Monreal: como el canino de las dos tortas; se la cobraron

’23/07/2024’
’23/07/2024’

*Marcelo, estaría por correr la misma suerte por chantajes

*Sheinbaum es la dueña del balón y es fémina de rencores

 

YA RICARDO Monreal se quedó como el canino de las dos tortas: sin una (la candidatura Presidencial) y sin la otra (la postulación para el Gobierno de la Ciudad de México), y acaso merecido se lo tiene por esa forma de negociar chantajeando, como pretendió hacerlo aquel 26 de noviembre de 2022, cuando reporteros le preguntaron –dadas sus buenas relaciones que mantenía con los partidos opositores a MoReNa, con los que pudo avanzar en varias iniciativas votando incluso en contra de los caprichos presidenciales-, sobre si consideraba ser aspirante presidencial del bloque opositor, a lo que el líder morenista en el Senado destacó que estaba en un proceso de “definición” política, y que no estaba tomada la última palabra. Veinticuatro horas después de aquella declaración, el 27 de Noviembre de 2022, el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó una marcha en la Ciudad de México a la que asistieron gobernadores, legisladores, secretarios de Estado y miles de simpatizantes de Morena. Ricardo Monreal no estuvo presente y, luego de eso, el líder de su partido, Mario Delgado reconoció que entre los militantes había “repudio” al Senador. Quince días después, el 10 de Noviembre de aquel año, Monreal cantó ante los medios de comunicación un fragmento de Amarga navidad. “Diciembre me gusto pa’ que te vayas”, y lo que parecía ser una broma fue tomado como un amago del líder morenista de abandonar el partido, y aunque a pesar de semejante actitud los colaboradores del Senador rechazaron que en algún momento haya existido la posibilidad de que fuera un candidato presidencial de la oposición, pero la visión de López Obrador fue distinta, y desde entonces le cerró aún más la puerta, lo desterró de palacio nacional, y poco faltó para que le quitaran la junta de coordinación política del Senado. Por ello, ante la cerrazón presidencial, mando a declarar a Néstor Núñez, extitular de la alcaldía Cuauhtémoc en la Ciudad de México y colaborador de Monreal desde hacía 17 años: “Como Monreal tenía diálogo permanente con los coordinadores de los grupos parlamentarios de oposición, porque esa es su chamba, se hablaba y se decía que en una de esas se iba, pero siempre hemos estado muy claros en el movimiento con López Obrador. Yo me atrevería a decirte que nunca estuvo en esa ruta”.

 

LUEGO, FUE el primero en señalar que la búsqueda de la candidatura Presidencial no tenía piso parejo, y que todo indicaba una inclinación desde la mismísima Presidencia a favor de Claudia Sheinbaum Pardo, algo que secundó, posteriormente, Marcelo Ebrard Casaubón. Y fue esa descomposición que alentó en aras de salir beneficiado, que las cosas estallaron en Palacio Nacional, de tal suerte que en Noviembre de 2022, Monreal admitió que llevaba un año y medio sin hablar con el presidente López Obrador. Su hija Caty Monreal, dijo al respecto: “fue algo injusto, porque además era víctima. Solo nos decía (mi papá): ‘Soy víctima de intrigas palaciegas. Tarde o temprano la verdad saldrá a la luz y se sabrá bien cómo estuvo todo’”. Y si bien la relación de Monreal con López Obrador se vino a pique debido a los resultado de las elecciones en la Ciudad de México que dejaron muy mal parada a Sheinbaum, esta terminó de agriarse por algunas decisiones que el legislador morenista emitió en el Senado en la recta final del sexenio, por ejemplo, su abstención para que la Guardia Nacional pasara al Ejército o su voto en contra del “plan b” en materia electoral, debido a que el legislador consideró que se trataba de cambios al INE tan profundos que se necesitaba de una reforma constitucional. López Obrador dijo al respecto en Zacatecas: “Está avalando la falsedad, la hipocresía y la politiquería del conservadurismo de México”, luego de abstenerse en la votación de la Guardia Nacional. Por ello era imposible que lo consideraran como probable aspirante al gobierno de la ciudad de México, y tras concluir el proceso interno de Morena para definir la coordinación nacional de defensa de la transformación, descartó buscar la candidatura de Morena a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, pese a que antes de la elección –vía encuestas- y en distintas entrevistas la semana pasada había expresado su intención de contender por la candidatura en la capital del País. Este martes expresó compungido: “está muy clara la toma de decisiones” y “no hay forma por ninguna vía”.

 

MONREAL AVILA se queda sin nada, y ante la vista de López Obrador que suele no perdonar, se erige como un traidor, por lo que, el todavía Senador con licencia agregó que “evidentemente la gente se inclinará en la encuesta por quienes sienten que es más cercano a la doctora, en este caso el más cercano (refiriéndose, acaso al ex secretario de seguridad y protección ciudadana, Omar García Harfuch, el hijo del bien recordado Javier García Paniagua y María Sorté) que pidió licencia, como tambien lo hizo otra cercana a Claudia, en este caso Clara Brugada, la alcaldesa de Ixtapalapa). Monreal, de paso, dejó en claro que no busca un cargo en el gabinete, ya que como legislador no ha tenido un “jefe inmediato”, lo cual ya no busca en este momento de su vida política. No obstante, no aclaró su futuro, e insistió que se dedicará a concluir diversos libros que ha tenido pendientes, pero a diferencia de Marcelo Ebrard indico que se mantendrá en Morena y “ayudará a Claudia Sheinbaum” en lo que ella defina.

 

EL OTRO caso de un chantaje –de esos que López Obrador repudia- corresponde a Marcelo Ebrard Casaubón. Y es que el ex canciller amagó que su permanencia en Morena depende de la respuesta que dé el partido guinda a la impugnación que presentó el domingo ante la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, y paralelamente anunció que el 18 de septiembre formalizará la creación de un movimiento nacional, y hará recorridos por el país previo al inicio de las precampañas presidenciales, sin aclarar si se sumaría a otra fuerza política para contender. Lo cierto es que Ebrard, igual que Monreal, se podría quedar sin las dos tortas: una ya la perdió –la candidatura presidencial- porque la 4T ni de chiste volvería repetir la elección del coordinador de la transformación y, por otra parte, tampoco el Frente Amplio por México lo haría abanderado haciendo a un lado a Xóchitl Gálvez.

 

AL EXCANCILLER solo le queda Movimiento Ciudadano, y está complicado que gane la Presidencia con un partido que no quiere aliarse con nadie, y construir un Movimiento Nacional como el que pretende, simple y llanamente ya no le dará tiempo ni tiene el liderazgo para concebirlo en corto tiempo, tomando en cuenta que a Andrés Manuel López Obrador le costó una década y media realizarlo. Por ello, Ebrard debe decidir que sigue, sin tantas vueltas, pues los chantajes sentimentales solo le llevarán a los mismos escenarios de su antiguo jefe, aquel que quiso ser candidato a la Presidencia, pero fue hecho a un lado por Carlos Salinas de Gortari que se inclinó por su delfín, Luis Donaldo Colosio Murrieta, y cuando estalló el movimiento armado se hizo conciliador para la paz, y solo alentó el asesinato de Lomas Taurinas, sepultando junto con el sonorense su carrera política. Asi de simple. OPINA [email protected]