Sin condiciones para retorno a las aulas en Veracruz

*No hay agua, colegios saqueados y SEV no apuntala

*Autoridades deben asumir su responsabilidad: MHL

 

EN MEXICO falta poco más de un mes para que concluya el actual ciclo escolar 2020-2021, pero en algunos Estados como Veracruz que se encuentran en semáforo epidemiológico “verde” en algunos municipios, las autoridades tratan de presionar a profesores, padres de familia y personal de apoyo para que el retorno a clases presenciales comience de forma  escalonada y “voluntaria”, a partir del lunes 24 de este mes y hasta el 1 de Junio, cuando se espera que todos los planteles se sumen al regreso a las aulas, aun cuando la Secretaria de Educación de Veracruz no ha movido un solo dedo para mejorar las condiciones de los colegios que ya de por si, antes de suspender actividades debido al CoViod19 estaban en pésimo estado, algunas sin agua, con una red de drenaje severamente afectada –puesto que en tiempo de lluvias se inundan-, sin condiciones para la sana distancia y más bien de hacinamiento y desprovistas de artículos de higiene. Lo peor es que en muchas escuelas los padres de familia o cooperativas que subsisten a partir de la venta de comida chatarra, pagan los servicios de un conserje ya que la SEV no se hace responsable de ello, lo que agudiza las condiciones de higiene y propicia ambientes insalubres que agudizan el surgimiento de enfermedades. Supervisores escolares –que piden el anonimato- nos lo confirman: La SEV no ha aportado un solo centavos para mejorar las instalaciones escolares, sobre todo ahí donde se carece de todo, y el CoVid, en caso de resurgimiento, podría hacer estragos, aun cuando la mayoría de maestros ya están vacunados, no así los padres de los alumnos que al ser de educación básica son jóvenes que no han tenido acceso a la vacunación, y pasará todavía tiempo para que ello suceda.

 

PERO LA prisa en Veracruz, dicen los entrevistados, es porque el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez quiere agradar, quedar bien con el Presidente –sobre todo después del brutal desalojo de mentores frente a la SEV-, y sin medir las consecuencias busca que para el primero de Junio ya todos los alumnos estén de nuevo en las aulas pero sin gastar un solo peso, apelando a la austeridad republicana que tantos males ha causado al País. El próximo lunes, por lo tanto, en Veracruz podrían reiniciar las clases presenciales en algunos planteles cuyas comunidades escolares así lo decidan, según ha dicho el gobernador García Jiménez, cuando la realidad es que están presionando a los maestros para que lo hagan, ante una oposición creciente de padres de familia que prefieren que este ciclo escolar termine a distancia, pero no arriesgar a los niños –sus hijos-, ya que en Estados como Campeche que retorno a clases tuvieron que cerrarse dos escuelas ante casos de CoVid19 detectados. Según Zenyazen Roberto Escobar García, Veracruz es uno de los cinco primeros Estados en cumplir con las plataformas de educación a distancia y regreso a la nueva normalidad, lo que ya podría realizarse puesto que 99.1 por ciento del personal educativo ya fue inmunizado con la vacuna anticovid19, aunque insistimos: no se trata solo de profesores sino de padres de familia jóvenes que aún no reciben ninguna dosis, y que podrían contagiarse al acudir a las aulas para llevar y recoger a sus hijos menores, sobre todo en zonas pobres donde lo hacen en autobús o caminando.

 

Y AUNQUE asegura que desde el 12 de Abril han sido distribuidos paquetes de limpieza y el manual de reincorporación a los planteles de educación básica, al mismo tiempo la inmunización para administrativos y docentes, ante lo cual continúa la captura de estrategias por centro de trabajo y reuniones virtuales de padres y madres de familia, lo cierto es que nada de eso es verdad, pues solo se repartieron kit o paquetes con duración para una semana, y por ello la versión del titular de la SEC es rechazada por inspectores, supervisores y maestros que no están de acuerdo con el retorno a las aulas solo para concluir un ciclo escolar al que le falta un mes y medio, cuando podría realizarse a distancia y ocupar las próximas semanas para reparar escuelas, muchas saqueadas durante la ausencia de personal, de tal manera que algunas carecen de tubería de cobre o acero al haber sido arrancadas por delincuentes. Otras no tienen energía eléctrica, aunque tal parece que es mejor quedar bien con el Presidente Andrés Manuel López Obrador que proteger la salud de los menores, padres de familia y maestros.

 

DICE LA SEP que respecto a la educación media superior y superior, el retorno obedecerá a la estrategia de las “tres V”: vacunación, semáforo verde y regreso voluntario, una vez cumplidas las etapas de entrega de insumos y manuales, capacitación al personal, limpieza de espacios, logística, implementación del proceso y seguimiento de los reportes por plantel para la toma de decisiones. Tal determinación, por la seguridad de los 559 mil 478 estudiantes y 42 mil 440 docentes de ambos niveles en los 16 subsistemas, y donde también están contemplados comités participativos en materia de salud y protección civil, así como atención a personas vulnerables y alumnos con bajo rendimiento o problemas de conectividad a internet. Y uno se pregunta: ¿Qué acaso los menores, bajo el argumento de que son más difíciles de contagiar, no merecen igual o mejor atención? Sin duda, son tiempos electorales, y el Gobierno Federal y los Estatales emanados de MoReNa pretenden mandar el mensaje de que la pandemia ha sido combatida con eficacia, y se ha cumplido con una vacunación que apenas llega a un 10 por ciento del total de la población del País, y en ese tenor no se miden las consecuencias que pudiera engendrar un retorno sin las medidas preventivas suficientes.

 

EL PROPIO delegado de la Secretaría del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara lo ha dicho en más de una ocasión: “si los planteles educativos de Veracruz carecen de agua, no puede haber un regreso a clases presenciales”, y en ese contexto sostiene: “las autoridades educativas federales y estatales deben asumir su responsabilidad para que los planteles educativos estén en condiciones de comenzar con la llamada ´nueva normalidad´. Para eso necesitamos que los maestros estén vacunados, que las escuelas tengan resuelto el agua; también debe haber lavabos de manos a la entrada de un salón; los niños necesitan llevar las manos lavadas y cada un tiempo determinado salirse a lavar las manos, pero en algunos lados ni agua hay, por eso se tienen que resolver esos temas primero”. Y vaya que no le falta razón. OPINA [email protected]