“En Veracruz se respira miedo; la delincuencia pasó de la impunidad a la barbarie. No hay voluntad para frenar la ola delictiva”: Gobernador Yunes

787


– Del “aquí no pasa nada”, pasamos al “aquí pasa todo y no sucede nada”
– Habrá consecuencias jurídicas para quienes se hicieron cómplices de la delincuencia y alentaron su actividad, no sólo Javier Duarte, también Fidel Herrera

Veracruz vive las consecuencias de doce años de complicidad entre el gobierno del estado y la delincuencia organizada. Lo que hoy vivimos no es casual.

Desde hace más de diez años di a conocer la manera en que Fidel Herrera abrió las puertas de Veracruz a la delincuencia organizada a cambio de millones de dólares. No hubo castigo, al contrario, fue premiado con un cargo diplomático.

Javier Duarte mantuvo y fortaleció los lazos con la delincuencia organizada, a la que brindó todas las facilidades para operar en Veracruz. De ahí su negativa a reconocer la grave realidad que lastima a los veracruzanos. Niegan la realidad para encubrir a los delincuentes y dejarles libre la plaza.

Contra lo que dice Duarte la delincuencia no roba frutsis y pingüinos, sino que asesina, secuestra, extorsiona, roba, aterroriza a los veracruzanos con la total complacencia del gobierno estatal.

La decisión de justificar los crímenes criminalizando a las víctimas habla de un gobierno totalmente podrido, de un gobernador que no cumple con su obligación de preservar la vida y los bienes de los veracruzanos y de un fiscal que viola la Constitución cada día para tratar de encubrir a los delincuentes y hacer responsables a las víctimas.

Expreso mi más firme repudio al gobierno de Duarte y mi compromiso de que en 51 días, a partir de que tome posesión, Veracruz iniciará una nueva etapa, en la que el gobierno esté del lado de los ciudadanos, no de los delincuentes como lo está hoy.

Reitero también mi compromiso de que habrá sanciones severas a quienes nos llevaron a esta situación. Veracruz reclama justicia, habrá justicia.