Por egoísmo, la oposición no tiene un candidato ganador

*Se trata de los mismos nombres con pasado chamuscado

*En México 5 millones de mayores de 15 años son LGTBs

 

QUIZA LO más prudente que deberían asumir los partidos opositores de cara al 2024, confundidos y desbalagados como se encuentran por las ambiciones personales de sus cúpulas, sería la apertura de una encuesta al interior de la sociedad y no de sus propios grupúsculos, para que emerja un verdadero líder en quien confíen los que  han perdido la esperanza. Porque insistir en los mismos apelativos sería infructuoso, incluso si se habla de Lilly Téllez, del PAN, que si bien es uno de los más sonados en redes sociales, para muchos no es confiable ya que la periodista y política se inició al lado de Morena y, posteriormente dio el salto a Acción Nacional donde comenzó su compaña individual como aspirante a la presidencia, siendo su fuerte los constantes ataques al Presidente López Obrador y su gabinete, algo que se ha tornado tedioso, ya que pareciera no tener mayores argumentos. Téllez tiene 55 años, es originaria de Sonora y auto declarada posible candidata de Va Por México para ser presidenciable, pero su perorata no ayuda a atraer morenistas que ya no creen en sus dirigentes, pero siguen adorando a AMLO. Otro es Santiago Creel Miranda que, a decir verdad, ya dio todo de sí, y su propia imagen arrogante y proveniente de la burguesía no le ayuda del todo. El ex funcionario de Vicente Fox es otra de las figuras relevantes de Va Por México,  también miembro del PAN. Tiene 68 años y actualmente dirige la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, y en el sexenio de Vicente Fox fue el Secretario de Gobernación. Por el PRI se menciona a Beatriz Paredes Rangel, ex gobernadora de Tlaxcala y un rostro ya muy conocido, quien compitió para ser jefa de Gobierno de la CDMX contra Claudia Sheinbaum y perdió, y ahora ha mostrado su interés por ser candidata de la oposición rumbo a las elecciones presidenciales de 2024, seguramente contra la misma morenista. Es socióloga por la UNAM, tiene 69 años y será su primera competencia interna para aspirar a la presidencia; sin embargo, ya acumula dos derrotas a nivel local por la CDMX, pues en el 2006 también cayó en la contienda ante el PRD de Miguel Ángel Mancera. Respecto al PRD, destaca Silvano Aureoles, que es uno de los menos conocidos, pero ya declarado aspirante de Va Por México; ex gobernador de Michoacán y uno de los fundadores del PRD, por lo que actualmente funge como una de las principales banderas del partido amarillo. El agrónomo de 57 años también destaca por haber sido vicepresidente de la mesa directiva en el Senado en 2012; sin embargo, su nombre apenas empieza a sonar entre la ciudadanía, mientras ya se encuentra en campaña para poder ser seleccionado.

 

OTRA PRIISTA que tambien suspira, es Claudia Ruíz Massieu, hija del malogrado ex secretario general del PRI,  Francisco Ruiz Massieu, quien fuera gobernador de Guerrero asesinado en la CDMX en 1994. Es senadora por el PRI y de su lado materno también hay política de por medio, pues su madre, Adriana Salinas, es hermana del expresidente Carlos Salinas de Gortari. A esos, que son los nombres más notables se suman otros aspirantes como el senador Miguel Ángel Mancera, quien ya fue procurador de la Ciudad de México y ex Jefe de Gobierno; Enrique de la Madrid, ex secretario de Turismo e hijo del ex Presidente Miguel de la Madrid Hurtado; José Ángel Gurría Trevino, ex secretario de Relaciones Exteriores y luego secretario de Hacienda y Crédito Público con Ernesto Zedillo, y ex  Secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, y acaso el único con proyección internacional; Ildefonso Guajardo, ex secretario de economía con Enrique Peña Nieto; Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación y ex Gobernador de Hidalgo, quien no vive su mejor momento; el eterno Gabriel Quadri, Maru Campos, Francisco Cabeza de Vaca, Demetrio Sodi y Gustavo de Hoyos, este último dirigente empresarial, además de la incertidumbre alrededor de Ricardo Anaya. A la larga lista se añade Alejandro Murat Hinojosa, ex gobernador de Oaxaca,  quien ya se deslindó de Va Por México, pero que reafirma constantemente poder ser aspirante a la presidencia de manera independiente.

 

SE TRATA de nombres conocidos en su mayoría, pero mayoritariamente quemados ante la sociedad, por lo que el PAN, PRI y PRD, que ya dieron sus primeros pasos normativos dentro de sus organizaciones para aprobar un método de selección de su candidato presidencial común, deben asumir consciencia de que insistir en los mismos nombres solo les llevara a un contundente fracaso. Mexicanos hay muchos y de gran nivel y respetabilidad, pero la oposición, atrapada en sus intereses solo busca beneficios personales o de grupo, y no, precisamente el de la sociedad, ya que en el concierto nacional hay científicos de renombre, académicos, hombres y mujeres capaces de ganar una elección si la oposición realmente se une. Por lo pronto el acuerdo es que los bloques definirán a su abanderado la primera semana de septiembre próximo, pero lo que llama la atención es la copia que la oposición, a falta de ideas, está haciendo de los mecanismos de morena, ya que mientras en el partido guinda el ganador de la encuesta será nombrado coordinador nacional de la defensa de la Cuarta Transformación, por parte del PAN, PRI y PRD se denominará responsable de construir el Frente Amplio Opositor. La nomenclatura se explica porque las precampañas se inician oficialmente hasta la tercera semana de noviembre, y antes de esa fecha no pueden hacer llamados al voto o encabezar alguna otra actividad similar, porque podrían ser sancionados por actos anticipados de precampaña y de campaña (aunque Morena ya los hace). Como fuera, si la oposición insiste en los mismos, incapaces de haber construido una candidatura inmersos en sus propias ambiciones, la elección del 2024 para ellos está perdida, y lo mismo ocurrirá en los Estados donde habrá relevo de Gobernadores. Al tiempo…

 

*****

 

PESE A que México sigue siendo un País machista por excelencia, donde –como dijera el poeta del pueblo, José Alfredo Jiménez- la vida no vale nada, no debe ser grato para quienes se resisten a la igualdad y respecto a la condición de género saber que en México, una de cada 20 personas se auto identifican con orientación sexual y de género lésbico, gay, bisexual, trans, intersexual y otras identidades (LGBTI+), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), algo que habla de los tiempos modernos y de la apertura que vive el País, aun cuando los deleznables crímenes de odio sigan a la orden del día. De acuerdo al organismo, y a propósito del Día Internacional del Orgullo LGBTI+, en México 5 millones de personas mayores a 15 años en el País asumieron pertenecer a ese grupo poblacional, según resultados de la Encuesta Nacional sobre la Diversidad Sexual y de Género (ENDISEG). La comunidad se compone por diversas personas con una orientación sexual y/ o identidad de género (OSIG) no normativa. Una décima parte se identificó como lesbiana; poco más de una cuarta parte como gay u homosexual, mientras que poco más de la mitad o 2.4 millones, como bisexual y 11.2 por ciento como personas con otra orientación sexual. Así las cosas, y felicidades a quienes defienden sus derechos. OPINA [email protected]