El objetivo es desaparecer al INE tras la revocación

*Podría AMLO hasta ampliar su periodo de mandato

*Morenos se pasan por arco del triunfo la constitución

 

OTRA VEZ, pese al llamado del Instituto Nacional Electoral que sigue convocando a la cordura (pese a que diputados de MoReNa aprobaron lo que ahora rechazan), el Presidente Andrés Manuel López Obrador se pasó por el arco del triunfo el mantenerse neutral en el proceso de consulta de revocación de mandato, y abiertamente, autocrático y todopoderoso convocó a los gobernados a promover ese ejercicio con el que busca ser ratificado por arrasadora mayoría, horas después de que el Pleno del Senado “fast track” (o vía rápida) avaló que todo servidor público, entre ellos el presidente Andrés Manuel López Obrador puedan promocionar la consulta, sin ser sancionados. Y AMLO lo hizo nuevamente, porque tanto al mandatario nacional como a sus correligionarios les tiene sin cuidado el nivel de participación, si es mucha o poca, pues lo que quieren, al final del ejercicio es decir que la gente respalda al Presidente en un alto porcentaje, y que quiere que la cuarta transformación siga, lo que podría dar la pauta (podría, dijimos) para que en el 2024 se analice la posibilidad de ampliar el periodo constitucional del tabasqueño, pese a lo que jura y perjura, que al fin y al cabo como dice una cosa dice otra, y el argumento sería que aun la Cuarta Transformación no está consolidada y que él, solo él es la persona indicada para llevarla a buen puerto, y no en vano ha dado todo el respaldo al Ejercito y al resto de las fuerzas armadas por lo pudiera ofrecerse, tal como en tiempos del dictador Hugo Chávez y su nefasta herencia Nicolás Maduro. AMLO muestra seguridad y exige que se difunda la revocación, porque las recientes encuestas de la Presidencia señalan que alrededor de 65 por ciento de la gente votaría a favor de la permanencia del presidente contra 30 por ciento que votaría por su retiro, aunque es probable que entre 90 y 95 por ciento de los votantes que acudan el domingo 10 de abril respalden la permanencia del presidente, pues quienes se oponen a que siga promueven la no participación.

 

Y ES que por donde se le busque gana, ya que si participa poca gente, el respaldo que recibirá será porcentualmente mayor. Si hay más participación, de cualquier manera ganará ampliamente el respaldo y, de paso, apuntalará el triunfo de los candidatos de MoReNa a las seis Gubernaturas que estarán en juego este año. AMLO no estará en las boletas locales pero su participación el 10 de Abril en la revocación de mandato es como si lo estuviera, pues para entonces estará reciente su aprobación que será como un mensaje para que sigan votando por MoReNa, porque nos guste o no, López Obrador saldrá fortalecido y de paso fortalecerá a los abanderados a Gobernador que dos meses después estarán jugándose la elección. Pero hay otro detalle: si AMLO logra –como seguramente lo hará- ser respaldado mayoritariamente, habrá dado un duro golpe al Instituto Nacional Electoral al que se ha encargado de menoscabar, un día si y el otro, también- junto con sus correligionarios, argumentando que a pesar de la poca publicidad que el órgano electoral dio a la revocación de mandato y al mínimo de casillas instaladas, logró imponerse porque la sociedad quiere el cambio, lo que permitiría una reforma electoral que minimice o hasta desaparezca al INE como tal.

 

PARA EL Partido de la Revolución Democrática, todo el  proceso está claramente desnaturalizado, ya que se supone que la revocación de mandato se definió como un derecho de la población para demandar el retiro de un mandatario que ha perdido la confianza de los ciudadanos, pero en este caso se promovió como un derecho del presidente para recibir el respaldo de sus partidarios. Todo lo contrario al sentido de la norma. Por ello, al entrar en vigor el viernes pasado el decreto que permite a los funcionarios públicos emitir declaraciones de propaganda gubernamental en plena veda electoral, el PRD anunció que lo van a impugnar ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) porque el llamado “decretazo” es inconstitucional, y vaya que tiene razón. Y es que un decreto no puede estar por encima de la Ley de Revocación ni el Presidente de la República puede estar por encima de la Constitución, por lo que la veda electoral, a pesar de la aprobación vía rápida de ambas cámaras del Congreso de la Unión sigue vigente hasta el 10 de abril, día de la consulta de revocación.

 

JESUS ZAMBRANO considera que, en el fondo, es claro que Andrés Manuel López Obrador busca minar la autonomía del Instituto Nacional Electoral y adueñarse de él, pero “se olvida que México es un país democrático donde todas las expresiones políticas caben, no solo la de un autócrata empeñado en destruir al INE. Por ello acusa a las bancadas de Morena, PT y Verde Ecologista en la Cámara de Diputados y el Senado de aprobar el decreto para defender “esta aberración” de consulta de revocación de mandato porque, advierte, saben que la mayoría de la sociedad mexicana no va a participar en esa farsa, ya que “la gente se está dando cuenta de lo innecesario que es y del derroche económico que ocasiona”.

 

POR ELLO para el PRD, a pesar de la “simulación y triquiñuela” que representa el decreto emitido por ambas cámaras del Congreso, en la Constitución sigue vigente la veda electoral sobre la revocación de mandato, la prohibición de propaganda gubernamental personalizada por el artículo 134, ya que el Diario Oficial de la Federación publicó la interpretación de los artículos 449, numeral 1, incisos b, c, d y e, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, y 33, párrafos quinto, sexto y séptimo y 61 de la Ley Federal de Revocación de Mandato. “Es falso que con estas decisiones se fortalece la democracia, además de que siguen los ataques y descalificaciones al órgano electoral, acusándolo de lo que el propio gobierno hace, que es violar la Constitución”.

 

POR LO pronto, el INE sigue capoteando los llamados de AMLO a violentar las leyes, minimizando los exhortos de los consejeros a la prudencia, a abstenerse de promocionar una revocación que solo compete al órgano electoral, y menos cuando se promueve la permanencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador rompiendo con la imparcialidad que debe tener la participación popular. Por ello no se descarta que los partidos en oposición a MoReNa impugnen ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) el llamado “decretazo” por  inconstitucional, ya que la constitución no ha sido reformada y esta señala claramente que no se permite a los funcionarios públicos emitir declaraciones de propaganda gubernamental en plena veda electoral, ni tampoco se pueden hacer cambios sino es 90 días antes de un proceso. Ya López Obrador, consciente de lo anterior, asegura que si hay alguna impugnación sobre el decreto respetará el fallo de la Corte. A ver qué pasa. OPINA [email protected]