NI CAPACITACIÓN Y TAMPOCO PERFIL EN EL PODER JUDICIAL

243

Cartas a la redacción:

*”CHABELA, ROMPE MARCA”

Mientras se conoció que el Congreso del Estado, independientemente de quienes ahora lo integran, están bajo sospecha de ser considerados probables responsables de algunos delitos, entre ellos varios motivados por desacatar mandamientos de la Justicia Federal, la cueva de Alí Babá, encabezada por Isabel Inés Romero Cruz, también metida en este embrollo, lo que más adelante comentaremos.

Nos hemos cansado de señalar la serie de errores y verdaderas tonteras que en Poder Judicial de Veracruz se comenten.

Hoy les comentaremos, del caso que ocurre en el llamado CECOFAM, que no es otra cosa que el Centro de Convivencia Familiar.

Con un gran esfuerzo y dedicación la Psicóloga y Licenciada en Derecho Laura Silvia de Castro Quintana, por varios años demostró su capacidad y buenas maneras para tratar a los padres de infantes, así como a quienes la requerían, a veces par labores que interesaban a los altos mandos del Poder PERJUDICIAL,  que a los recomendados de los jerarcas del Poder Ejecutivo.

Conto desde luego con el auxilio del personal a su cargo, lo que Laurita siempre reconoció.

Pero de buenas a primeras, por uno de esos caprichos post climatéricos de la presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Isabel Inés Romero Cruz, también para dar espacio al amanerado Horacio Said González Guerrero, quien se hace llamar “doctor”, aunque oficialmente solo tiene el grado de maestro, pero que cuenta con la bendición que le significa ser pariente de Eleazar Guerrero, lo que seguramente le hace merecedor hasta de títulos divinos; Laurita fue separada del cargo, dándose paso al metrochoto, quien venía de fracaso en fracaso, en la llamada Secretaria Adjunta del Consejo de Judicatura, donde su manifiesta estupidez colmo el plato hasta de su pariente.

Pero solamente unas horas le bastaron a Horacio y por qué no decirlo a la propia Clabelita, para seguir haciendo el ridículo y expresar tontamente que ahora si el CECOFAM iba a funcionar, porque quienes estaban antes casi nunca acudían a trabajar y que la designación del “doctor”, era la mejor decisión. Qué pena, que quienes trabajan, no reciban el trato digno que su labor merece.

Por lo demás, en CECOFAM debe ser encabezado por un experto en Psicología, no reprochamos a Horacio Said, su preferencia por el arcoíris, pero si su falta de tacto y desconocimiento de la materia; pero al fin es un auténtico producto del nepotismo que en Veracruz caracteriza a la 4T

Y AUN HAY MÁS: OLGA LIDIA SERRANO VARGAS

Pero si Chabelita  tiene en el Consejo de la Judicatura como proyectista a un arquitecto, no debe extrañarnos que en la Dirección de Comunicación Social de Poder Judicial, se tenga a una ignorante que se dice licenciada, seguramente que esta persona lo es, pero en ciencias muy ocultas.

Este es el caso de la nativa de Juchique de Ferrer, Olga Lidia Serrano Vargas, es una as de las que utilizando una simple paginita electrónica ya se siente periodista y presume de ser licenciada en comunicación social.

Si usted lo duda, chéquelo en el Registro de la Dirección General de Profesiones de la Secretaria de Educación Publica; pero la consentida de Isabel Inés Romero Cruz, Olga Lidia Serrano Vargas, no tiene antecedente en profesión alguna.

La recomendación para ocupar el cargo viene de uno de los personajes consentidos de Roberto Carlos, ¿recuerda usted la canción de amada amante? Pues un Guerrero se le atravesó en el camino, pero la que manda es ella ahora, quien resulto ser madrina de Olga Lidia.

Aseguran las malas lenguas que el alto sueldo que Chabelita le otorga a Olga Lidia, se lo reparte esta última con su madrina, precisamente la de la canción arriba citada.

Pero ya se dio, Olga Lidia es buena para organizar las fiestas conbebidas allá en el Palacio de Justicia, no da para más, aunque tenga ahora carro oficial y chofer pagado por el Poder Judicial, o sea con los impuestos de usted amigo lector y los nuestros.

En el colmo de los colmos, Sergio Naranjo, periodista de buen nivel y con título profesional, es un subordinado de la directora de comunicación social del Poder Judicial, la inepta Olga Lidia Serrano Vargas.

Se supone, que Cuitláhuac Gracia Jiménez, tanto dice luchar y querer a la Universidad Veracruzana, pero en el fondo, parece odiar también a la capacitación y al conocimiento, al permitir este tipo de situaciones que atentan contra la propia FACICO, formadora de grandes periodistas y parte de la Universidad Veracruzana.

La doble moral palaciega.