Nepotismo y aviadores someten a Cuitláhuac

75

*Gobierno del Estado agencia de colocaciones

*Cual caníbales morenistas se devoran entre sí

 

AUNQUE LA corrupción es el tema que anima las mañaneras presidenciales –no sabemos si, también, hay mañaneros, pero las mañaneras con sus exabruptos, diatriba y provocación cotidiana no faltan-, lo cierto es que el discurso acostumbrado suena hueco cuando en Veracruz la polución al interior de la administración estatal se da en todas las instancias y niveles, llámense Ejecutivo, Legislativo o Judicial con la imposición de familiares en franco nepotismo –expresión que define a la preferencia que tienen algunos funcionarios públicos para dar empleos a familiares sin importar el mérito para ocupar el cargo-, y es tal la desfachatez que cuando algún integrante de MoReNa se torna incómodo a los propios morenistas, estos le sacan los “trapos al sol” y le descubren que en nómina tiene a parientes y la respuesta es tan simplista como la que ofreció el diputado José Magdaleno Rosales Torres que reconoce que su hijo solo concluyó la primaria, y que lo tenía trabajando con un sueldo de 15 mil mensuales en el Congreso más otras prestaciones, pero que así lo hacían gobiernos anteriores. Y uno pensaría que es el único caso de nepotismo, dada la santidad que asume este Gobierno, pero apenas el año pasado la diputada local por Xalapa Urbano, Rosalinda Galindo Silva admitió que integrantes de su familia laboran en áreas del Gobierno del Estado y en el Ayuntamiento local, sin embargo negó que se trate de un presunto delito de nepotismo porque ella cobra un salario en el Poder Legislativo y sus parientes en el Ejecutivo, aunque sí hay conflicto de interés puesto que al ser legisladora de Xalapa recomendó a sus parientes, lo mismo que introdujo a otros en el Gobierno del Estado, entre estos, a Nadia Alvarado Galindo y Katia Alvarado Galindo que “laboran” en el área de Promoción de la Secretaría de Turismo.

 

Y COMO una acción trae siempre una reacción, ahora se sabe que el presidente de la Junta de Coordinación Política de MoReNa en el Congreso Local, Juan Javier Gómez Cazarín tiene a 8 familiares en cargos dentro del gobierno estatal, dos de estos en la Legislatura, pero también en la SEV, Tránsito, Sedesol, Hacienda y otras dependencias, convirtiendo al Gobierno del Estado en una agencia de colocaciones –algo que no sucede ni en el sector privado, donde se privilegia la vocación y el talento antes que el oportunismo-. El caso más emblemático corresponde a Luis Alberto Gómez Cazarín que recomendado por su influyente hermano, el presidente de la Junta de Coordinación Política, cobra no en uno, sino en dos lugares al mismo tiempo con el aval de Zenyazen Roberto Escobar García, y la lista es extensa con toda la desfachatez del legislador que aparte posee una lista de reporteros y medios de comunicación que le hacen fiesta en Los Tuxtlas, donde espera convertirse en diputado federal o alcalde, o su papá que es financiado por el Ayuntamiento de Hueyapan para que sea el futuro munícipe.

 

Y TODO esto lo sabe el gobernador Cuitláhuac García Jiménez a quien no le interesa gobernar sino cobrar el salario y gozar de los beneficios que le da el poder, desentendiéndose de los conflictos que afectan a los gobernados como es la inseguridad y el desempleo, y cuando le abordan se va por la tangente y como es costumbre le echa la culpa al pasado, argumentando, si es que se puede argumentar, que el problema real en el Gobierno es que hay más de 500 aviadores del pasado tan solo en la SEV, y qué decir de otras dependencias, pero soslaya abundar en torno a los recomendados, familiares de colaboradores que cobran fuertes sumas sin devengarlas, como Luis Alberto Gómez Cazarín que cobra, también, como maestro de tiempo completo en una escuela de la comunidad de Zapoapan de Cabaña, gracias a su hermano el presidente de la Junta de Coordinación Política. Luis Alberto fue recomendado como director de Telebachillerato en Jáltipan, y con el aval de Zenyazen Escobar García, secretario de la SEV, cobra 45 mil pesos en ese cargo, y también cobra como director de Plantel C, con la clave 005,  en Zapoapan de Cabaña, otra comunidad a donde no va.

 

PERO ESO es micro comparado con el nepotismo, la corrupción, negocios subrepticios y la compra de conciencia de algunos comunicadores, algo que García Jiménez soslaya, y aprovechando su participación en el programa “A 8 Columnas” de la televisora Estatal la noche de este miércoles (que por supuesto está a su disposición), insistió en que las anteriores administraciones dejaron un desastre administrativo en todas las áreas, lo que definió como un problema grave “y no sencillo de resolver”; sin embargo, advirtió que se actuará conforme a derecho. Pero de los aviadores, familiares de sus más cercanos colaboradores nada dijo, y eso siempre ocurre con los grandes conflictos que atañen a los veracruzanos. La fuga de recursos por conducto de personas que no laboran pero cobran se da, principalmente en las Secretarías de Salud y Educación. Pero saliéndose por la tangente, cuando se le pregunta el nombre de la dependencia refirió: “Es una de educación. Me voy a ahorrar todavía el nombre porque es un problema grave”, y volvió a la carga: las administraciones anteriores permitieron esa situación que implica una investigación a fondo. “El problema es que sí hay gente trabajando, que está defendiendo su trabajo y prestando el servicio. Pero se aprovechó para colocar a otros que no tienen el perfil, que no están más que en la grilla sindical”, y ese es el caso, precisamente de los familiares de sus colaboradores que se negó a tocar.

 

LA LISTA de familiares de los cercanos colaboradores del Gobernador en instancias de gobierno es muy grande, de acuerdo a lo que nos hacen llegar funcionarios menores de áreas administrativas, y el asunto no es nuevo si se recuerda que apenas iniciada la administración, uno de los primeros casos que trascendieron fue el de la ahora ex secretaria de trabajo, Guadalupe Argüelles Lozano, quien contrató, como segunda en el mando en esa dependencia a su hija, Quetzalli Cárdenas Argüelles, quien era jefa de Departamento Jurídico y de Amparos, y que tras revelarse semejante abuso, se le detectaron ocho aviadores, entre estos su esposo y su hijo que, por cierto, tras ser excluido, seguía gozando de privilegios ya que conducía un auto de la dependencia ya sin laborar allí, pero tuvo un incidente en el norte del Estado y al ser detenido y revisado traía droga en posesión. Pero ese es solo uno de muchos casos que el Gobernador García Jiménez se niega a ver u oír, sometido por la presencia de su primo hermano, Eleazar Guerrero Pérez como subsecretario de Finanzas y Planeación, desde donde orquestan el futuro del hombre que hoy por hoy está al frente del Poder Ejecutivo Estatal. Algo chicuelón, pero que le permita vivir holgadamente cuando deje el cargo. Así de simple. OPINA [email protected]