Rasuradora a los estados

77

Las previsiones financieras contenidas en el Paquete Económico 2021 presentado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) al Congreso de la Unión no auguran nada bueno para estados y municipios.

Mientras a proyectos como el Tren Maya se le buscan elevar los recursos de manera descomunal –más de mil por ciento para comprar locomotoras y vagones de pasajeros-, y por supuesto que aumenta el dinero para los programas sociales clientelares del gobierno de la autoproclamada “cuarta transformación” –para la Secretaría del Bienestar se propone un presupuesto de 189 mil 970 millones de pesos en pleno año electoral-, las entidades federativas sufrirían un drástico recorte que compromete la puesta en operación de cualquier clase de plan de desarrollo.

En total, Hacienda contempla una reducción para los 32 estados de la República de 108 mil millones de pesos menos respecto de lo que recibieron este año. Una baja de 5.5 por ciento en las aportaciones, participaciones, convenios de coordinación y demás subsidios que reciben del gobierno federal.

Las partidas que serían afectadas son los ramos 23, de Previsiones Salariales y Económicas, y 28, de Participaciones a Estados y Municipios. Esto, según la SHCP, debido a que la Recaudación Federal Participable se vino abajo a causa de la parálisis de la actividad económica a la que llevó el confinamiento por la pandemia de la covid-19.

En el caso del estado de Veracruz, la caída en sus recursos es estrepitosa. Hacienda pretende quitarle mil 396 millones de pesos de sus participaciones y otros 561 millones provenientes de la partida correspondiente a subsidios y aportaciones.

Son prácticamente dos mil millones de pesos los que dejaría de recibir la entidad veracruzana, en donde de por sí no existe obra pública relevante –aunque sí muchas corruptelas alrededor de la poca que hay- en lo que va del sexenio de Cuitláhuac García Jiménez.

Varios gobernadores están “colgados de la lámpara” ante lo que consideran una visión “centralista” del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El mandatario de Jalisco Enrique Alfaro –uno de los que decidió abandonar la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) hace pocos días para lanzar un nuevo organismo opositor, la Alianza Federalista- acusó un “golpe” a su estado e incluso cuestionó lo que dirán varios de sus homólogos –como los de Morelos, Puebla y Veracruz- “que han caído en actos de lambisconería ofensiva”, al darse cuenta que también les pasaron la “rasuradora”.

Pues al menos el de Veracruz no ha dicho “ni pío” hasta ahora. ¿Será porque ya le aprobaron en el Congreso del Estado “prender” la “licuadora” y que la Secretaría de Finanzas y Planeación concentre y maneje discrecionalmente los recursos no ejercidos por los entes públicos locales?

 

Nuevo asesinato de periodista en Veracruz

 

Mientras en todos los niveles de gobierno están ocupados en cualquier cosa menos en atender lo importante, la espiral de violencia vuelve a azotar con brutalidad al gremio periodístico veracruzano, desprotegido, vilipendiado y altamente vulnerable en todos los sentidos.

No basta con que hipócritamente las autoridades condenen ahora el asesinato del reportero Julio Valdivia en la zona central del estado. Estamos hartos de escuchar vanamente que no habrá impunidad. Si no pueden, ya saben lo que tendrían que hacer.

 

Email: [email protected]

Twitter: @yeyocontreras