Rocío Nahle, masacrada en las encuestas

’23/07/2024’
’23/07/2024’

 Candidata de Morena así haya reprobado  * Ni confiable, ni honesta, ni conocida  * Pero es la “favorita” de palacio  * Ruffo instala la Fuerza Rosa en el sur de Veracruz  * Gómez Cazarín operó la embestida contra el PRI de Coatza  * ¿De dónde pagará Carmen Medel a los huelguistas? * Rosalinda Tolentino pepenó una gorra del PVEM

MUSSIO CÁRDENAS ARELLANO

Publicada en mussiocardenas.com

11 de noviembre de 2023

Raspada, a Rocío Nahle le fallaron los números, y la popularidad, y la maniobra y la cargada. Perdió en lo crucial y apenas venció a Manuel Huerta por 8 décimas en una medición para agandallarse la candidatura al gobierno de Veracruz.

De panzazo, le arrebató la pomposa coordinación de la Putrefacción a su ex aliado, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, y él se la concedió a cambio de la senaduría que es como la beca de seis años y tácitamente la jubilación del ex delegado de Bienestar y cabeza de los Cuervos de la Nación que operaron con todo para tundir a la zacatecana.

Pulverizada por el rechazo social, tuvo que entrar Andrés Manuel, vía el líder nacional morenista, Mario Delgado Carrillo, a arreglar las cifras y barnizarle la vergüenza a la zacatecana al confirmar que con los veracruzanos no hay, ni habrá química y menos habrán votos el día de la elección.

Huerta, que no tiene reflectores nacionales, ni lo pusieron a dirigir el negocio obradorista llamado Refinería Olmeca, situada en Dos Bocas, la bailó en siete mediciones clave, tan sólo en una de las encuestas de Morena. Nahle sólo ganó en tres sondeos.

Huerta le pegó una arrastrada en el promedio general, en dos de las tres encuestas realizadas por las firmas De las Heras, Mendoza y Blanco Asociados y la que realizó la Comisión Nacional de Elecciones de Morena.

Huerta la aplastó en “Opinión Positiva” con 20.9 por ciento contra 15.2 de Nahle. Ahí hasta el ex secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, alias Bola 8, la venció con 15.8 por ciento.

En “Honestidad”, Manuel Huerta obtuvo 12 por ciento, Rocío Nahle 11 y Cisneros 7.4 puntos.

En “Cercanía”, Huerta registró 14.9 por ciento; Rocío Nahle, 9.5, y Cisneros, 9.2 puntos.

En el rubro de “Conocer el Estado”, el ex delegado de Bienestar acumuló 15.6 por ciento; Nahle 10.3, y Cisneros, 14.

En el atributo de “Si cree que cumple”, Manuel Huerta sumó 11.5 por ciento; Nahle 9.5, Bola 8 se quedó con 7.2 puntos.

Sobre la pregunta “Cree que es un buen candidato”, Huerta alcanzó 19.5 puntos; Rocío Nahle, 16, y Cisneros, 15.5 por ciento.

En “Disposición a votar por X candidato”, Manuel Huerta registró 18.1 por ciento; Nahle 15.1, y Bola, 14.

El único rubro que favoreció a la zacatecana fue el de “Preferencia como candidato/a de Morena”. Ahí Rocío Nahle obtuvo 16 puntos; Manuel Huerta, 15.2 por ciento, y Eric Cisneros, 9. En ese apartado, la diputada federal por Xalapa, Claudia Tello, superó a Bola 8 con 10.5 puntos de intención.

De esas 8 décimas se colgaron Andrés Manuel López Obrador, Mario Delgado y Morena para inventarle el triunfo a la zacatecana.

Aquí no caben los pensantes. Se exige se fanático y con una capacidad superlativa para el aplauso al ver que la ingeniero Nahle perdió de calle y así será candidata al gobierno de Veracruz.

Se debe ser foca analfabeta para no zambullirse en la lectura de los números y apreciar que doña Rocío Nahle fue masacrada en las encuestas pero ungida por el porro de palacio. Ser favorita del mesías de Tepetitán tiene sus ventajas, y qué ventajas.

Para los escépticos, hay más cifras. Las da el columnista Marco Antonio Aguirre Rodríguez, autos de Místicos y Terrenales. Y qué cifras. Cita los resultados de las empresas encargadas del sondeo: De las Heras, Mendoza y Blanco Asociados (Melba) y la del Comité Nacional de Elecciones de Morena (CNE).

“Pues bien, de esas tres evaluaciones, en dos Manuel Huerta salió como puntero, las de De las Heras y la de la CNE.

“En cada una de las encuestas hicieron una valoración de sus resultados para darle un puntaje a cada uno de los participantes, pero sólo pusieron los de los dos mejor calificados, Manuel Huerta y Rocío Nahle.

“Manuel Huerta tuvo 8.5 puntos con De las Heras, 3.5 con Meba y 7 con la CNE. 19 puntos en total.

“Rocío Nahle, por su parte, tuvo 4.5 puntos con De las Heras, 6.5 con Meba y 3 con la CNE. 14 puntos sumados.

“Así, el promedio de Manuel Huerta fue de 6.33, mientras que Rocío Nahle quedó con 4.66.

El mejor calificado entonces resultó el exdelegado de Bienestar en Veracruz”.

Reprobada, Rocío Nahle ya ve su realidad. Ni se le percibe honesta, ni confiable, ni cercana a la gente, ni con opinión positiva, ni la gente cree que cumpla o que conozca el estado de Veracruz, ni que sea buena candidata.

Es un mito. O mejor dicho, un mito que se derrumba, sin la credibilidad que exige la elección de Veracruz en 2024.

Electoralmente es vulnerable. Aquí, en INFORME ROJO, se planteó que sería candidata así perdiera en los sondeos de las encuestadoras (https://bitly.ws/324yt). Es una imposición, facilitada porque el que la derrota, Manuel Huerta, comedidamente la dejó pasar. A cambio, será senador. Así pierda la elección, es primera fórmula y su lugar está reservado en la Cámara Alta.

Con esos números, si Bola 8 hubiera ganado las encuestas, no las cuatro que él se encargó de filtrar en redes sociales, habría frustrado la imposición.

Nahle es inelegible. Nacida en Río Grande, Zacatecas, hija de zacatecanos, incumple el requisito clave que exige la Constitución de Veracruz: ser nativa o hija de padre o madre veracruzanos.

Es inelegible y marrullera. Urdió una trampa legal para adquirir la condición de veracruzana, la Ley Nahle, una reforma al artículo 11 de la Constitución local que hace nativa a quien tenga hijos nacidos en Veracruz.

La Ley Nahle fue aprobada por la mayoría morenista en el Congreso estatal. La impulsó la diputada local por Cosoleacaque, Magaly Armenta, hoy en busca de una diputación federal. La operó el corifeo mayor de la ex secretaria de Energía, Juan Javier Gómez Cazarín.

En el feudo de Nahle, no tuvo objeción. En la Suprema Corte, donde sí saben de leyes, la anularon. Un fraude a la ley, dijo el entonces ministro Arturo Zaldívar, y eso que es ultraobradorista.

Su recua pregona que podrá ser candidata por acreditar 30 años de residencia en Coatzacoalcos, Veracruz. Falso. La Constitución no plantea que la residencia sustituya al requisito de ser nativa. Son ambos y la zacatecana no los cumple.

Para Nahle, el problema es mayor. No sólo fue vencida por Manuel Huerta en honestidad, confiabilidad, cercanía a la gente, opinión positiva, cumplimiento, conocimiento del estado de Veracruz o que fuera vista como buena candidata, sino que legalmente no puede ser candidata.

Pero es la favorita del harem político. 126 millones de mexicanos la vieron perder y el Peje López Obrador la impuso. 126 millones pueden decir “no” y Andrés Manuel dice “sí”.

Sólo vale lo que diga el necio de la nación.

La medición de las encuestadoras es la fotografía del momento. Rocío Nahle no fue la mejor vista. No está en el ánimo del elector. No tiene turbinas para volar.

Simplemente es el capricho de López Obrador.

Archivo muerto

Ernesto Ruffo instala la Fuerza Rosa en el sur de Veracruz. Llega este sábado 11 a Coatzacoalcos, donde presidirá la toma de protesta de los comités de apoyo a Xóchitl Gálvez Ruiz, el vínculo con la sociedad civil. Son 21 comités de igual número de municipios de los cinco distritos electorales del sur: Coatzacoalcos, Minatitlán, Cosoleacaque, San Andrés Tuxtla y Acayucan. Ernesto Ruffo Appel es un histórico en la transición democrática en México. Fue el primer gobernador de oposición cuando imperaba el régimen autoritario priista. Su mandato en Baja California abrió el camino a una secuela de triunfos panistas en aquella entidad hasta que Morena, con Jaime Bonilla Valdés, hoy ex morenista, llegó a la gubernatura. Ernesto Ruffo tiene la encomienda de aglutinar en Fuerza Rosa a las distintas expresiones, corrientes y grupos que operan y promueven la candidatura presidencial de la senadora Xóchitl Gálvez a la Presidencia de México. Su referente en el sur de Veracruz es Claudio Cahuich Velásquez, ex regidor en Coatzacoalcos, a quien se debe la constitución de los comités de Fuerza Rosa en la región… Embozado, bajo la mesa, Juan Javier Gómez Cazarín armó y lanzó la embestida contra el PRI en Coatzacoalcos. Día con día, previo a la toma de posesión de Octavio Sen y Carmen Ortigoza, se dejaban sentir los llamados de Manuel Cabanas a priistas y no priistas, “sugiriendo” apoyar a Sheyla Jara en su intento por frustrar el relevo en el comité municipal. Insistía —cuentan los insiders— arguyendo a favor de la ex dirigente juvenil priista. Cabanas es asesor del líder del Congreso veracruzano, el morenista Gómez Cazarín. O sea, Cabanas, quien fuera pieza de la estructura electoral del ex alcalde Marcelo Montiel Montiel, haciendo la talacha sucia para reventar la toma de protesta en el PRI de Coatzacoalcos. Gómez Cazarín es así de sucio, adicto a la tenebra, al golpe artero, al despojo desde las sombras. Cabanas —refieren los insiders— fue operador y en el intento se quedó. Carlos Vasconcelos Guevara, el dueño del PRI en Coatzacoalcos fue tajante: Sheyla Jara no va a pasar y no pasó. El episodio de violencia verbal, con José Luis “Güicho” Vasconcelos Ramos atajando a Sheyla Jara, devela en qué línea operan. Es el eje Gómez Cazarín-Hector Yunes. Es el eje Morena-Héctor Yunes. Gómez Cazarín pone los agitadores; Héctor Yunes a la aspirante marginada. Y Sheyla ni enterada cómo se le usó. ¿O lo sabía y se prestó?… Diez meses después, Carmen Medel salió trasquilada. Pierde frente al sindicato de empleados del ayuntamiento de Minatitlán y deberá pagar una millonada. Un tribunal de alzada, el colegiado de Coatzacoalcos, tribunal federal, emitió sentencia: la huelga es legal. La alcaldesa Carmen Medel Palma, que es tozuda y necia, tendrá que pagar salarios caídos, reinstalación de empleados en sus plazas de trabajo y gastos derivados del conflicto, alargado por la cerrazón de la edil, el silencio del cabildo, la ausencia de asesores o la voz de los que le aconsejaban negociar pero que la doctora desdeñó. Carmen Medel, si tiene conciencia, cargará con la muerte del trabajador municipal, Arturo Gómez Núñez, a quien la depresión por la deudas, por la incertidumbre, lo llevó a la tumba. En 10 meses, Carmen Medel echó mano de personal eventual, el que servía para cubrir las tareas de los sindicalizados. Y, obviamente, se les pagó por sus servicios. El insider y el pueblo de Minatitlán, se pregunta con qué partida, de qué cuenta bancaria, de dónde saldrán los recursos para cubrir los salarios de los huelguistas? Carmen Medel debió resguardar la nómina, los casi 10 meses de la partida correspondiente a salarios. Si no lo hizo, que prepare la cobija, los cigarros y la paciencia porque el frío de las rejas sacude al más bragado. Hay algo que se tipifica como desvío de recursos públicos y es un dolor de cabeza… Sola y su alma, Rosalinda Tolentino Escayola por fin pepenó algo: una gorra del PVEM. Y en ella el apellido de una zacatecana, el de Rocío Nahle. La zarandaja se le ocurrió a Isaac Férez, joven inquieto, de escaso kilometraje político, muy famoso en el tendero del Me Too de la Universidad Anáhuac, que puja y puja por una diputación federal. A Rosalinda Tolentino nadie le puede regatear su entrega, su operación política, la construcción de células políticas que luego transforma en estructuras electorales. Nadie olvida, tampoco, su rol en el Partido Acción Nacional, la cruzada contra el duartismo, contra el fidelismo, contra el priismo de 2016, la hazaña de desterrar al PRI del poder y atajar a Morena. Rosalinda Tolentino fue una máquina de jalar adeptos, sumar voluntades, enfrentar el efecto López Obrador, lograr una votación inédita para un candidato panista, Miguel Ángel Yunes Márquez, millón y medio de votos que, sin embargo, no impidió la derrota ante Morena, la caída del proyecto yunista azul, el fracaso de tener el gobierno de Veracruz. Rosalinda Tolentino fue antimorenista. Y hoy se rinde ante Rocío Nahle. Se hinca ante lo que antes combatió. Por lo menos ya pepenó algo: una gorra del PVEM. Y el apellido de Rocío Nahle. Así andarán los sondeos que el obradorismo verde echa mano de los conservas, como les dice el Peje de Tepetitán, alias Andrés Manuel López Obrador, el porro de palacio nacional…

[email protected]

www.mussiocardenas.com

https://bit.ly/478DUl8

image.png