Libro “Sí merezco abundancia”: Radiografía de excesos y desvíos de recursos de Javier Duarte y Karime Macías

307

Entre lo utópico y lo verdadero

Por Claudia Guerrero Martínez

30 de octubre del 2019.

 

 

Libro “Sí merezco abundancia”: Radiografía de excesos y desvíos de recursos de Javier Duarte y Karime Macías

Foto: Proceso

 

Durante  diez años de labor en investigación periodística, con el libro “Sí merezco abundancia”,  registramos y se condensan  los excesos, anomalías, extravagancias y desvíos de recursos del hoy preso en el Reclusorio Norte, el exgobernador  Javier Duarte de Ochoa y de su esposa, Karime Macías Tubilla de Duarte,  informando por largo tiempo, en la  columna “Entre lo utópico y lo verdadero”,  publicada por valientes medios de comunicación, durante una administración estatal que aplicaba acoso, censura y hasta asesinatos…

 

Muchos temas quedaron pendientes para un nuevo libro, que escribiremos próximamente y con una editorial interesada.  En esta obra, se abordó la importancia de los hechos trascendentales, como “Los diarios de Karime”, exponiendo  su soledad y un  evidente trastorno de obsesión compulsiva, iniciando con un curso de programación  neurolingüística, cambiando la percepción de Karime ante la riqueza,  poder y  apoyo económico a las familias. Ella escribía planas y planas, en lujosas libretas,  plasmando la frase  “Sí merezco abundancia”, pues tanto Javier, como Karime, siempre quisieron tener un estatus de millonarios, a costa de lo que sea.

 

Y  fue  el exgobernador Fidel Herrera Beltrán, quien  abrió la puerta  de la opulencia a esta pareja,  permitiendo que Javier Duarte se auto adjudicara transacciones  millonarias,  con la primera  Bursatilización, compra de activos del Gobierno de Veracruz y manejar todo el presupuesto estatal.  Estos diarios, junto el menaje de pertenecías de los Duarte, fue localizado en una bodega rentada en Córdoba, mostrando la vida de lujos y excentricidades en  que vivían, en el recinto oficial “Casa Veracruz”.

 

Abordamos su infancia, estudios académicos y cómo conoció Javier Duarte a Karime Macías, en tiempos de estudiantes. También, la incrustación de familiares en puestos claves en la administración estatal, controlando los eventos artísticos y oficiales de todo el Gabinete, así como manejar  la imagen institucional, en redes sociales y en el DIF Estatal, imponiendo empresas fachada o fantasmas, para auto adjudicarse contratos de programas a personas vulnerables, con cifras millonarias.

 

Sus riquezas, como  el rancho “Las Mesas” en Valle de Bravo o “El Faunito”, en el municipio de Fortín de las Flores, Veracruz, incautado por la administración de Miguel Ángel Yunes Linares y fue otorgado en comodato, para la  investigación y ciencia, en el INECOL, pero en marzo de este año, se anuncia su regreso al Gobierno de Veracruz, por falta de recursos federales, para su mantenimiento y proyectos científicos. Apasionada por los caballos, los zapatos, la moda y también el peso, pues había jurado, que nunca volvería a ser  gorda, como lo fue en su niñez.

 

La narrativa de la detención de excolaboradores y los problemas administrativos, ante un estado quebrado y con muchos pasivos por pagar. Tuvimos la exclusiva, al   detectar propiedades en los Estados Unidos, en un suburbio llamado Woodlands, en Houston, así como decenas de empresas fantasmas o inexistentes, para realizar desvíos de recursos, lavando el dinero de los veracruzanos.

 

También, la relación del padre de Karime, Tony Macías Yazegey con la cúpula política y la  detención de éste, por fraude a la institución bancaria Bancomer. Y sus negocios  florecieron bajo el manto protector de la administración de Fidel Herrera.

 

No olvidemos la parentela de ambas familias,  Duarte-Macías Tubilla realizando negocios millonarios, al amparo del Gobierno de Veracruz. En uno de los capítulos, la renuncia al cargo de Javier Duarte de Ochoa y su huida de Veracruz, siendo detenido en Guatemala y extraditado a México.

Y como estandarte de la vergüenza, se hace un recuento de 19  asesinatos de periodistas durante la administración de Duarte de Ochoa.

 

Diez años de nuestra vida, tiempo, dinero y esfuerzo, para realizar una investigación puntual, en la que fue referencia en muchos medios nacionales y hasta explicamos el por qué bautizamos a Javier Duarte como “Javidu”, por su voz chillante, parecido al perro de las caricaturas “Scooby Doo”.  Si ustedes me preguntan, si habrá castigo para estos ladrones del erario de Veracruz, la respuesta depende de la ética y aplicación de la ley, por parte de Andrés Manuel López Obrador y Cuitláhuac García Jiménez, quienes tienen en sus manos,  los elementos sustentados para hacer justicia a todos los veracruzanos Y si pesan más los compromisos en la fundación de MORENA y el haber ganado la Gubernatura, con dinero de muchos duartistas investigados por malversación de fondos gubernamentales y para beneficio personal, el panorama es incierto…

 

Notita importante: Después de que ilegalmente quitaron del cargo a Jorge Winckler Ortiz, como Fiscal General del Estado, curiosamente, muchos duartistas investigados  se pasean en las calles de Córdoba, como es el caso de Astrid Elías Mansur, quien se amparó en junio del 2018, por una orden de aprehensión, por los delitos de desvíos de recursos públicos, a su paso en el DIF Estatal y fue una de las más importantes operadoras de Karime Macías, por lo que, para evadir la justicia se fue a radicar a Puebla y lo especificamos en el libro “Sí merezco abundancia”… Hoy, ante una denuncia ciudadana, han visto  a Astrid Elías Mansur pasearse en el cetro de Córdoba y se asegura ser protegida  del Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez… Y esto señores, es omisión a un deber legal…

 

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz