LA RAPIÑA

De la indignación, al desprecio. La clase política nacional,  perdiendo toda dignidad, moral, vergüenza se han empeñado en mostrar  lo más vil del ser humano.  Se esmeraron. Asesinatos, secuestros, amenazas, triquiñuelas, despojos y van con todo por un puesto público. No les mueve el afán de servir sino de servirse. Es el dinero, pero sobre todo el poder. No miden consecuencias porque vivimos sin ley ni orden. Las fuerzas armadas y de seguridad  están construyendo, para el futuro del gobierno en el poder. La paz, tranquilidad es asunto olvidado. Como nunca el país está ensangrentado. Cientos de miles  de asesinatos. Una gran sombra roja se ciñe en el escenario nacional. Hay incapacidad de poner atención, pues lo que importan son las elecciones. Ganar, ganar, ganar. Necesitan las plazas más importantes del país, puentes con el narcotráfico, como Guerrero y Michoacán. Van por el control total, sometidos ya el legislativo y el judicial. Destruir cualquier órgano independiente, vigilante de los derechos ciudadanos. Cerca de 90 candidatos, funcionarios eliminados unos por el narco, otros por la gracia del Estado. No se cuantifica, pero es obvio cuando sus datos son otros y eso les pone muy nerviosos. *** El circo de las campañas, con actores cómicos  de pena ajena. La ignorancia, vulgaridad, violencia verbal son el sello de estos pretensos. El ánimo de la ciudadanía en el piso. De no poder creerse tanta ignominia, tirando el dinero de un país empobrecido. Sin salud, empleos, seguridad, economía sana que  navega en la incertidumbre de un futuro incierto y nada halagador. Ese afán diario del gobierno de MORENA, de atacar a los sectores productivos del país conduciendo  a la  polarización. Como podemos estar pagando, para que nos peguen. El desprecio, soberbia, despotismo, alejamiento distingue a los del poder. Sin resultados positivos -más de dos años en la presidencia- los distractores son más que los logros. Se pavonean como si fueran los grandes constructores y son lo contrario. Tarde que temprano serán juzgados por la historia. El saldo de sangre, lágrimas, dolor queda inscrito con tinta negra. La cobranza no tarda. *** Está a punto de que el Tigre se despierte. Su ignorancia no puede ser tanta, de no saber que Estados Unidos es el país más poderoso del mundo.  *** AMLO me recuerda la parodia de Hitler,  de Charles Chaplin, en el gran Dictador. Cuando acaricia el globo terráqueo. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.