Nahle, reprobada como secretaria de Energía

’14/07/2024’
’14/07/2024’

* Ninguna evaluación la califica en positivo

*¿Y así quiere ser la gobernadora de Veracruz?

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

Norma Rocío Nahle García, hoy aspirante a Coordinación Estatal de la Defensa de la 4T, dice que renunció a ser secretaria de Energía “luego de concluir mis labores”.

Pero no renunció por voluntad propia, si no que fue obligada a dejar el cargo.

¿Que evidencias hay de esto?.

Estás son las dos más recientes:

  1. El 12 de octubre, dejó correr la versión, difundida incluso en medios de la Ciudad de México, de que no iba a renunciar, si no que tan sólo pediría un permiso por 25 días para dedicarse a cuestiones “personales”.
  2. Pero todo cambio el 13 de octubre, cuando el Presidente Andrés Manuel López Obrador subió a su cuenta de X un post anunciando que “Me presentó su renuncia Rocío Nahle”.

Sólo 24 horas la dejaron vivir en la ilusión de que podría regresar al cargo después de la contienda interna de Morena.

Rocío Nahle no quería dejar el puesto porque sabe que puede perder.

Pero López Obrador vio el momento adecuado para deshacerse de la funcionaria en torno a la cual ha recibido múltiples quejas al interior de su gabinete.

Nahle dijo, por lo menos en una entrevista con el noticiero “En contacto”, que sus labores habían terminado y que todo lo había hecho bien.

Pero no, es falso.

Se va dejando todo a medias, sin terminar, y mal hecho.

¿Y así quiere ser gobernadora de Veracruz, para repetir el mismo escenario?.

Por eso es que de todos los analistas financieros que hicieron un recuento de su gestión, ni uno, absolutamente ninguno, dijo que su trabajo al frente de la Secretaría de Energía había sido bueno.

Fueron más de una docena de columnas y trabajos periodísticos de evaluación de su desempeño en esa función.

Y todos la reprobaron.

Esto es una muestra de la opinión que Rocío Nahle deja tras de si como secretaria de Energía.

 

NAHLE, REPROBADA COMO SECRETARIA DE ENERGÍA

La columna Templo Mayor, de Reforma, recordó que la “zacatecana Rocío Nahle” dijo primero que podía construir una nueva refinería con 6 mil millones de dólares, luego presupuestó 8 mil millones, “pero Dos Bocas terminará por costar cerca de 20 mil millones”.

Ante esa situación el periódico apunta que “en vez de castigarla, sin embargo, la están postulando para el gobierno de Veracruz”.

Alejo Sánchez Cano, en su columna Desde San Lázaro, de El Financiero, del 12 de octubre, se conduele de los veracruzanos:

“Vaya castigo para los veracruzanos”, apunta, “porque se les presenta la posibilidad de que sean gobernados por un personaje que no nació en esa entidad y que, además, la principal encomienda que tuvo al frente de la Secretaría de Energía, la construcción y operación de la refinería de Dos Bocas, no la llevó a cabo porque fracasó, sin siquiera refinar el primer barril de combustible, al tiempo de que el costo en esta obra insignia del obradorato es, al momento, de 18 mil millones de dólares”.

Y advierte que por lo mismo, aunque llegue a ser candidata, puede no ganar:

“Eso de que con el manto protector de la popularidad del presidente, le basta a cualquier candidato o candidata de Morena para ganar, es un espejismo, ya que si bien es cierto que cuenta ese factor, no es definitivo para triunfar en los comicios respectivos”.

Incluso anota que “diputados opositores federales y locales han señalado reiteradamente que Nahle está catalogada como uno de los peores funcionarios públicos tras acusaciones por malversación de fondos y asignaciones directas a cuates y familiares por casi cinco mil millones de dólares, y ha sido severamente cuestionada por la enorme opacidad que prevalece en la construcción de Dos Bocas”.

Y remata:

“La principal responsabilidad que le asignó el presidente a la extitular de la Sener no la cumplió a cabalidad y menos, que lo que lleva de avance la refinería se haya realizado bajo criterios de austeridad y optimización del gasto público, Nahle hizo todo lo contrario, aunque eso qué importa si ya tiene la candidatura en la bolsa, pero no está garantizado que sea la próxima gobernadora de Veracruz”.

Maricarmen Cortés, en su columna “Desde el piso de remates”, que se publica en las plataformas de Excelsior, cuestiona: Nahle: ¿Misión cumplida?

Y como respuesta le da “el Premio Limón Agrio”, porque además de que “su gestión al frente de Sener fue muy deficiente”, con la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, que está en litigio con más de 200 amparos, “generó un problema en el marco del T-MEC que trata de resolver la secretaria de Economía, Raquel Buenrostro, y evitar un panel arbitral con la firma de un Memorándum de Entendimiento con Estados Unidos”.

Pero además, prosigue Maricarmen Cortés, debilitó a los otrora órganos autónomos del sector: la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión Nacional de Hidrocarburos, el Centro Nacional de Energía y el Centro Nacional de Control de Gas, y “frenó y revirtió el desarrollo de las energías renovables, tanto eólicas como solares, a grado tal que es hoy uno de los principales obstáculos para el crecimiento del nearshoring y del corredor interoceánico”.

Karol García, de El Economista, agrega que “Nahle deja pendientes en autosuficiencia y transición energéticas”, dos de ellos, al menos, de gran calado: uno la agenda de política energética de la cuarta transformación y otro vinculado a los compromisos globales de México en materia de energía limpia.

El primero es conseguir la autosuficiencia en el consumo de combustibles.

El segundo es lograr el avance de la energía limpia al ritmo requerido para cumplir la meta mexicana de producir 35% de la electricidad del país con fuentes libres de emisiones de CO2.

Pero ni una ni otra parece que vayan a lograrse.

A julio del 2023, un 65% del consumo nacional de gasolina se abastecía con producto importado, de acuerdo con cálculos a partir del Sistema de Información Energética de la Sener.

Karol García refiere que todavía el 28 diciembre del 2021, al presentar en la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, un reporte de 10 acciones en marcha para rescatar a Petróleos Mexicanos (Pemex), tanto Rocío Nahle como el director de la estatal, Octavio Romero, pronosticaron la soberanía en combustibles en esta administración; que en el 2022 Pemex reduciría 57% sus exportaciones de crudo para procesar ese aceite internamente y que en el 2023 las exportaciones de crudo serían cero. Todo se refinaría, dijeron, en las plantas de Pemex.

Eso implicaba que las seis refinerías del Sistema Nacional de Refinación (SNR) trabajaran a 80% de su capacidad en el 2022 para llegar a 86% en el 2024.

El escenario contemplaba también que la refinería Olmeca procesara 340,000 barriles diarios de aceite para este 2023.

Pero, no ocurrió ni una cosa ni la otra.

El SNR trabaja hoy a un escaso 50% de sus poco más de 1.6 millones de barriles diarios de capacidad (de acuerdo con cifras de Pemex a julio) y el pasado lunes ocho de octubre Octavio Romero dijo en su comparecencia ante el Congreso que al cierre del sexenio el nivel llegará apenas a un 63 por ciento.

En tanto, la refinería Olmeca, produciría apenas 170,000 barriles diarios este diciembre y llegará a 320,000 al finalizar el próximo año, si las cosas salen como han dicho.

Otro objetivo incumplido de la Sener en este sexenio era conducir a México al cumplimiento de su meta de producir 35% de su electricidad a partir de fuentes libres de CO2, acorde con sus compromisos en el Acuerdo de París del 2016.

Sin embargo, la participación de la energía limpia renovable (eólica, fotovoltaica, hidroeléctrica, geotérmica) no solo no creció, sino que se redujo de 24.9% a 24.4 por ciento, de acuerdo con el reporte de avance de energías limpias del Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2023-2037, publicado en mayo pasado.

Arturo Solís de la internacional Bloomber también borda sobre el fracaso en la refinación de barriles de petróleo y anota que Nahle desde sus primeros días como secretaria, dijo que se rebasaría el millón de barriles diarios de petróleo refinados en los seis complejos de Petróleos Mexicanos, “pero el número más alto que logró fue de 915.000 durante abril de este año”.

Pero el promedio anual está mucho más abajo. Hasta agosto de este 2023, Pemex refinó un promedio de 818,000 barriles diarios durante el último año, un 38% por debajo de la meta proyectada en 2021.

En tanto Mario Maldonado, en sus “Historias de NegoCEOs” de este 17 de octubre, también pondera que “pese a que fracasó en la construcción y operación de la refinería Dos Bocas en Tabasco, fue “premiada” con distintos ofrecimientos que culminarán con su candidatura al gobierno de Veracruz por parte de Morena”.

Mario Maldonado agrega al negro historial de Nahle y la Refinería Olmeca que “además de retrasos y sobrecostos, la obra ha sido objeto de irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (sólo 2,240 millones de pesos en contratos otorgados en 2021, según la revisión más reciente de la cuenta pública), además de que se han revelado presuntos actos de corrupción en la participación de empresas cercanas a la familia de la exsecretaria de Energía y otras de contratistas vinculados a otros altos funcionarios del gobierno de la 4T”.

En su recuento menciona un elemento que puede ser clave en el porque López Obrador la obligó a renunciar, una reunión en julio del año pasado, en la cual el presidente dijo: ‘Rocío se ha distraído con la política de Veracruz; no ha terminado la refinería, pero sí quiere ser gobernadora’.

Por eso es que antes le ofrecieron la presidencia del partido, y luego Sheinbaum le llamó para pedirle que considerara ser su jefa de campaña, justo antes del arranque de la contienda interna de las “corcholatas”, lo que también declinó.

Esto sólo es un breve repaso de los fracasos con los que Rocío Nahle quiere llegar a ser la máxima mística de Veracruz y de mantenerse en esa tendencia, lo más seguro es que dejará Veracruz peor de como está, lo cual sería terrible para los terrenales que habitan en la entidad.