven financiero Samuel Alejandro García Sepúlveda en una amplísima alianza pactada. Porque del PRI, por desfortuna, no hay un candidato actualmente que sume votos para la grande, por el contrario, es tal el desgaste del ex partidazo que lo mejor sería ceder el espacio y dejar que los jóvenes se disputen el poder, aunque por parte de Acción Nacional tampoco se ve a Ricardo Anaya Cortés como abanderado, ya que estaría predestinado nuevamente al fracaso, aunque habría que considerar que ya no se trata solo del blanquiazul sino que en un acuerdo iría el PRI y el PRD e, incluso, otras fuerzas políticas como Movimiento Ciudadano si quieren derrotar a los morenos y echarlos del poder en el 2024. Samuel García tampoco es un improvisado, estudió la licenciatura en Derecho y Finanzas en el Tecnológico de Monterrey donde, también realizó una Maestría en Derecho Público. Posteriormente obtuvo el grado de doctor en Política Pública y Administración Pública en la Escuela de Graduados en Administración Pública y Política Pública del ITSEM. Hizo su segundo doctorado en el ITAC obteniendo el título de doctor en derecho fiscal.​ Actualmente se encuentra cursando un tercer doctorado en derecho constitucional en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). En el campo de la abogacía es socio director de las firmas García Mascorro Abogados, S.C. y socio fundador de los despachos Firma Jurídica y Fiscal, S.C. y Firma Contable y Fiscal, S.C.

 

RESPECTO AL PRD, a decir verdad, nada tiene que ofertar ese instituto ante el embate de MoReNa que le ha quitado militantes y seguidores, y que en la reciente elección del domingo seis en al menos 14 Estados no alcanzó la votación de 3 por ciento necesaria para conservar el registro como fuerza política local, además de perder la Gubernatura de Michoacán, la única que le quedaba. Y es que sin  Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano que renunció hace algunos años y, actualmente el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador que fundó su propio instituto, el PRD quedó reducido a cenizas, y no se vislumbran liderazgos efectivos rumbo al 2024. De hecho, el Sol Azteca fue apabullado en los recientes comicios en Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Durango, Guanajuato y Jalisco, además de Morelos, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Tamaulipas y Yucatán, y solo obtuvo una votación de entre 3 y 10 por ciento en Aguascalientes, Ciudad de México, Hidalgo, Guerrero, estado de México, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

 

POR ELLO, dados los resultados de los recientes comicios, la oposición debe hacer más amplia la alianza y sumar, acaso, al Movimiento de Regeneración Nacional, o si no, como se los ha repetido tantas veces AMLO, se quedarán con las ganas de retomar el poder y pasarán entonces otros seis años o más para que MoReNa se baje del pedestal pero, para entonces, ya estaremos al nivel de Venezuela, Nicaragua o Cuba, con un ejército posicionado de las calles, aprehendiendo a opositores al régimen y afectados por los aranceles que seguramente impondría Estados Unidos a nuestra Nación. Así de simple. OPINA [email protected]