La posible reacción de una iracunda perdedora

Más tardó la candidata de Zacatecas Rocío Nahle en salir vapuleada del Museo de Antropología de Xalapa, que la cúpula de Morena en echar a andar la maquinaria con una orden terminante para sus militantes: “Digan que nuestra candidata ganó el debate”. “Pero de dónde si todos vimos que…”.  “Oh caramba, ustedes digan que ganó; que Rocío arrasó”.

Y pa luego…

Antes de que acabara la noche repiquetearon los teléfonos tanto en los portales de noticias como en las redacciones de los diarios amigos y en los celulares de los columnistas también amigos: “Aquí saludándolo compañero y con el ruego de que le dé calorcito a nuestra candidata que arrasó en el debate. No se le olvide, Rocío Nahle arrasó con el candidato del PRIAN”.

Quien puso el ejemplo fue la oficina de comunicación de la candidata que envió a los medios un boletín de tres párrafos con una cabeza de cuatro palabras y dos bajantes: “Arrasa Nahle en debate. Xalapeños y simpatizantes de todo el estado acuden a respaldarla. Nunca antes una candidata había tenido tal aceptación”.

También esa noche los agotados, agotadísimos Servidores de la Nación, recibieron la encomienda de redoblar su labor de convencimiento, pero ya no en las zonas rurales, sino en las zonas urbanas de los 212 municipios “porque por ahí se nos puede ir el triunfo”.

La idea de machacar y machacar y machacar hasta con pecaminosa insistencia que la nativa de Zacatecas fue la ganadora, que va hasta arriba en las encuestas y que su adversario Pepe Yunes ya no le ve ni el polvo, es para ver si los indecisos muerden el anzuelo y votan por ella.

Pero…

El sábado después del debate la encuestadora Massive Caller dio a conocer que Pepe Yunes encabeza las preferencias electorales con el 51.9 por ciento; Rocío Nahle tiene un 38.7 por ciento y Polo Deschamps el 9.4 por ciento.

La encuestadora Electoralia coloca a Pepe también en primer lugar con un 49 por ciento, a Rocío en segundo con el 41 por ciento y a Polo con el 10 por ciento.

En respuesta, Morena dio a conocer la encuesta de Demotáctica que le da a Rocío el 50.9 por ciento de las preferencias; le sigue Pepe con el 32.10 por ciento y Polo Deschamps tiene el 11.30 por ciento.

Hasta ahí que hubieran dejado su encuesta los señores de Demotáctica habría estado bien, pero se les ocurrió agregar otra pregunta: ¿Cuál de los candidatos conoce mejor el estado de Veracruz? Y resulta que el 52.60 por ciento de los encuestados dijo que Rocío Nahle y el 33.80 dijo que Pepe Yunes.

Futa…

Es como si les preguntaran a los gringos quién conoce mejor Disneylandia, si éste tu servidor lector o el ratón Miguelito y respondieran que yo.

En lo personal, no veo cómo una mujer que tiene 37 denuncias penales ante la FGR, que está acusada de corrupción, que hizo una refinería que costó tres veces lo presupuestado y aún no refina, que hizo millonarios a amigos compadres y familiares con contratos ilegales, que posee una fortuna que no empata con su sueldo como funcionaria, que es rechazada por la mayoría de los veracruzanos y que fue exhibida en el primer debate, pueda ganar la elección a la gubernatura de un estado donde no nació y que no conoce.

Pero Rocío no lo ve así. Cercanísimos a la señora dicen que si pierde el 2 de junio no aceptará la derrota y armará un pancho monumental con todo lo que eso conlleva como por ejemplo marchas, plantones y bloqueos que desquiciarán ciudades.

Aguas.

Si lo anterior es cierto, más que para la posible victoria de Pepe Yunes, los veracruzanos de buena fe deberán prepararse para la furiosa reacción de la vengativa e iracunda mujer.

[email protected]