Pese a amparos, Franco, Tito y Winckler siguen en prisión

’27/09/2023’
’27/09/2023’
’27/09/2023’

*Son “presos políticos” de García y FGE evitará que salgan

*Rogelio debería salir el viernes; a Tito lo liberan y detienen

 

TRES CASOS que seguramente serán concluyentes para demostrar que el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez usa la justicia a modo para dar rienda suelta a revanchismos tintes autoritarios que raya en dictadura, corresponden a Jorge Winckler Ortiz, ex Fiscal General del Estado privado de la libertad en el Penal de Máxima Seguridad del Altiplano, antes Almoloya en el Estado de México, quien ya obtuvo la suspensión de un juzgado Federal de Veracruz en contra de la vinculación a proceso que un juez de control federal le dictó el 31 de julio del año pasado por delitos de desaparición forzada y secuestro. El efecto es para que el juez de Proceso y Procedimiento Penal Oral del Décimo Primer Distrito Judicial de Xalapa, agende una nueva audiencia de revisión de medida cautelar, por lo que expertos no descartan que el hombre fuerte de Miguel Ángel Yunes Linares, cuando se desempeñó como Gobernador del Estado, pudiera abandonar la tétrica cárcel donde han estado infinidad de narcotraficantes, secuestradores, asesinos, y hasta el criminal que segó la vida de Luis Donaldo Colosio Murrieta aquel 23 de Marzo en Lomas Taurinos, Baja California. Y es que contra Winckler Ortíz, quien fue destituido del cargo de Fiscal en septiembre de 2019, y detenido el 25 de julio de 2022 en Puerto Escondido, Oaxaca por elementos del Ejército, del Centro Nacional de Inteligencia y de la Coordinación Nacional Antisecuestro, días después de que un tribunal le negó un amparo para ser reinstalado, el gobernante en turno se ha ensañado, ya que la prisión en la que se encuentra era innecesaria. Ciertamente, durante el gobierno del panista Yunes Linares, Winckler Ortiz se distinguió por confrontarse con familiares de personas desaparecidas y por bloquear periodistas en redes sociales, por lo que en Septiembre del 2019, la Comisión Permanente del Congreso Local –ya durante el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez– lo separó de manera temporal del cargo por no cumplir con el mandato constitucional de contar con certificación de confianza y su revalidación. Seis meses después, lo separó de forma definitiva, mientras que el 23 de septiembre del 2019, un juez giró una orden de aprehensión en su contra como parte del proceso penal 296/2019, por presuntamente haber privado de la libertad a Francisco Zárate Aviña, jefe de escoltas de Luis Ángel Bravo Contreras, ex Fiscal General del Estado durante el gobierno de Javier Duarte. Con todo y ello, la decisión de encerrar a Winckler Ortiz en un penal de máxima seguridad fue violencia innecesaria, y por ello un Juez Federal le concedió un nuevo amparo que podría colocarlo a las puertas de la libertad, o por lo menos llevarlo a una prisión menos lúgubre.

 

OTRO CASO corresponde a Rogelio Franco Castán a quien su ex esposa lo denunció por violencia intrafamiliar tras el divorcio, aun cuando la propia hija de la denunciante y el resto de los descendientes de ambos prefirieron quedarse al lado del padre, por lo que la madre, asesorada por mentes malévolas decidió denunciarlo por presunta retención de menores en un afán de saciar una sed de venganza enfermiza contra el padre de sus hijas. Por lo pronto, la defensa del ex secretario de Gobierno, ex diputado local y Federal y ex dirigente Estatal del PRD ya realizó un extrañamiento para que el juez de control fije fecha de audiencia a fin de eliminar la prisión preventiva a la que está sujeto dentro del proceso por el delito de retención de menores y pueda salir en libertad. Y es que según el abogado Luis Enrique González Lira, mediante el amparo 510/2022 dado a conocer el viernes, el juez de control tiene 24 horas para fijar nueva fecha de audiencia, que no debe ser más allá de cinco días, por lo que Franco Castán, si no le inventan otro delito, estaría abandonando la cárcel el viernes 18 de este mes. Y es que actualmente no tiene ninguna otra medida cautelar de prisión preventiva justificada impuesta, no tiene ningún otro proceso en el que se le establezca una medida que lo mantenga privado de su libertad, por lo que confían en que a más tardar el próximo viernes a las 3 de tarde, Franco salga de prisión tras permanecer 29 meses en esta, es decir, casi dos años y medio después de que fue aprehendido en varias ocasiones por 10 delitos en seis procesos diferentes.

 

CON TODO y ello, la defensa no confía del todo en las autoridades, por lo que esperan otra nueva jugarreta de Cuitláhuac García Jiménez por conducto de la Fiscalía General del Estado para retenerlo en prisión, como ha ocurrido con otros casos, incluido el de la jueza de Cosamaloapan, Angélica Sánchez Hernández, quien era, hasta hace poco una jueza de control. Llevaba 25 años trabajando en la justicia, pero una resolución que emitió por instrucciones de un juez Federal le llevó ahora a la cárcel de donde salió, finalmente, gracias a un amparo Federal con órdenes de reinstalarla, a lo que se niega la servil presidenta del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, Lisbeth Aurelia Jiménez Aguirre, pues según ella, la decisión se basa en el proceso administrativo al que Sánchez está siendo sometida, además de la expiración de su contrato el pasado 30 de junio tras 25 años de buen servicio. Y es que según Jiménez Aguirre, a pesar de que Angélica Sánchez logró obtener un amparo, dicha protección solo protege su situación en relación con una posible violación a sus derechos federales en el momento de su detención. Sin embargo, la orden de aprehensión en su contra todavía está en vigor y forma parte central del amparo en proceso. Insiste en que la concesión del amparo no implica que Angélica Sánchez sea absuelta de los cargos de delitos contra la fe pública y tráfico de influencias, ni tampoco invalida la carpeta de investigación en su contra. En fin, se trata de complacer a Cuitláhuac García Jiménez y su insaciable sed de venganza.

 

PERO VOLVIENDO al caso Rogelio Franco, si todo marcha conforme a lo esperado por su familia, ex secretario de Gobierno durante el bienio de Miguel Ángel Yunes Linares tendría que ser liberado a más tardar el próximo viernes 18 a las 3:00 de la tarde. Por lo pronto, Mina, Viviana y Luisa Fernanda Franco Alvarado, en conferencia de prensa desde el puerto de Veracruz, señalaron que su padre estaría a unas horas de salir del penal de Pacho Viejo municipio de Coatepec, donde ha pasado los últimos 29 meses. “Después de 29 meses de angustia e incertidumbre, queremos compartir esta gran noticia para nosotras. Nuestro padre está a unas horas de obtener su libertad y acabar con esta injusticia de casi dos años y medio”, destacan.

 

DONDE NO se ve para cuando, es en el caso de Tito Delfín Cano, el ex alcalde de Tierra Blanca, ex diputado y ex aspirante a la dirección Estatal del PAN, quien luego de que el 24 de Septiembre del año pasado fuera liberado por la juez Mónica Segovia en cumplimiento de un amparo indirecto liso y llano concedido por un juez federal, otra vez fue reaprehendido en cumplimentó de otra orden de aprehensión. Delfín Cano es considerado preso político del gobierno de Cuitláhuac García, y lo mismo ocurrió con Nicolás Ruiz, otro panista ex candidato a la alcaldía de Minatitlán. Tito ahora está preso por presuntos delitos electorales, por los que ya obtuvo un amparo, pero le seguirán buscando ilícitos para mantenerlo en prisión, mientras alcaldes mataperros de MoReNa gozan de cabal libertad…OPINA [email protected]