“El Torturador de Cuitláhuac”, un testimonio de Del Río Argudín

157
’30/01/2023’
’30/01/2023’

“Con que tú eres el que anda apoyando a un Yunes, ¿no? Pues te vamos a dar un escarmiento, cabroncito”, le gritó el “Torturador de Cuitláhuac” al reo de la celda #3, tras lo cual tomó una tabla, su tabla favorita “La Chabela”, y le reventó las nalgas y quebró su columna.

Este es el testimonio de Antonio del Río Argudín:

“Fueron cuatro meses de tortura en prisión. Me partieron en dos. En una ocasión me quiso ahorcar. Estaba tan furioso que sus propios guardias lo tuvieron que separar”.

¿Quién le hizo daño?

“El director del penal, Iván Márquez Lucido”.

¿Por qué?

“La tortura es por encargo. Son órdenes de arriba. Vienen de la Subsecretaría de Seguridad Pública, Sarahí Peña Galaviz, de negro historial. Es quien a su vez recibe órdenes de su titular y la Secretaría de Gobierno”.

Esta es la historia que se cuenta todos los días en las cárceles.

Es la historia de “El Penalito de Playa Linda”, en Veracruz, la historia de Antonio del Río Argudín, detenido y preso por apoyar a un Yunes.

Son páginas de horror que quedan como testigos de la historia en el ocaso del régimen de Cuitláhuac García, donde la persistencia a violar la ley se convirtió en el signo de su tiempo.

Torturas y cárcel para los opositores, alianzas inconfesables con el crimen organizado y la consumación de venganzas personales incluidos los de casa, así como con personas cercanas a sus afectos y apetitos que dejaron de serlo, son su herencia.

Por su crueldad destaca un personaje apodado en el bajo mundo carcelario como “El Torturador de Cuitláhuac”.

Por presuntos actos de tortura física, extorsión y terrorismo sicológico, Antonio del Río Argudín, presentó una denuncia contra el director del centro de detención regional conocido como “El Penalito”, Iván “N”.

El empresario y excandidato a diputado local fue perseguido por el gobierno de Cuitláhuac García por su abierto apoyo al PAN y al gobierno de Miguel Angel Yunes.

En entrevista con este reportero el afectado explica cómo fue detenido de manera arbitraria por un delito que no cometió, llevado a prisión, extorsionado y “tableado” hasta provocarle lesiones de columna de por vida, según testifica y avala la propia Secretaría de Salud.

Videos en su poder muestran el “modus operandi” del director del penal, así como testimonios de custodios y los propios encarcelados en donde dan cuenta de las acciones “Torturador de Cuitláhuac” dentro de “El Penalito de Playa Linda” de Veracruz, que dirige hace 18 años este sujeto, Iván Márquez Lucido, quien no ha podido acreditar estudios más allá de la primaria.

Del Río Argudín, tras su aprehensión y compurgación de una pena inexistente ya que nunca fue juzgado, interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del estado, por los delitos de tortura y extorsión contra Márquez Lucido –Carpeta CI XAL/FMI/FIDM/308/2022 en donde ya la propia Fiscalía le concedió la calidad de “víctima”.

Además, la Dirección de Asuntos Internos de la SSP, aceptó iniciar la queja con el Folio SSS/141/03-291-2022 donde se denuncia la tortura y señala como responsable al responsable al llamado “Torturador de Cuitláhuac”.

El denunciante según acta ministerial, reconoció haber participado en la campaña para gobernador de Miguel Angel Yunes, realizando proselitismo en el Distrito 04 de la ciudad de Veracruz en donde “jamás busqué un cargo público, sólo terminar con la corrupción y extorsión y maltrato en los penales”.

Del Río Argudín mientras estuvo en prisión por cuatro meses, fue golpeado salvajemente por Iván Márquez “además de estar pagando mensualmente 20 mil pesos para protección”.

“Toda la tortura fue cometida por el director del penal Iván Márquez, insiste. Se me acusó de un presunto fraude que no cometí lo cual se comprobó y salí libre”.

Desde entonces ya en libertad y al comprobarse el abuso de autoridad, Del Río Argudín, ha sido objeto de advertencias y amenazas a su integridad de parte de los esbirros de Iván por lo que las autoridades determinaron darle protección y seguridad las 24 horas.

¿Así de grave?

“¡Así de grave!”, responde el ofendido.

Da cuenta asimismo que atrás de toda la escala corrupta del sistema penitenciario en Veracruz, está la subsecretaria de Seguridad Pública, Sarahi Peña, quien es la que recibe y ministra todas las extorsiones de los penales bajo su jurisdicción.

Son cantidades millonarias las que ingresan a las oficinas mismas que tiene la obligación de salpicar hacia arriba.

¿Qué tan arriba?

“¡Ya se imaginará!”

¿Entonces?

“Estoy solicitando la separación del cargo e investigación correspondiente contra el director del penal Iván Márquez Lucido. Lo hago asimismo responsable de lo que pueda sucederme a mí y a mi familia”.

Y concluye:

“Es mi derecho presentar esta denuncia contra el gobierno de Cuitláhuac García y del director Iván Márquez el cual me torturó física, sociológica con alevosía y ventaja, utilizando las instituciones por mi ideología política, por ser panista y por haber apoyado a un Yunes”.

Por lo pronto, hoy el “Torturador de Cuitláhuac”, morenista de hueso moreno, ex priista y ex panista, golpeador profesional, enriquecido escandalosamente, no para, siempre con el auxilio de su “Chabela”, su tabla rompehuesos favorita.

Tiempo al tiempo.

 

*Premio Nacional de Periodismo