La nueva normalidad/ Alejandro Cossío Hernández

44

A partir del día 1ro de junio se decidió por parte del gobierno federal suspender la etapa de
“SUSANA DISTANCIA” y se convocó a lo que ahora llamamos “la Nueva Normalidad”
Estoy convencido que nadie querría que estuviera pasando en nuestro país lo que pasa y ha
pasado con la pandemia y mucho menos saber ahora que si bien nos va, habrá al menos 30 mil fallecidos.

Es una tragedia de dimensiones inimaginables y aún sin poder cuantificar lo que nos va a
pegar económicamente, yo estoy ocupado en tratar de ver cómo deberemos reactivar nuestra economía y me parece que deberemos empujar en los siguiente puntos:
• Generar autoconsumo para reactivar nuestra economía local, tratando de comprar en la tienda de la esquina, a los marchantes del mercado y consumiendo a los prestadores de servicios locales preferentemente.
• Cuidarnos mucho más por que ya va a iniciar la etapa de H1N1 y de Paludismo en nuestra
entidad.
• Apoyar a los cientos de pequeñas empresas familiares de nuestra Colonia.
• Tratar de seguir en casa ya que lo peor está por venir.
Sigo sin entender por qué el Gobierno a decidido dosificar la información y pretender hacernos creer que:
-Vamos bien.
-Que estamos preparados.
-Que estamos a punto de domar la pandemia.
Cuando es más que evidente que los supuestos cálculos y escenarios que nos plantearon desde inicios, no han sido correctos.
Tampoco he podido encontrar el motivo de nuestro presidente de salir a una gira desangelada y con alto riesgo para la seguridad nacional y que raya en una grave irresponsabilidad.
No entiendo cuál es la “NUEVA NORMALIDAD”.
Lo único claro para mí es que vamos que volamos para estar en las próximas semanas como Brasil y si no hay una acción responsable de parte de todos, podríamos superar los números de nuestros amigos sudamericanos y terminar más bien pareciéndonos a EUA!!
Estamos a punto de convertirnos en el segundo país del mundo con el mayor desastre en salud pública ya que la quiebra económica es inminente.
Ya es la hora de que hagamos lo correcto los Ciudadanos y sólo queda *seguir en casa*.