Cuitláhuac no tiene “ranchito” pero Lima posee Ferrari

290
’17/08/2022’

*La falsa austeridad de los Morenos y el saqueo a las arcas

*Las casas del Bola en Coatepec y la mansión de Eleazar

 

O EL Gobernador Cuitláhuac García Jiménez peca de ingenuo, o ya lo contagió el Presidente Andrés Manuel López Obrador y ahora cree que todos los mexicanos somos i…nocentes que creemos cualquier ocurrencia que salga de sus bocas. Y es que en un dejo de autoalabanza dando continuidad a lo que el mandatario nacional suele expresar de su persona, García Jiménez tuvo la ocurrencia de decir en uno de sus ambiguos discursos que “por honestidad” no ha podido comprarse un rancho, en alusión a otros ex gobernadores, aunque apelando a lo que decía don Agustín Acosta Lagunes que: “el que trabaja más tiene derecho a vivir mejor”, uno diría que Cuitláhuac ha sido perezoso, ya que a sus 50 años no poseía ni siquiera un departamento porque vivía en la casa de sus padres, cuando profesionistas honestos a esa edad ya contaban con una vivienda, auto y hasta algún terrenito, pero al igual que AMLO ha vivido de sus seguidores, pues el titular del Ejecutivo Federal, salvo la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México y ahora la Presidencia de la República, que se sepa nunca ha trabajado y por ello no tiene ni cuentas bancarias ni propiedades (o al menos eso dice), no porque no haya podido, y es el mismo caso del Gobernante en turno que siempre vivió a la sombra de su padre, hasta que la suerte le regaló una gubernatura inmerecida, y ahora haga uso de media docena de guaruras, camionetas blindadas, la casa de Gobierno, hoteles y comidas gratis y todo un ajuar de guayaberas parecidas a las que usa el Presidente para seguir imitándolo y ganar sus quereres.

 

PORQUE ESO de que no se ha comprado ni un rancho debido a que respeta la austeridad y es fiel a su honestidad, incluso aún está pagando una camioneta que le compró a su hermano, no se lo cree ni un niño de párvulos, más aun cuando al interior de su gabinete todos o casi todos sus cercanos se han enriquecido, y ahí está el caso de Eleazar Guerrero, su primo hermano que posee una mansión en su “ranchito” de Jilotepec que de ninguna manera ignora que existe, pero se hace de la vista gorda, o las casas del secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos en Coatepec, quien viaja con 12 guardaespaldas a los que ordena colocarse en las puertas de los restaurantes donde come, provocando molestias a los comensales, o las residencias del Secretario de Seguridad, Hugo Gutiérrez Maldonado por solo citar algunas. Dice Cuitláhuac que por su honestidad no tiene propiedades, pero que tal sus cercamos colaboradores, incluidos los de menor nivel.

 

AHORA QUE si se trata de honestidad y austeridad, que le pregunte a su secretario de finanzas y planeación, José Luis Lima Franco por el Ferrari “Roma” que posee en la ciudad de México, según han difundido sus detractores, un auto valorado en 4.6 millones de pesos al tipo de cambio actual. Y la versión del lujoso vehículo adquirido por el cercano colaborador de Cuitláhuac ha salido del propio gabinete, de funciones quienes no solo sostienen la versión, sino que muestran fotografías tomadas donde se observa al Ferrari rojo, modelo “Roma”, el cual está resguardado en un estacionamiento de la Ciudad de México en Polanco donde, aseguran, Lima posee un departamento en la zona más lujosa de ese fraccionamiento. De acuerdo a informes fidedignos, el titular de Sefiplan suele ausentarse los fines de semana del Estado para disfrutar de su juguetito nuevo. El modelo “Ferrari Roma” está valuado en 225 mil dólares, lo que al tipo de cambio es algo asi como 4.5 millones de pesos, un lujo que solo se dan algunos deportistas como Saúl “Canelo” Álvarez, o actores de renombre metidos a empresarios hoteleros. Y de lo anterior, seguramente el Gobernador dirá que no sabe nada,  que son infundios, que los malquerientes conservadores buscan afectar a su gobierno, y barrabasadas por el estilo, aunque basta con que contrate detectives especiales para que se informe de las fortunas que han acumulados sus colaboradores, entre otros sus parientes cercanos que ahora sueñan con ser Senadores, Diputados Federales y hasta los sucesores en la gubernatura, con eso de que si García Jiménez pudo, cualquier podría.

 

Y MIENTRAS Lima Franco sigue imitando a las celebridades riéndose a carcajada abierta de la falsa austeridad que pregona la Cuarta Transformación, Cuitláhuac García sigue haciéndose la víctima y el honrado, despotricando al mismo tiempo contra su homólogo de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de quien dice que fue desaforado porque su familia obtuvo 28 ranchos en los últimos años. “Sí me asombra porque yo aquí gobernando, apenas me alcanzó para comprarle la camioneta a mi hermano y no he podido comprar un rancho, la honestidad se me impone. Yo soy maestro, no soy empresario, no conozco la familia del gobernador, pero fue señalado por una instancia judicial y le liberó orden de aprehensión, eso ya es muy diferente a cualquier cosa que podamos decir”, señaló, pero omito decir que la mayoría de profesores, ya no digamos de nivel superior sino de educación básica, ha podido comprarse un auto y hacerse de su casita, si se quiere de interés social pero la tienen, lo que Cuitláhuac no ha podido, tal vez porque tiene gastos extraordinarios que no le han permitido ahorrar, ni siquiera porque no tiene ni esposa ni hijos.

 

PERO SIN aceptar sus propios yerros, prefiere criticar, y en ese tenor, aunque reconoce que miles de veracruzanos –a falta de empleo en Veracruz laboran en Tamaulipas, sobre todo los del norte del Estado-, dice que no ha realizado una reunión con el gobernador Cabeza de Vaca, pues primero tendría que aclarar su situación ante la ley. Sin embargo, agradeció a los tamaulipecos que, pese a la campaña en contra de Morena, tomaron la decisión de cambiar el rumbo del Estado y las recientes elecciones las ganó Américo Villarreal (obviando decir que el ganador es un ex priista con 35 años de militancia que se fue cuando le negaron la posibilidad de seguir acaparando cargos, sin dejar espacios a las nuevas generaciones).

 

EN FIN, de que se puede –y sin incurrir en corruptelas- se puede, pero quizá el Gobernador García Jiménez tenga otros intereses que le impidan ahorrar, aun cuando hasta los 50 años siguió viviendo en casa de sus padres, lo que en Estados Unidos habría sido motivo de escándalo puesto que los jóvenes deben dejar el hogar paterno para salir a estudiar y trabajar, forjándose como los ciudadanos que son y que tiene ese País del norte, que no en vano es una gran potencia económica. Tal vez Cuitláhuac no tenga aun su rancho, pero que tal sus colaboradores que de la noche a la mañana poseen residencias, ranchos, negocios, gozan de las mieles gratuitas que ofrece el poder y hasta son cuidados por centenares de elementos policiacos que deberían estar destinados a la seguridad de todos los veracruzanos. Así de simple. OPINA carjesus30@hotmail.com