FGE Y SEDENA logran liberar a seis personas en condición de migrantes y desarticular en flagrancia a probable banda de secuestradores, en Cosoleacaque

58

XALAPA, Ver.; abril 9 de 2019.- El pasado 15 de marzo de 2019, la Unidad Especializa en Combate al Secuestro (UECS), se recibió un oficio de la Fiscalía Especializada en Atención a Migrantes en el que solicita la colaboración a fin de realizar actos de investigación por el secuestro de personas en condición de migrantes de nacionalidad hondureña, quienes habrían sido privados de su libertad en la zona sur del estado de Veracruz y por los cuales exigían un pago por su liberación a sus familiares que radican en los Estados Unidos de América por $10 mil dólares; hechos que dio conocimiento el Cónsul de Honduras, Raúl Otoniel Morazán y que dio seguimiento al embajador de Honduras en México, Alden Rivera Montes.

Desde el momento que se tuvo conocimiento del hecho se iniciaron las tareas de investigación, Análisis de Información y Generación de Inteligencia, los cuales el 8 de abril del presente año proporcionaron como resultado principal un domicilio ubicado en la calle 16 de Septiembre de la colonia Patria Libre en el municipio de Cosoleacaque, Ver., el cual fue identificado como la casa de seguridad en la cual tenían cautiva a varias personas.

Motivo por el cual se solicitó la colaboración de la Secretaria de la defensa Nacional (SEDENA) y de elementos de la Policía Ministerial, con quienes se trazó un despliegue táctico operativo para intervenir la casa de seguridad, obteniendo resultados positivos al lograr la liberación de seis personas en condición de migrantes y la detención en flagrancia de siete probables integrantes de una peligrosa banda de secuestradores de migrantes en el sur del estado.

A las personas liberadas víctimas de esta peligrosa banda delictiva se le proporcionó inmediatamente la debida la atención asumiendo las medidas necesarias, (por ejemplo atención médica, psicológica, seguridad) para garantizar su seguridad e integridad física, informando de inmediato a las representaciones consulares de los gobiernos de Honduras y Guatemala, los señores Raúl Otoniel Morazán y Pablo Molina respectivamente, así como el Instituto Nacional de Migración para los efectos legales correspondientes.