La cirugía de la esposa de Amado, facturada al ayuntamiento

’24/07/2024’
’24/07/2024’

Médicos y hospitalización por 270 mil pesos  * Cuatro facturas, según registros del SAT  * Los Beverly de Coatza y el desvío de recursos públicos  * Carlos Brito, un ícono del PRI  * Xóchitl, con el mayor apoyo ciudadano  * Cuitláhuac, obligado a liberar a la jueza Angélica Sánchez  * García Joffre, listo para regresar al plano estelar

MUSSIO CÁRDENAS ARELLANO

Publicada en mussiocardenas.com

10 de agosto de 2023

Dinamarca es real. Lo vive Esther Mortera, la esposa fifí del alcalde Amado Cruz Malpica, cuya cirugía de rodilla y su consecuente terapia costó 270 mil pesos y fue facturada al ayuntamiento.

Dinamarca, su sistema de salud, no es una utopía. La disfrutan los Beverly de Coatzacoalcos, con acceso a servicios médicos particulares que no son cubiertos con recursos propios, ni de su billetera ni de su cuenta bancaria, sino cargado al erario, el dinero del pueblo.

Hospitalización en Villahermosa, Tabasco, servicios que incluyen desde medicamentos por más de 50 mil pesos hasta ultrasonido de 3 mil pesos, una intervención quirúrgica, honorarios del traumatólogo, los del médico general, para que Amado y los Beverly de Coatzacoalcos den fe que México ya igualó, como vocifera Andrés Manuel López Obrador, a Dinamarca.

Esther Mortera Zetina, esposa del alcalde Amado Cruz Malpica y presidenta del DIF municipal, tiene ese privilegio. Su rodilla merece el mejor trato, los mejores médicos, el mejor hospital, el mejor departamento para convalecer, así las facturas las tenga que pagar la Tesorería del ayuntamiento de Coatzacoalcos.

Su intervención quirúrgica ocurrió en junio pasado. Se atendió en el Hospital del Sureste y la sangría económica fue de antología.

Cuatro facturas, todas con un cliente, el ayuntamiento de Coatzacoalcos, describen paso a paso el abuso de Amado y doña Esther. La información es parte del expediente en que consignan esa y 20 tropelías más, la Expo Feria, contratos amañados, licitaciones fraudulentas, adquisiciones explosivas, gastos superfluos, gratificaciones a ediles y funcionarios mediante partidas presupuestales que se manejan en la penumbra y hasta la existencia de empresas fantasma, detectadas por el Servicio de Administración Tributaria.

El voluminoso expediente consigna un apartado para los Beverly de Coatzacoalcos, en particular para Esther Mortera Zetina, esposa del presidente municipal.

A detalle, una de las facturas corresponde al pago de un anticipo realizado por el ayuntamiento de Coatzacoalcos por los servicios hospitalarios. Su monto fue de 30 mil pesos y el documento presenta fecha del 8 de junio de 2023. Se liquidó mediante tarjeta de débito y el concepto es “anticipo del bien o servicio”.

Otra factura ampara los servicios brindados por el Hospital del Sureste. En ellos se señalan “banco de sangre” por la cantidad de 7 mil 422 pesos; “laboratorio”, 18 mil 8; “material de curación”, 13 mil 651; “medicamentos”, 72 mil 666; “servicios”, 23 mil 612, y “ultrasonido”, 3 mil 37. Su fecha es de 14 de junio.

En total, Hospital del Sureste facturó 138 mil 396 pesos y el pago se estipuló “en efectivo”.

A Esther Mortera la operó el doctor Rafael Antonio Ricárdez Balcázar, especialista en traumatología.

Según la factura correspondiente, fijó sus honorarios médicos por cirugía en 70 mil pesos. La fecha del documento fue el 21 de junio y el método de pago sería “transferencia electrónica de fondos”.

El otro médico, Diego Ulín Pérez, fijó sus honorarios en 32 mil 500 pesos. El concepto de la factura es “servicios médicos”. El pago debe hacerse mediante “transferencia electrónica de fondos”. Su fecha de facturación fue el 22 de junio.

En suma, cuatro facturas por un total de 270 mil 896 pesos.

Los documentos tienen fecha de expedición y de verificación por parte del SAT de Hacienda.

A esos gastos se suma la renta de un departamento amueblado en el edificio Portobello, situado en la colonia Tamulté de las Barrancas, una zona de cercana a plazas comerciales de nivel económicamente alto en la capital tabasqueña.

Por ese departamento, la inmobiliaria Woodlands le facturó al ayuntamiento de Coatzacoalcos 55 mil 860 pesos por un mes de renta, del 26 de junio al 25 de julio.

En el departamento 101-B, Esther Mortera Zetina convaleció luego de ser intervenida quirúrgicamente (http://bitly.ws/RwGT).

Los Beverly Ricos eran eso, ricos, gracias al petróleo que hallaron en sus tierras. Los Beverly de Peralvillo daban lástima pero eran simpáticos. Los Beverly de Coatzacoalcos se están dando la gran vida con cargo al erario.

Esther Mortera Zetina es su principal protagonista. Le agradan los aplausos, las luminarias, la lisonja, los buenos vehículos, del año primordialmente, las loas por una labor mediocre al frente del DIF, con más cuentos que cuentas.

Los Beverly de Coatza viven su Dinamarca obradorista, servicios de salud de alto costo con cargo, no a su bolsillo ni a sus cuentas bancarias, sino al erario, facturado todo al ayuntamiento que encabeza Amado Cruz Malpica, el jefe del clan.

La rodilla de doña Esther Mortera sirve, además de permitirle tener movilidad, conocer cómo se usan los dineros municipales en privilegios personales.

Como si Amado fuera del PRIAN, y doña Esther también, y el hijastro del alcalde, Raziel el del grupo Macuco, igual.

Los Beverly de Coatzacoalcos no van al IMSS ni al ISSSTE, mucho menos a Bienestar, porque el erario les da para hospitales particulares y departamentos de lujo en edificios con alberca, sauna y spa.

Los Beverly de Coatzacoalcos no piensan. El poder los ciega. El desvío de recursos públicos es delito grave. Así sea un peso, es delito grave y no alcanza fianza.

Amado arrastró a la tesorera, Grace del Carmen Mendoza Chesty, y a quienes admitieron a trámite las facturas de Hospital del Sureste, y las de los médicos Rafael Antonio Ricárdez Balcázar y Diego Ulín Pérez, e Inmobiliaria Woodlands, por gastos personales de la esposa del alcalde.

Así se desvían los recursos públicos en el feudo político de la zacatecana Rocío Nahle.

Qué cara les va a salir la rodilla de doña Esther.

Archivo muerto

Una velada con Carlos Brito era, necesariamente, para aprender. Dominaba la charla, interpretaba los hechos, las reacciones políticas, las circunstancias y las consecuencias. Hablaba y dejaba hablar. Afable, cordial, solía agregarse a cualquier reunión. Hablaba en corto o subía la voz. Pero nunca pasaba desapercibido. Oriundo de Tonalá, la última frontera de Veracruz con Tabasco, cuando lo que hoy es Agua Dulce era congregación de Coatzacoalcos, Carlos Brito Gómez fue todo en la política veracruzana, menos gobernador. No lo necesitó. Influía más. Se le respetaba más. Forjó generaciones de políticos, algunos brillantes, otros ladrones. Lo conocí en 1982 cuando contendió y ganó la diputación federal por Coatzacoalcos. Antes había sido funcionario en la Secretaría de Trabajo y posteriormente subsecretario de Gobierno con Rafael Hernández Ochoa, y a su lado tuvo a Miguel Ángel Yunes Linares, Flavino Ríos Alvarado y Javier Egremy Gracia. Siendo candidato a diputado federal, en el viejo edificio del PRI, mantenía a su lado a un joven político, Marcelo Montiel, sin bigote y con cabello largo. Marcelo fue su coordinador de campaña. Aquel día entrevisté a Brito. Le pregunté si se acercaría a su amigo Manuel Bartlett —Díaz, me precisó, alargando el segundo apellido—. Bartlett era secretario general del PRI nacional y el hombre detrás del trono con Miguel de la Madrid, de quien sería secretario de Gobernación. “Por supuesto”, expresó y dejó constancia que habitaba donde habitan los hombres con poder. Brito ganó la diputación y ya no volvió. Se dedicó a hacer política nacional. Regresó a Coatzacoalcos tras el suicidio de Juan Osorio López, en 1989. Y con él en la alcaldía, llegaron Edel Álvarez Peña, Marcelo Montiel, Pablo de la Cruz, Fernando Charleston Salinas, y comenzó a formar generaciones y generaciones de políticos. Brito pasó a ser diputado local y líder de la bancada priista en el Congreso de Veracruz. Más tarde, presidente estatal del PRI. Y se convirtió en un ícono del PRI, encomendada a él, por años, la comisión de procesos internos. Fue un referente, un operador, la conciencia del priismo, respetado y venerado. Sus enemigos tendrán otra opinión pero el balance le favorece. Lo vi una noche en el hotel Terranova y se sentó a platicar. Volví a verlo en la Quinta Los Alcatraces, en Coatepec, y al final, cuando muchos periodistas y políticos habían partido, nos quedamos a echar unos tragos, escuchándolo con atención. Deslumbraba su capacidad para procesar los eventos políticos, las acciones y decisiones, lo que habría de venir. Que yo sepa, nunca pasó por su mente dejar el PRI. Se mantuvo firme, aún viendo el desastre duartista, lamentando el daño irreparable que le causaría a Veracruz. Carlos Brito Gómez falleció este lunes 7 y su partida conmocionó al priismo veracruzano. Fue un político que marcaba el rumbo y que deja huella, de los que nacen cada 100 años, de los que las nuevas generaciones debieran aprender. Carlos Brito era político y parecía político. Tenía la estampa. Y hablaba para enseñar. Se le va a extrañar. A su familia, una inmensa familia, un abrazo solidario… Xóchitl Gálvez ganó por partida doble. Logró 550 mil firmas de apoyo para pasar a la segunda fase del proceso interno para ser coordinadora del Frente Amplio por México, o sea, candidata presidencial de oposición, y lo hizo con un inmenso respaldo ciudadano. Los porcentajes son apabullantes: 438 mil 717 firmas de la sociedad civil. Las firmas de la senadora hidalguense fueron casi el total de firmas obtenidas por la priista Beatriz Paredes Rangel. A ese ritmo, y si hubiera un quiebre y el PRIAN la excluyera, Xóchitl Gálvez tendría para armar estructuras en los 300 distritos electorales del país; tácitamente, mil 800 personas por distrito. Esa base no la tuvo ni Andrés Manuel López Obrador en 2006. Con esa estructura, Xóchitl Gálvez podría acreditar fácilmente a sus representantes en todas las casillas que instale el Instituto Nacional Electoral (INE) en la elección presidencial de 2024. Más aún, Xóchitl está en condiciones de negociar con Movimiento Ciudadano, llevarse al PRD a una alianza, y hasta a Marcelo Ebrard si se da la ruptura con Morena por el piso nada parejo y los dados cargados a favor de Claudia Sheinbaum, la reina de las entrevistas violentas. Hay quien no lo quiere ver, pero Andrés Manuel López Obrador sí lo está viendo. Por eso la ataca, la intenta destruir. Hoy, el proyecto Xóchitl Gálvez es más sólido que el Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Porfirio Muñoz Ledo e Ifigenia Martínez en 1987, antes de unirse a la izquierda y de que Heberto Castillo declinara a favor del hijo del general Lázaro Cárdenas. Si Xóchitl Gálvez mantiene la recolección de firmas a efecto de contar con mayor base social, no habrá partido político que le pueda imponer condiciones… Cuitláhuac, a tragar camote. Una juez federal determinó que la jueza Angélica Sánchez Hernández debe ser puesta en libertad, dejar sin efecto las órdenes de aprehensión y cancela el proceso legal. La resolución de la juez federal se funda en que a pesar de estar notificados del juicio de amparo interpuesto por Angélica Sánchez y que había una suspensión definitiva, fue aprehendida en dos ocasiones. La obsesión del gobernador por encarcelar inocentes, ya es enfermiza. Y demencial. Cuitláhuac García está frito. A la jueza Angélica Sánchez le violaron sus derechos, abusaron del poder que detentan, se regodearon viéndola en prisión con delitos inventados. Y hoy, una vez notificada la Fiscalía de Veracruz, el gobernador y la fiscal espuria, Verónica Hernández Giadáns ejercieron su derecho al pataleo. Acataron pero prosiguieron en la necedad de que Angélica Sánchez excarceló a un narco, Itiel “N”, que falseó la información y presionó a las autoridades judiciales de Coahuila, donde se hallaba recluido el acusado. Nada valió ni vale. La tienen que liberar. Lo que Cuitláhuac y su mafia no pudieron argüir en juicio, que no lo llore en las redes sociales. Sátrapa sin un gramo de cerebro, Cuitláhuac sabe lo que implica la libertad de la jueza Angélica Sánchez. Ella y centenares de presos políticos lo van a denunciar. Y de acusador pasará a ser acusado; de verdugo a indiciado. Y medio Veracruz va gozar cuando se halle tras las rejas… Noé García Joffre está listo para volver en plan estelar. Tras su escandalosa salida del ayuntamiento de Coatzacoalcos y luego de estar asignados a funciones de enlace con dependencias estatales y federales, hay voces que auguran que tendrá un regreso terso a tareas maayores, ubicado en zona clave para el proyecto Rocío Nahle. García Joffre viene militando en las filas de Rocío Nahle desde que fuera consejero en lo que hoy el Instituto Nacional Electoral. A diferencia de los nuevos morenistas, tiene línea directa con la secretaria de Energía. Y a falta de operadores, el pusilánime alcalde, Amado Cruz Malpica, lo tiene que rehabilitar…

 

[email protected]

www.mussiocardenas.com

https://mussiocardenas.com/informe-rojo/117614/la-cirugia-de-la-esposa-de-amado-facturada-al-ayuntamiento

image.png