Cuitláhuac reacio a aceptar la recomendación de la CEDH a favor de empresarios

82
  • Hipólito Rodríguez sigue cayendo en aceptación
  • Lety López, el alcalde peor calificado de Veracruz
  • Fernando Yunes sigue perdiendo popularidad

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

El gobierno de Cuitláhuac García Jiménez se muestra reacio a aceptar la recomendación 155/2020 emitida por la Comisión Estatal de Derechos Humano (CEDH) a favor de los empresarios que tienen cuentas pendientes de cobrar con el gobierno del estado.

La recomendación se emitió el 14 septiembre de 2020, y éste miércoles 14 de octubre, será un mes desde que eso ocurrió.

Un mes sin que el gobierno de Cuitláhuac García haga pronunciamiento alguno.

La queja se puso el 22 de octubre de 2018 y se tardaron casi dos años en resolverla.

El 22 de octubre próximo serán dos años de que fue presentada.

La recomendación está dirigida a la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) y a su actual titular, José Luis Lima Franco, pues este gobierno, al igual que los dos anteriores (de Miguel Ángel Yunes y de Javier Duarte), no ha pagado las deudas que tienen con los empresarios veracruzanos.

La renuencia para aceptar la recomendación es porque en cuanto se le de entrada, se estará reconociendo de facto que el gobierno de Cuitláhuac García también ha violentado los derechos  humanos de los empresarios al negarse a pagarles lo que se les adeuda.

Lo mismo que hicieron Miguel Ángel Yunes y Javier Duarte.

La recomendación emitida por la CEDH muestra que de 2016 a la fecha, el gobierno del estado, sea quien sea el gobernantes, ha violado los derechos humanos y jurídicos de los proveedores por la negativa a pagarles.

Juan José Llanes Gil del Ángel, abogado del grupo de empresarios que tienen cuentas pendientes con el gobierno del estado, de Empresas SOS, es optimista en que se aceptará la recomendación y en consecuencia –anota- que cuando se haga, Sefiplan hará la reparación del daño, para que no se prolonguen estas violaciones.

También confía en que se realizarán las investigaciones necesarias para interponer una denuncia ante la Contraloría General del Estado y que ésta pueda ahondar y sancionar a los responsables de las omisiones de pago

Pero con casi un mes de retraso, cualquiera pensaría que hay renuencia para aceptarla.

Durante el gobierno de Javier Duarte se dejó de pagar a diversos proveedores de la iniciativa privada, porque el dinero lo empezaron a sustraer Javier Duarte y sus secuaces.

Llanes Gil apuntó que el 27 de septiembre de 2017, durante el gobierno de Yunes Linares, se publicó en la Gaceta Oficial del Estado un “Acuerdo por el que se instruye a la Sefiplan revisar y validar los presuntos adeudos de la administración 2010-16, a cargo de las distintas dependencias y entidades de la administración pública estatal con proveedores y contratistas”.

Sin embargo, eso que parecía una solución, fue una trampa laberíntica para los empresarios. El gobierno de Miguel Ángel Yunes utilizó esa artimaña para no pagar.

Ahora la administración de Cuitláhuac García está buscando la forma de evadir la responsabilidad del pago a los deudores.

Los místicos de la 4T se están haciendo los distraídos para no pagar.

 

EL CANSANCIO DE LOS VERACRUZANOS CON LA POLÍTICA Y LOS POLÍTICOS

Increíble:

En Veracruz hay un cansancio de grandes dimensiones hacia los políticos, la política y los gobiernos.

La población cada vez cree menos en quienes se dedican a esto, sean del partido que sean.

Hay un desencanto creciente que hace que se rechace a los gobernantes, porque ninguno está cumpliendo con lo que ofreció. Porque ninguno satisface las expectativas que la población tiene sobre los mismos.

La malísima calificación que tiene Cuitláhuac García como gobernador es ya conocida por todos.

El último ranking Mitofsky de alcaldes es la mejor muestra de este fenómeno generalizado: Todos los alcaldes van a la baja; todos, absolutamente todos.

 

HIPÓLITO RODRÍGUEZ SIGUE CAYENDO EN ACEPTACIÓN

El caso del alcalde de Xalapa es terrible, pues el presidente municipal empezó 2020 en el lugar 32 y en la última medición del ranking Mitofsky de alcaldes, la de septiembre, ya está en el sitio 74. O sea, que cayó 42 lugares.

Ese descenso tuvo un derrumbe en la aceptación de 4.1 por ciento.

Pero el descenso en lugares tan fuerte es porque en otros municipios los alcaldes están mejorando su imagen ante la población, haciendo un buen trabajo, aún en medio de la pandemia y de las circunstancias negativas que prevalecen.

 

LETY LÓPEZ, EL ALCALDE PEOR CALIFICADO DE VERACRUZ

Pero el peor caso es el de la alcaldesa de Córdoba, Leticia López Landero, quien tiene el lugar más infame en el estado en las calificaciones, en el sitio 81.

Desbancó a Hipólito Rodríguez como el alcalde peor calificado en las encuestas.

Leticia López en cada ranking de Mitofsky para los alcaldes, ha descendido.

Su trayectoria descendente va de tener una aceptación de 40.8 por ciento en marzo, a un 38.8 por ciento en junio y la caída estrepitosa que ahora muestra de 8 puntos, para quedar en 30.8 por ciento.

Con esos niveles de aceptación, su intención de crear su propio imperio imponiendo como su sucesor a su esposo, Eduardo Luz Ulloa, o a su hija, Leticia Luz López, no tendrá mucho futuro.

 

FERNANDO YUNES SIGUE PERDIENDO POPULARIDAD

Fernando Yunes, el presidente municipal de Veracruz, hoy está en el lugar 15 de ese instrumento de medición, cuando comenzó el año en el lugar 2.

Perdió 13 sitios en el transcurso de éste 2020, para quedar en el sitio 15.

Cierto es que se mantiene entre los mejor calificados del país.

Pero también es real que va a la baja.

Esta es la segunda encuestadora que muestra su descenso en popularidad.

O sea, no es casualidad la percepción en la baja de la aceptación popular a Fernando Yunes.

 

Los políticos en Veracruz, definitivamente, tienen que buscar los caminos que los lleven a mejorar su presencia.

Se están hundiendo todos juntos en el pantano del descrédito.