Educación quiere matar a los niños

Veracruz unió su indignación contra varios funcionarios públicos, incluido el propio presidente de la República, quien pareciera ver a la entidad sólo para felicitar a su gobernador, inexplicablemente.

El anuncio hecho por el secretario de Educación Pública acerca del posible regreso a clases en enero de los estados que ahora estén en semáforo verde indignó a los veracruzanos, porque Veracruz tiene el tercer lugar en el país con más muertes por coronavirus.

Parecería que a la hora de tomar en cuenta a la entidad para sus decisiones todo resulta equivocado, falso, interesado, parcial y hasta criminal. Pero Esteban Moctezuma sirve a su jefe y quiere quedar bien con él, para que la realidad de Veracruz sea sólo imaginada.

Ante esto, el secretario de Educación en Veracruz, Zenyazen Escobar García, se limitó a decir que ‘En Veracruz no hay prisa por regresar a clases presenciales pese al semáforo verde’.

A pesar de que el Presidente parece tener funcionarios públicos consentidos, la realidad de la entidad no la tiene clara, así como tampoco el sector salud y menos aún la Secretaría de Educación Pública, porque a pesar de que la apreciación federal sobre salud determina que Veracruz debe estar en verde, hay todavía 36 municipios en Naranja; es decir, el 17 por ciento del territorio veracruzano no está acorde con los cálculos hechos sobre el escritorio en el sector Salud federal, o en la SEP, que encabeza el expresidente de Fundación Azteca; la realidad es muy diferente.

Sin embargo, el gobierno federal sólo tiene en Veracruz el objeto de sus mimos y apapachos y tal vez esto le impida ver con claridad lo que en realidad sucede en el estado.

Así, cuando se le otorga a Veracruz el Verde, apenas llega a este color de panzazo, lo cual exigía mayor vigilancia y no declaraciones aventuradas. Por otra parte, es la entidad donde menos se han aplicado pruebas para detectar Covid-19.

El número de fallecidos en Veracruz por causa del Covid-19 es de los más altos del país; solo superado por el Estado de México y la Ciudad de México.

La situación real es que Veracruz registra casi 6 mil muertes por la pandemia y superó los 40 mil contagios, y sigue aumentando.

La ligereza de las autoridades sanitarias y educativas -federales y estatales- no tiene nombre. Quieren llevar a la muerte a los niños que se contagien en las escuelas, así como a sus familiares. Si bien el gobernador Cuitláhuac García había afirmado que podría haber clases presenciales luego de cuatro semanas continuas en semáforo verde, pareciera que hay prisa por poner a los niños veracruzanos en peligro.

La falta de confianza en los políticos, herencia de muchos años de engaños, hace pensar que no hay el sustento científico adecuado simplemente porque falta a la lógica. Carece de sentido común.

Hay quienes dicen que se acabó el tiempo de los políticos, pero también se corre el riesgo de colocar en puestos clave a personas que carecen de toda sensibilidad y preparación administrativa, y en lo que va del sexenio lo hemos visto claramente con personajes como Lily Téllez, Cuauhtémoc Blanco, Sergio Mayer, y lo vimos en el pasado con muchos otros. Son tiempos de que la población exija congruencia a los políticos, cualquiera que sea su origen, que hagan política con claridad.

Porque ya de gobiernos de improvisaciones y palos de ciego los mexicanos, y los veracruzanos en particular, estamos cansados. La indignación de los veracruzanos se ha vuelto furia social y al primero que tienen en la mira es al gobernador, para de ahí seguirse son su gabinete y luego los funcionarios federales que en su responsabilidad pueden poner en riesgo la salud y la vida de los veracruzanos. PEGA Y CORRE. – No cabe duda de que las mujeres tienen mayor sensibilidad para proteger a sus poblaciones de la pandemia. Es el caso de Claudia Sheinbaum, quien, a pesar de tener una población fluctuante de más de 12 millones de personas en los límites de su entidad, ha logrado reducir considerablemente los contagios. La población apoya, sin duda, las medidas de las mujeres mejor que las de los hombres en materia de salud y la situación de la población de la capital es una muestra fehaciente. Las mujeres gobiernan con la prevención necesaria un conflicto de salud con el que el mundo entero sucumbe. Sheinbaum ha mantenido a la población informada prácticamente todos los días con su programa de 10 puntos, entre los que se destaca: “Si no tenemos nada verdaderamente importante, no salgamos a la calle”, “Si hay necesidad de salir, usemos cubrebocas y guardemos sana distancia”, “Comuniquémonos por teléfono o por videollamadas con nuestros familiares y amigos”, “Estemos sólo los que habitamos la misma casa”, entre otras. El manejo de la pandemia no es fácil, y en comparación con el resto del país, la Ciudad de México está a la vanguardia. Incluso le ha servido para aumentar su popularidad como mujer de la política. En una semana, su popularidad aumentó cinco puntos…Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

 

[email protected]