Místicos y Terrenales Por: Marco Antonio Aguirre Rodríguez/ Veracruz, el paraíso feminicida

25614
  • ¿Hay algún caso de feminicidio resuelto por la Fiscalía?

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

El feminicidio es un crimen que ha ido creciendo en todo el país.

Y Veracruz se ha convertido en el paraíso de éste terrible mal.

Los crímenes contra mujeres han crecido, tanto que en 2019 Veracruz fue primer lugar en feminicidios, con 157 casos registrados, a pesar del subregistro que la Fiscalía General del Estado aplicó sobre este crimen, especialmente a partir de la imposición de Verónica Hernández Giadans como encargada de esa oficina, el 2 de septiembre de 2019, cuando por sus puros gustos comenzaron a borrar los casos de feminicidios para transferir las cifras a las muertes por homicidio, o a las fuerzas federales, por ser estas quienes los investigaban, o de plano, no los anotaron.

Después de 9 meses especialmente violentos de muertes contra las mujeres, tanto que se llegaron a tener 22 asesinatos de féminas en junio y 25 en marzo, en septiembre, ya con los reportes de Verónica Hernández la cifra cayó a 15, pero para octubre ocurrió el milagro de la desaparición de los feminicidios y sólo reportaron 7 casos.

Octubre fue el mes en el que el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, explotó cuando le plantearon lo alto de los números de feminicidios ocurridos en el estado.

“Seguimos en el número uno de mujeres que están matando en Veracruz” , le cuestionó una reportera.

“No”, exclamó enfático, para luego tratar de matizar: “o sea, no exageren, el problema es grave, pero lo estamos atendiendo”.

El milagro del maquillaje de las cifras estaba obrando.

En noviembre, también el feminicidio, según las cuentas de la Fiscalía, fue a la baja, con sólo 5 casos, mismo número que apuntaron para diciembre.

Pero aún con esas argucias, Veracruz quedó en primer sitio de feminicidios en el país: 157.

No es la primera vez que al estado le toca esta deshonrosa posición: En 2017 también la tuvo, con 100 casos.

Ese año Sinaloa tuvo el segundo sitio, con 82.

En 2018, la estrategia de contención de registro de crímenes, implementada por el gobierno de Miguel Ángel Yunes con su fiscal carnal Jorge Winckler (misma estrategia que mantiene la ahora encargada de la Fiscalía, Verónica Hernández) hizo que se inscribiesen 101 homicidios dolosos contra mujeres, lo que dejo a la entidad en segundo sitio, después del Estado de México, con 114.

El feminicidio en Veracruz no es cosa de una circunstancia, si no una tendencia que nadie explica, que nadie quiere ver ni estudiar a fondo para encontrar las causas.

Ninguna institución le quiere entrar (ver Místicos y Terrenales del 23 de agosto del 2019 https://cutt.ly/zwdB38K ).

Aún contrastando con las cifras oficiales, la consecución de sentencias condenatorias por éste tipo de crímenes son muy, pero muy bajas.

Cálculos extraoficiales mencionan que el 98 por ciento de los casos quedan impunes.

Es una realidad: Los feminicidios en Veracruz han ido a la alza: 58 en 2016; 100 en 2017; 101 en 2018 y 157 en 2019.

Hay  un crecimiento más elevado que el numero de casos a nivel nacional y por lo mismo se incrementa el número de feminicidios en relación con total del país

Los feminicidios ocurridos en el estado en 2016 fueron el 9.63% de todos los registrados en el país.

La proporción subió al año siguiente a 13.49 por ciento.

Por obra y gracia del ocultamiento de las cifras de la incidencia delictiva, con Miguel Ángel Yunes cayó a 11.33% del total nacional.

Pero en 2019 llegó a niveles más que escandalosos, con el 16.08 del total de los reconocidos en el país por las fiscalías estatales.

O sea que si el gobierno de Cuitláhuac García no hubiera ocultado los casos de feminicidios, la cantidad y la proporción hubiera sido todavía más alta.

El feminicidio es un crimen vergonzante, para cualquier sociedad.

Y ahora parece mantenerse el desinterés en atender las causas del mismo.

Los casos de la niña Fatima y de Ingrid asesinada por su pareja, avivaron el rechazo hacia los crímenes a mujeres, pero ni así los gobiernos federal y estatal han asumido posiciones de verdadera lucha en contra de los mismos.

Hasta parece que hay molestia cuando se toca el tema de los feminicidios.

Pero esconder las cifras, voltear la cabeza, no lo evita.

Tampoco quererlo poner en segundo término, después de la rifa del Presidente, con imagen de avión presidencial.

Los feminicidios es un mal que lastima tanto a místicos como a terrenales.

¿Cuándo lo enfrentarán?.