EL LINCE / César A. Vázquez Lince / JUAN TRUMP DO AMERICA

2141

BINIZA: En Veracruz entró en vigor las reformas al Código Penal que sanciona a quien agreda al personal médico

En abril del año pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador le había hecho saber al Presidente Donald Trump, a través de Wilbur Ross, el secretario de Comercio de EU que había viajado a México para el (CEO Dialogue, que estaría dispuesto a hacer una visita a Trump en la Casa Blanca, rumbo a la elección del próximo 3 de noviembre.

Finalmente en Junio del presente año, Donald Trump, elogió públicamente a su homónimo mexicano, y dijo que creía que “pronto” lo visitaré en la Casa Blanca, convocando así al Presidente López Obrador.

Curiosamente, el mandatario dedicó estas palabras a AMLO mientras se encuentra de visita en Arizona para supervisar las obras del muro fronterizo con México. Trump agradeció a López Obrador su ayuda para mantener la seguridad de la frontera, en referencia al despliegue de la Guardia Nacional para detener la llegada de inmigrantes a Estados Unidos, y reiteró que México “pagaría por el muro”.

Tras numerosas idas y vueltas, finalmente el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que se reunirá con su homónimo estadounidense, y que el encuentro se realizará unos días después de la entrada en vigor del T-MEC.

Además, el presidente sostuvo que están buscando que también esté en la partida el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien ya habría aceptado la invitación.

Sin embargo, el primer ministro canadiense dijo este viernes que probablemente no asistirá

a la reunión convocada por Donald Trump. Las razones son los aranceles que Trump podría imponer contra Canadá.

La decisión de López Obrador de encontrarse en julio con Donald Trump viene generando opiniones negativas de diplomáticos y analistas en México, y algunos líderes de la comunidad mexicana en EE.UU., por la connotación política que rodea al encuentro.

Figuras como el expresidente Felipe Calderón o el exembajador mexicano Arturo Sarukhan cuestionaron las intenciones de Trump detrás de la reunión y señalaron que el mandatario mexicano podría ser utilizado para fines electorales.

Algo que podría enturbiar la relación bilateral si el próximo presidente es el candidato demócrata Joe Biden, quien lidera cómodamente las encuestas.

No debemos olvidar que Trump es el mandatario que más ha ofendido a México y a los mexicanos. No sólo fue una estrategia electorera, es claro que menosprecia nuestra cultura y nuestra gente.

Es el que ordenó que niños mexicanos fueran enjaulados y centroamericanos en México sean perseguidos por la Guardia Nacional.

Trump se caracteriza por su arrogancia y torpeza al interactuar con sus pares. Igual los ataca, que los subestima, los exhibe y ofende en público, según le convenga y agrade a sus bases electorales.

No se sabe cómo el presidente de Estados Unidos, en ese estilo tan peculiar, se va a comportar en el encuentro. Puede decir algo incómodo u ofensivo, incluso para los mexicanos.

No sería la primera vez que usar a nuestro país como una sparring electoral, como lo ha usado en muchas ocasiones.

Si AMLO va a Washington, será porque Trump se lo impuso, porque lo citó, no lo invitó. Toda vez que será una visita oficial, más no de Estado, innecesaria en un momento no propicio para México.

El T-MEC no requiere de ninguna ratificación adicional.

Dado que la visita se hace en medio de un proceso electoral sui generis, debería ver una obligada comunicación con Joe Biden y los demócratas, aunque los miembros latinos de la bancada demócrata han expresando su “preocupación y condena” con la visita de AMLO.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador descartó un encuentro con el candidato demócrata Joe Biden, argumentando que no sería “apropiado”.

¿Pero si lo es con el candidato republicano?

Biden —quien seguramente se convertirá en presidente en noviembre— habrá tomado nota por segunda vez en cuatro años de lo poco confiable que es este gobierno de como socio y como aliado. Si esto se lleva al extremo por los demócratas, los próximos cuatro años podrán ser el infierno que AMLO y su crecientemente impopular 4T, lo que quisieron evitar al aliarse con Trump.

Esta reunión podría beneficiar a Trump pero no a López Obrador, la consecuencia será el detrimento de la legitimidad del tabasqueño.

WEB: https://ellince.mx

E-MAIL: [email protected]

TWITTER: @ElLinceMx

FACEBOOK: facebook.com/ellince.mx/

INSTAGRAM: el_lince.mx