Cuitláhuac y el Cártel del Noreste, ¿vínculos delincuenciales evidentes?

’23/06/2024’
’23/06/2024’

* Cartel del Noreste fue el que financió la campaña de Américo Villarreal, “amigo” de Cuitláhauc

* CEAPP reclama ineficacia de la Fiscalía para resolver crímenes de periodistas

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

El documento elaborado por el ejército mexicano en el que se menciona que Cuitláhuac García y sus funcionarios están ligados al Cártel del Noreste (CdN), no es el primero señalamiento que se hace en contra de los mismos de tener relaciones con grupos delincuenciales.

Aunque sí es la primera vez que se apunta al gobernador de Veracruz en ese sentido.

Y lo hace el Ejército, no cualquier pelagatos.

El documento elaborado por el Centro Regional de Fusión de Inteligencia Sureste (Cerfise) de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) es muy específico en cuanto a que se trata del Cártel del Noreste.

¿Cuál es el peso político y delincuencial del Cártel del Noreste en el país?.

El Cártel del Noreste es la organización delincuencial que documentos de la Embajada de Estados Unidos mencionan como un ente financiero de la campaña de Américo Villarreal al gobierno de Tamaulipas y la de Morena en el estado de México.

Américo Villarreal fue el único candidato a gobernador al que Cuitláhuac García apoyó durante las elecciones de éste año. De hecho se mostró abiertamente con el mismo el domingo 3 de abril, cuando inició la campaña gubernamental por ese estado.

Casualmente.

Y hace tan sólo una semana, el 28 de septiembre, Cuitláhuac García dijo que se reunirá con Américo Villarreal, ya como gobernador de Tamaulipas, además de que ante el peligro de que el triunfo fuera cancelado por la evidencia de que su campaña había sido financiada por el crimen organizado, pidió respeto a su triunfo.

No tuvo ningún empacho en hacerlo, aún con los nexos delincuenciales que se mostraban. Vaya, es más, a Cuitláhuac García ni le molestó eso.

¿Porqué habrá sido?

Además de Cuitláhuac, a Tamaulipas también fue el coordinador de la bancada de Morena en la Legislatura de Veracruz, Juan Javier Gómez Cazarín, y lo hizo en varias ocasiones, lo que lleva presumir que su cercanía con Américo Villarreal es fuerte y por tanto que puede tener coincidencias con éste.

Dice el dicho: Dime con quién andas y te diré quién erés.

¿Qué tan importante es el Cártel del Noreste en el país?.

Héctor de Mauleón, columnista de El Universal y uno de los mejores analistas de México en materia de seguridad pública, anota que el  CdN es la tercer fuerza delincuencial en el país, después de los cárteles de Sinaloa y de Jalisco.

Uno de los operadores financieros del CdN, Gerardo Teodoro Vázquez Barrera, El Gerry, presunto líder del Cártel del Noreste (CDN) quien desapareció en marzo pasado junto con dos marinos, fue retratado al lado del gobernador de Tamaulipas, Américo Villarreal, y del senador por Zacatecas, José Narro Céspedes, en una comida.

Los marinos estaban comisionados como escoltas del legislador fueron vistos ahí por última vez.

Un aparente documento confidencial de la DEA (Administración de Control de Drogas) menciona que tanto El Gerry como los agentes de la Secretaría de Marina, desaparecieron mientras transportaban dinero proveniente del Cártel del Noreste destinado a financiar la campaña política de Morena para las elecciones del Estado de México en 2023.

En la última entrega de su columna Héctor de Mauleón hace un recuento del Cártel del Noreste en Veracruz:

«Desde hace al menos cuatro años el sur veracruzano se encontró en el centro de una guerra criminal en la que participan el Cártel Jalisco, el Cártel del Noreste, los Zetas Vieja Escuela y organizaciones como Cárteles Unidos y Jarochos Unidos.

Los reportes de secuestros, balaceras, persecuciones, ejecuciones, decapitados, acribillados, cobros de piso, caravanas de hombres armados han ocasionado que el sur de Veracruz haya sido considerado por organismos empresariales como un “pueblo sin ley”, “al borde del colapso”; y han colocado a Las Choapas –en donde el CJNG anunció, según el reporte, el recrudecimiento de sus ataques— entre los cinco municipios más violentos del estado.

Desde 2018, en muchas regiones del sur los propios habitantes se impusieron “toques de queda”. Muchos otros se agruparon en autodefensas, con al menos 200 hombres armados, para intentar detener el aumento de la violencia y, sobre todo, de la impunidad.

A principios del año pasado una familia de autodefensas, la que lideraba Teódulo Gorostieta fue “levantada” y asesinada: 12 de sus miembros fueron encontrados, atados de pies y manos, y abandonados en un camino de terracería, en las inmediaciones del ejido Cerro del Nanchital.

Aunque el gobierno federal lo niega, el Cártel del Noreste es uno de los grupos criminales que mayor expansión ha registrado.

Surgió apenas en el año 2015, tras la detención del satánico Omar Treviño Morales, jefe de los Zetas (mejor conocido como el Z-42) y uno de los capos más buscados por la DEA.

Tras la caída de Treviño, los Zetas se partieron en dos. Un grupo formó la organización Zetas Vieja Escuela. Otro más se agrupó en torno de un sobrino del Z-42: Juan Francisco “Kiko” Treviño.

“Kiko” Treviño fue aprehendido por la DEA en 2016 en la ciudad de Houston. El mando quedó en manos del sanguinario Juan Gerardo Treviño, conocido como El Huevo, quien creó un violento brazo armado conocido como La Tropa del Infierno.

Este es el grupo que sojuzgó y sumió en el horror a los habitantes de Tamaulipas y Nuevo León, y que pronto logró extender sus actividades delictivas a Coahuila, Zacatecas, San Luis Potosí, Veracruz, Tabasco e incluso Morelos.

Se le ha considerado, con el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco, como la tercera mayor organización criminal que opera en México. Su expansión mayor ocurrió bajo el mando de El Huevo Treviño.

Este capo fue aprehendido por la Sedena en marzo de 2022.

Era el líder del Cártel del Noreste en los tiempos en que el reporte dado a conocer ayer (el 4 de octubre) informó que el gobernador de Veracruz le había abierto las puertas del estado a este grupo delictivo».

Esta anotación permite entender porque el CJNG en diversas cartulinas les reclamaba tanto al secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado, como al secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, que estaban apoyando a los zetas.

Ahora Cuitláhuac García, el 5 de octubre, en una respuesta tardía, dice estar a favor de que se le investigue en cuanto a sus nexos con grupos delincuenciales.

¿Tendrá o no tendrá ese tipo de vínculos?.

Por lo pronto, ya se volvió el gran místico de Veracruz del que se presume que está en tratos con el crimen organizado.

 

CEAPP RECLAMA INEFICACIA DE LA FISCALÍA PARA RESOLVER CRÍMENES DE PERIODISTAS

En una actitud poco vista, la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas evidenció el mal trabajo que realiza la Fiscalía de Veracruz en la investigación de crímenes y en el armado de carpetas de investigación.

El gobernador de Veracruz Cuitláhuac García Jiménez, éste 4 de octubre para tratar de rehuir los señalamientos de sus aparentes nexos con el Cártel del Noreste, arremetió contra el Poder Judicial federal, porque liberó a tres personas presuntamente ligadas al asesinato del periodista Jacinto Romero Flores, por falta de pruebas por parte de la Fiscalía de Veracruz.

En este caso, el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal del Séptimo Circuito, ante la falta de pruebas por parte de la Fiscalía para demostrar la culpabilidad de los señalados, ordenó la liberación mediante un amparo directo de los tres presuntos responsables del homicidio de Jacinto Romero, comunicador asesinado en Ixtaczoquitlán, Veracruz, el 19 de agosto de 2021.

El Tribunal determinó que Ana Laura Rosas Rodríguez, Casto Emilio Hernández Sánchez y Roberto Trinidad González, este último ex candidato a regidor de Morena en Ixtaczoquitlán, debían ser desvinculados del proceso.

El Tribunal lo que hizo fue confirmar lo que ya había observado el Juez Decimoctavo de Distrito con sede en Xalapa.

Lo más grave es que ni con ese anuncio previo de insuficiencia de pruebas, la Fiscalía fue capaz de aportar mayores datos o sustentar sus aparentes pruebas para darles firmeza y contudencia.

Ante esto, Cuitláhuac García una vez más salió a defender a la fiscal Verónica Hernández Giadans y sus ineficiencias, y acusó a los jueces federales:

«Sospechosamente -dijo-, los casos individuales caen en las manos del mismo Juez, a pesar de que la defensa de cada presunto delincuente presentó sus apelaciones en fechas diferentes y por distintos abogados y estos casos son turnados de manera aleatoria, sin embargo, da la tremenda casualidad que cayeron en los mismos juzgados».

En este panorama, la CEAPP «condenó» “la reciente liberación de tres personas que estaban vinculadas a proceso por el homicidio del periodista Jacinto Romero Flores” y reclamó que “prevalezca la impunidad y no se esclarezca el caso”.

Pero también anotó que “al margen de señalar la responsabilidad de las instituciones encargadas de investigar los delitos contra la libertad de expresión y de castigar a los responsables de estos crímenes, desde la CEAPP externamos nuestra preocupación e indignación por este caso”.

¿Y cuáles son «las instituciones encargadas de investigar los delitos contra la libertad de expresión y de castigar a los responsables de estos crímenes»?.

Pues es la Fiscalía General del Estado de Veracruz.

En ese tono, la CEAPP también apunta que “sin lugar a dudas, los recientes hechos evidencian un sistema de justicia disfuncional y que ha fallado al periodismo y a quienes han perdido la vida en razón de su ejercicio periodístico”.

¿Y dónde empieza ese «sistema de justicia disfuncional»?.

Pues en la Fiscalía de Veracruz.

Ya encarrerados en la CEAPP piden que “antes de politizar la justicia o de evadir responsabilidades, reconozcan que la violencia contra periodistas es un asunto de interés público que repercute en la vida de toda una sociedad”.

¿Y quiénes son los que buscan «politizar la justicia o evadir responsabilidades»?

Pues el gobernador con sus declaraciones acusatorias hacia los jueces federales y la Fiscalía a la que busca proteger.

Cuitláhuac García en lugar de asumir la responsabilidad que le corresponde y de tomar caminos que realmente lleven a mejorar la actividad de la Fiscalía en Veracruz, busca repartir culpas hacia afuera, cuando debería de mirar hacia sus estructuras de poder.

En consecuencia, como dice el comunicado de la CEAPP, se debe dotar “de los recursos humanos, financieros y materiales necesarios para prevenir las agresiones y proteger la integridad de las y los comunicadores, pero también para investigar los delitos cometidos contra periodistas y dar castigo ejemplar a quienes atenten contra la libertad de expresión”.

El reclamo anterior es porque nada de eso ocurre.

Y es real, muy real que “cada crimen en contra de un periodista que permanece en la impunidad lesiona y atenta contra el derecho de la sociedad a estar informada”.

Finalmente anotan que: “Por cuanto hace a este Organismo Autónomo, en su calidad de asesor jurídico de la familia del colega Jacinto Romero Flores, agotará todos los recursos e instancias jurisdiccionales para garantizar a las víctimas indirectas sus derechos de acceso a la justicia, a la reparación integral y a la verdad”.

Para cerrar lanzan la proclama “No más impunidad en crímenes contra periodistas”.

¿Cuál es el organismo encargado de que no exista impunidad en los crímenes contra periodistas?.

Pues la Fiscalía General del Estado de Veracruz.