Denunciamos: En octubre del 2021, policías de SSP secuestran y roban a hijo de periodista en Veracruz

3270
’30/01/2023’
’30/01/2023’

Entre lo utópico y lo verdadero

Por Claudia Guerrero Martínez

08 de junio del 2022

 

Denunciamos: En octubre del 2021, policías de SSP secuestran y roban a hijo de periodista en Veracruz

 

En esta entrega, hablaremos en primera persona. Una servidora, Claudia Guerrero Martínez hace público el abuso de autoridad, extorsión, abuso de poder, robo y secuestro exprés en contra de mi hijo  y lo informamos ante la opinión pública para denunciar un hecho vergonzoso en contra de la víctima, quien ya está fuera de Veracruz por su seguridad e integridad física, pues lamentablemente, estos delitos están ocurriendo de forma constante en importantes municipios, incluyendo Xalapa. En esta entrega daremos a conocer cómo nuestro familiar fue literalmente abordado por policías de Seguridad Pública, ser intimidado, acosado, secuestrado y llevado a un cajero, para luego robarlo y ser trasladado en una patrulla a nuestro domicilio, violentando sus derechos y grabado por cámaras de videovigilancia de la CEAPP. Hacemos esta denuncia, pero además, exigiendo la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, quien protege a sus policías delincuentes.

 

Los hechos se dieron el 24 de octubre del 2021, cerca de las 2.50  de la mañana, cuando mi hijo tomó un taxi, en la Plaza Xanat, de Xalapa, después de convivir con amigos en un antro. Se subió a un taxi marca Tsuru, pidiéndole llevarlo por el Barrio del Dique, donde radicamos. En el trayecto, sobre la Avenida Lázaro Cárdenas, el taxista se detuvo junto a una patrulla y les dijo a los elementos que la víctima no le quería pagar la corrida.

 

Lo bajaron con lujo de violencia del taxi, con palabras altisonantes y sobre la avenida tan transitada, lo empezaron a amedrentar que sería llevado a los separos del Cuartel de San José y ahí le darían una paliza, por no querer pagar la corrida. Mi hijo les aseguró ser mentira y  llevar dinero para pagarla. En ese momento, lo subieron a la patrulla número SP 3240, doble cabina, siendo dos policías, quienes realizan un secuestro en contra de mí hijo.

 

Le dijeron a mí hijo, que si no quería ser llevado al Cuartel y darle la “madriza”, tendría que sacar dinero de la tarjeta de débito o conseguir el “recurso”, por la cantidad de  $2 mil pesos, como cuota de recuperación y prometiendo dejarlo libre. La víctima aceptó el arreglo y les pidió a los policías secuestradores ser llevado a un cajero de Santander.

 

Cerca de  las 3:13 realizó un retiro en el cajero, mientras los dos policías ladrones observaban la operación bancaria y ahí le pidieron sacar otros $200 pesos más, para ser $2,200 pesos en total, pues se le darían su parte al taxista. El banco envió una notificación del retiro, confirmando la hora y sucursal.

Con la entrega de dinero, los policías llevaron a mi hijo a su casa, quizá como atención ante un joven que nunca se portó irrespetuoso y obedeció en todo lo que pedían los desleales policías. Las  cámaras de videovigilancia que están alrededor de mi casa, colocadas por la Comisión Estatal de Atención  y Protección a Periodistas detectó la patrulla que transitaba en la calle de Honduras y dio vuelta en la calle donde está nuestro domicilio, observándose que cuando la víctima señaló el lugar donde vive, la patrulla se detuvo abruptamente, apagó las luces y dio reversa la camioneta de batea, de manera  intempestiva.

 

Descubrieron que el domicilio pertenecía a la periodista Claudia Guerrero Martínez, pues el Mecanismo para la Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación envía notificaciones a la SSP de Veracruz para dar  rondines en nuestro domicilio, con el fin de tener presencia y protección de esta periodista, quien pertenece a ese mecanismo federal.

 

Después de esta narrativa, usted se preguntará: ¿Por qué esperar casi siete meses y medio para hacer pública esta denuncia? La razón es la prioridad de no poner en peligro a mi hijo, la víctima, por parte de estos policías y fue hasta que salió de Veracruz, para tomar la determinación de hacer pública esta denuncia como afectada por ladrones policías estatales, quienes roban, secuestran, extorsionan, amenazan, agreden verbal y físicamente a un joven médico, con mención honorífica por la UV, quien sólo se trasladaba en taxi a su casa.

 

Y nos dimos cuenta, no ser el único, al ser una acción constante en contra de ciudadanos de Xalapa y otros municipios, perpetrados por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en Veracruz quienes en complicidad con taxistas roban, secuestran, agreden a otros jóvenes y estos ruleteros entregan a víctimas, mujeres y hombres, a los policías para ser extorsionados, robados, llevados a cajeros y luego dejarlos a su suerte.

 

Mi hijo tuvo suerte, pues fue llevado a su casa y las cámaras grabaron a esta patrulla, la SP3240 quien incurrió además, en abuso de autoridad y secuestro exprés.

 

Las bitácoras,  rondines y  asignación de patrullas, la madrugada del 24 de octubre del 2021, todos esos informes están en la Secretaría de Seguridad Pública y saben los nombres de estos policías ladrones y delincuentes, así como sus jefes directos.

Guardar  silencio por todos estos delitos, durante varios meses, fue desgastante. No denunciar, por cuidar la integridad de la víctima también fue triste y una terrible impotencia. Los policías ven que su jefe Hugo Gutiérrez Maldonado realiza actos de corrupción, así como roba recursos públicos y  por eso, ellos también lo hacen, pues Seguridad Pública es una dependencia llena de corrupción y se tolera el abuso de poder y autoridad, sin que nadie ponga freno.

 

Exigimos la renuncia del titular de SSP en Veracruz, Hugo Gutiérrez Maldonado, quien además de ser tolerante con sus policías, las intermitentes denuncias no cesan, porque sus elementos tienen la orden de robar, extorsionar, secuestrar y lastimar a todo aquel, para sacar dinero y entregarlo a los comandantes, quienes tienen que pagar cuota impuesta por Gutiérrez Maldonado, todos los días.

 

Un gobierno ladrón, que el propio Cuitláhuac García Jiménez recibe el botín cada mes en  cuotas robadas a las víctimas, muchas de ellas dejadas en libertad, pero otros, han sido desaparecidos, por no querer pagar. Dinero manchado con sangre y dolor, afectando a muchas familias y una servidora, tuvo mucha suerte de que estos policías  dejaran libre a mí hijo.

 

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com y www.claudiaguerrero.mx

Twitter: @cguerreromtz