Cuitláhuac, el violador de leyes

’23/07/2024’
’23/07/2024’

* El autoritario, que quiere que sólo se hagan sus caprichos

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

Ese que dijo que protestaba cumplir y hacer cumplir la Constitución del estado de Veracruz y las leyes que de ella emanen, es de los que siempre andan procurando violar las normas para que se haga su voluntad y nada más.

Su último destello de autoritarismo se dio a raíz de que la Comisión de Permanente de Quejas y Denuncias, del Organismo Público Local Electoral del Estado de Veracruz (OPLE) le ordenó bajar de sus redes sociales un vídeo donde anunciaba como ganadora de la contienda interna de Morena a la zacatecana Rocío Nahle.

Quitó el vídeo, pero amenazó que volverá a subirlo, porque dice, él sólo respondió a los reporteros.

Pero en ese vídeo no hay ningún reportero, nadie le pregunta nada, si no que él sólo se lanza a echarle flores y loas a la zacatecana por que le dieron la nominación después de hacer trampa en la encuesta interna de Morena.

Porque hizo trampa Rocío Nahle en la contienda interna de Morena y quien realmente ganó la encuesta, fue Manuel Huerta, de acuerdo con las mismas mediciones que mandó a hacer ese partido (los resultados de las encuestas que mandó a hacer Morena los puede ver aquí https://cutt.ly/GwT6TSRE).

Y así como hicieron trampa para postularla, así en ese vídeo no se ve a ningún reportero.

Cuitláhuac: ¿Habrá alucinado que había algún reportero ahí o simplemente soltó eso como un justificante medio … poco creíble… ?.

Ahora en su amenaza de que repondrá el vídeo, dice que si por responder a los reporteros está promocionando a Rocío Nahle, “entonces para qué me preguntan”.

Asegura que volverá a colocar la grabación, y “entonces lo mejor es decir: ¿se refieren a este video?, y ya entonces les explicaré las cuestiones de fondo”.

¿En verdad se atreverá a revelar las cuestiones de fondo del porqué subió ese vídeo?.

¿Nos dirá que lo hizo porque alguién se lo pidió?, ¿revelará que le comían las ansías por quedar bien con Rocío Nahle?.

¿Será capaz de decirnos que fue una ideota que le iluminó la cabeza?.

¿Acaso esbozará aunque sea la pretensión de querernos convencer de que era lo mejor para legitimar a la zacatecana?.

A Cuitláhuac se le hacía tarde para levantarle la mano a la zacatecana y subió el vídeo el 12 de noviembre de 2023, apenas se supo que la validaban como la aspirante de Morena a la gubernatura de Veracruz.

El anuncio de que volverá a subir el vídeo lo hizo durante una conferencia de prensa, oficial, en su calidad de gobernador, y nuevamente volvió a promocionar a Rocío Nahle.

¿Cuitláhuac no termina de entender que no debe meterse en cuestiones electorales?

Pero lo hace, con la seguridad de que nada le ocurrirá.

En esa conferencia de prensa, en su justificación hacia Rocío Nahle, ponderó que cuando fue titular de la Secretaría de Energía estuvo al frente de la construcción de la refinería de Dos Bocas, y hasta se atrevió a decir que no hay otro proyecto que se le parezca en el mundo.

Bueno, en esto último, tiene razón: No hay ninguna otra refinería que 20 meses después de que debería de estar operando al 100% de su capacidad (según el anuncio oficial, no otros datos), no produce ni un litro de gasolina.

 

EL AUTORITARIO, QUE QUIERE QUE SÓLO SE HAGAN SUS CAPRICHOS

Cuitláhuac García no es la primera vez que amenaza con violentar un mandamiento jurídico o incluso que lo hace.

Fidel Ordóñez Solana, abogado especialista en cuestiones electorales acusó que ya lo ha hecho antes.

Incluso refirió que el caso más conocido de como violentó la Constitución fue cuando impuso la ley de “ultrajes a la autoridad” la cual fue desechada por anticonstitucional y aún después de esto, Cuitláhuac García y su Fiscalía carnal (o sea la Fiscalía General del Estado y su titular, Verónica Hernández Giadans) junto con el Poder Judicial del estado, mantuvieron en la cárcel a muchas personas a las que ingresaron por ese delito.

Fidel Ordónez hasta le recomendó al gobernador que no proteste por ese “regañito” que le hizo el OPLE, porque si hubiera autoridades que realmente aplicaran la normativa, podría resultarle caro la difusión de ese vídeo, incluso con responsabilidad penal, por el uso indebido de recursos económicos y humanos, en la producción del video, y de Casa Veracruz, que es una instalación del gobierno del estado, para promocionar a la candidata a la gubernatura de su partido.

Para comenzar, tan sólo en el caso del vídeo, Cuitláhuac García violenta la fracción III del artículo 11 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, la cual anota que:

«Se impondrán de doscientos a cuatrocientos días multa y prisión de dos a nueve años, al servidor público que: …

III. Destine, utilice o permita la utilización, de manera ilegal de fondos, bienes o servicios que tenga a su disposición, en virtud de su cargo, al apoyo o al perjuicio de un precandidato, partido político, coalición, agrupación política o candidato, sin perjuicio de las penas que puedan corresponder por el delito de peculado».

Porque el vídeo fue en apoyo de una precandidato, Rocío Nahle, y de un partido, Morena.

Y si vuelve a insertar el vídeo, la configuración de un delito será todavía más evidente, porque “existe evidencia legal de la arbitrariedad… Y de que se reincide”, remarcó.

Tan sólo con ésta evidencia Fidel Ordoñez recriminó al OPLE porque le faltó ese análisis jurídico en su resolución, lo cual deja en libertad a los partidos políticos de volver a impugnar y presentar una acusación penal.

Y sí, es verdad.

Cuitláhuac no debería de quejarse porque le salió barato, muy barato, el “regañito” del OPLE.

Los consejeros del OPLE  en su análisis del vídeo aseguraron que no se podía acreditar que se trataba de un acto anticipado de precampaña (no, claro que no, todavía no era precandidata); también dijeron que no había un “llamamiento” al voto, para obtener una precandidatura.

El vídeo muestra sólo la promoción de un acto partidista a favor de una persona que se encaminaba hacia la postulación como candidata al gobierno de Veracruz.

Las subjetividades de la interpretación jurídica, o política, o ambas.

Lo que sí es real, es que los consejeros le dañaron la figura a Cuitláhuac García, porque en su afán de depreciar la importancia del vídeo, apuntaron en su dictamen que tiene «cierta» “notoriedad pública”.

O sea, nada más una poquita, no mucha.

Que ni por ser gobernador existen muchas personas que le hacen caso.

Esto fue un notable “no me defiendas compadre”.

Además, en este buscar exculpar al gobernador, los consejeros integrantes de la Comisión de Quejas y Denuncias, entraron en contradicciones, porque dijeron que el vídeo no guardaba relación con las actividades del gobierno, pero que sí podría influir en el proceso electoral del 2024.

Entonces, si no era una actividad de gobierno, ¿porqué se grabó usando recursos del gobierno, en un lugar del gobierno del estado, por parte del gobernador?.

Y si el vídeo puede influir en el proceso electoral, ¿hay o no hay una violación a la norma electoral?.

Si puede influir en el proceso electoral, es que sí hay esa violación.

Y al existir ese acto contrario al desempeño de un gobernador, hay una violación a la norma y por tanto un hecho sancionable.

Pero los consejeros electorales no quisieron ver lo que ellos mismos plantearon.

Entonces, si no era una actividad del gobierno, pero hay un interés partidista, es notoria la injerencia del mandatario en el proceso electoral.

Más aún así, los consejeros dicen que no.

Los consejeros electorales decidieron pasar esto por alto, aún cuando ellos mismos rechazan que las palabras de Cuitláhuac García se puedan encuadrar en el derecho de libertad de expresión de los individuos, porque Cuitláhuac, es el gobernador de Veracruz y sus palabras las difundió en canales que usa para promocionar su actividad gubernamental y lo hizo desde una instalación del gobierno del estado.

Así pues, ojalá Cuitláhuac García vuelva a subir el vídeo, para ver si ahora le aprietan un poquito más las tuercas los consejeros electorales.

Y deja de creerse el gran místico intocable que puede hacer lo que se le pegue la gana sin consecuencia alguna.