Se cae a pedazos: En riesgo de muerte más de 300 obreros del Ingenio San Cristóbal

130

Ingenio San Cristobal de Carlos A. Carrillo una bomba de tiempo en el Papaloapan

Carlos A. Carrillo.- El ingenio San Cristóbal se remonta al año de 1896 tiene unos 124 años de su fundación y su mayor auge fue en el año de 1970 cuando fue considerado “El más grande de su época” las moliendas de este trapiche superaban en ese año las 230 mil toneladas de azúcar.

El uso e instalaciones de lo que una vez fue uno de los ingenios de azúcar más privilegiados del mundo ha caído en desgaste y pone en un gran peligro a las centenas de trabajadores de la industria azucarera en México.

Actualmente el departamento de calderas y evaporización están a punto de colapsar por el desgaste de los materiales que se encuentran en total corrosión que destruye los metales por reacción química o electroquímica. Convierte un metal refinado en una forma más estable. La oxidación es la forma más común de corrosión por la cual los óxidos del metal original dan como resultado una coloración naranja distintiva.

Carlos Landeta, Director de Recursos Humanos de la Empresa Zucarmex no le importa la vida de los obreros, claro está que el fin del ingenio azúcar es lucrar con los recursos naturales de la madre naturaleza para procesarlos y no el bienestar de los obreros así como sus familias.

Urge la intervención de las autoridades correspondiente para dar solución y evitar una tragedia que destrozaría el entorno de la Cuenca del Papaloapan, en un municipio que se ha forjado en el trabajo por medio del campo y procesamiento de los recursos naturales.

Cabe destacar que esta toxica empresa también daña los caudales de varios ríos de la región principalmente el Río Papaloapan en donde la pesca ha escaseado ya que los desechos del Ingenio San Cristóbal son vertidos en las aguas del Río Papaloapan.