Cuitláhuac-Duarte “hermanados” por los prestanombres

’01/12/2023’
’01/12/2023’
’01/12/2023’

*Andan volando 101 millones; sospechan de primo cómodo

*Marlon que destapó la cloaca está obligado a denunciar

 

YO VEO un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales, expresó Luis Donaldo Colosio aquel 6 de Marzo de 1994 en el monumento a la Revolución en la ciudad de México, cuando aspiraba a ser Presidente de México, y 29 años después alguien diría: “yo veo un PRI sin hambre y sed de justicia, sin propuesta, alejado de la bases y redundante entre los mismos grupos que forman parte del voto duro; sin expansión hacia quienes no creen o no han creído en el Revolucionario Institucional, opacado por la llegada al poder del Movimiento de Regeneración Nacional, nutrido en gran medida por priistas oportunistas que han decidido zafarse la camiseta de la camiseta roja para calzarse la guinda, porque el PRI no cambia, estancado en los mismos vicios de la corrupción que tanto le han dañado, con un Alejandro Moreno que debió renunciar ante los embates de la oposición que terminaron por hacer mella en lo que aún queda del tricolor, buscando alianzas que lo disminuyen ante la sociedad pero, además, confrontado hacia dentro por la ambición de poder. Un PRI que no supo aquilatar el mensaje que les heredó Colosio Murrieta, consciente acaso que de ganar, ya no habría más para ese partido de continuar con las mismas prácticas retrógradas. Pero el PRI el mensaje del hombre de Magdalena de Quino, y pagó las consecuencias en el 2018, porque el Revolucionario Institucional, emanado de la Revolución Mexicana fue incapaz de ver al México de campesinos que aún no tienen las respuestas que merecen, como tampoco visualizó al campo empobrecido, endeudado, pero que cuenta con capacidad de reaccionar, de rendir frutos si se establecen y se arraigan los incentivos adecuados.

 

NO ES nostalgia sino observancia de una realidad que no cambia, pero que pudo haber cambiado y evitado perder el poder, como ocurrió en el 2000, en el 2006 y, posteriormente en el 2018. El PRI tenía todo para mantenerse, pero pudo más la corrupción y ahora el silencio, y el tema viene a colación porque el miércoles fui convocado a una comida en la que el invitado principal fue Marlon Ramírez Marín, dirigente Estatal de lo que aún queda del PRI, y dueño de un discurso anquilosado, sin propuestas innovadoras pero colgado de un hecho de corrupción que denuncia en los medios, pero que aún no se atreve a llevar ante las instancias judiciales, como es el caso de la contratista y presunta “prestanombres”, Araly Rodríguez Vez que sacó a la luz pública Marlon Ramírez, luego de darse a conocer a través del área de transparencia de las Secretarías de Salud y de Seguridad Pública, así como del DIF estatal, que la dama cuyo domicilio fiscal es apócrifo, pues el reportado en los contratos en realidad es una tienda de abarrotes, ha obtenido 33 contratos desde 2019 a la fecha por casi 101 millones de pesos, lo que coloca al gobierno del “honesto” Cuitláhuac García Jiménez bajo sospecha, aun cuando repitan como disco rayado que no son iguales a los que se fueron, sobre todo Javier Duarte de Ochoa actualmente preso en el reclusorio Norte por uso de empresas fantasmas con las que desfalcó al Estado, entre otros delitos.

 

LO GRAVE es que de confirmarse el tema de las empresas fantasma, sería la vuelta al duartismo en sus mejores épocas a pesar de que los morenos no se cansan de repetir que no son lo mismo, aunque los hechos digan lo contrario. Hay quienes dicen que atrás de Araly Rodríguez Vez se encuentran un primo cómodo de Cuitláhuac, cuya fortuna ya es similar a la de muchos ex funcionarios del duartismo, y quien aspira a ser Senador de la República con el apoyo de su pariente. Lo que se sabe es que los 33 convenios han sido asignados sin licitar o de forma directa, e inclusive dicha persona física estuvo involucrada en gestionar insumos para la pandemia de Covid en el sector Salud.

 

Y NO hay ni para donde hacerse, luego de que a través de sus reportes oficiales, las oficinas gubernamentales confirmaron haber asignado y licitado un total de 100 millones 855 mil 708.21 pesos a Rodríguez Vez, quien labora en la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), en esas oficinas que dice operar el consentido de Cuitláhuac, un maestro de educación física llamado Zenyazen Roberto Escobar García, incluso, el propio gobernador Cuitláhuac García Jiménez reconoce que Rodríguez Vez sería “prestanombres” de empresas, garantizando que de haber corrupción se procederá en contra de los responsables, pero del discurso no ha pasado, sabedor de que el primo hermano es la mano que mece la cuna. Entre las irregularidades, se corroboró que en el domicilio reportado en los contratos se encuentra en realidad una tienda de abarrotes, mientras que la Secretaría de Salud reportó errores en su página oficial y no transparentó el dictamen de los contratos. No obstante, la dependencia informó haber adquirido en 29 ocasiones los servicios de Rodríguez Vez por al menos 60 millones 465 mil 901.29 pesos. En 2021, mediante la licitación pública nacional LPN-103T00000-001-2021, la dependencia entonces a cargo de Roberto Ramos Alor facturó 5 millones 577 mil 8.55 pesos a la contratista para la adquisición, instalación, puesta en marcha y capacitación al personal usuario de Equipo e Instrumental Médico, de Laboratorio y Mobiliario Médico para Hospitales y Centros de Salud pertenecientes a Servicios de Salud de Veracruz.

 

ADEMÁS, MEDIANTE la licitación por invitación a cuando menos tres personas, destinó 3 millones 142 mil 512.33 pesos según el expediente LS-103T00000-054-2021, relativo a la Adquisición de Insumos para la Acreditación de los Programas Salud Bucal, VIH SIDA E ITS y Cardiometabólicas para la Dirección de Salud Pública. Mediante la licitación pública nacional LPN-103T00000-019-2021, relativa a la adquisición, instalación, puesta en marcha y capacitación al personal usuario de mobiliario, equipo e instrumental médico, de laboratorio para Centros de Salud y Hospitales pertenecientes a Servicios de Salud de Veracruz FISE 2021, la dependencia destinó otro contrato por 3 millones 550 mil 133.6 pesos. Con la licitación pública nacional LPN-103T00000-017-2021, Araly Rodríguez Vez recibió otro contrato por 2 millones 921 mil 35.9 pesos, para la adquisición, instalación, puesta en marcha y capacitación al personal usuario de mobiliario, equipo médico, de laboratorio e instrumental médico para las Unidades en Proceso de Re-Acreditación, pertenecientes a los Servicios de Salud de Veracruz. En 2021 obtuvo dos contratos directos, siendo el SESVER/DA/P-003/2021 para la compra de dos escáneres por 59 mil 600.01 pesos y una adjudicación directa por excepción de Ley SESVER/DA/P-133/2021 para la compraventa de sillas para toma de muestras, pizarrón de corcho, pizarrón magnético y sillas plegables por 23 mil 577.78 pesos. Un año antes, en 2020 y también con Ramos Alor al frente de la dependencia, la contratista ganó la licitación pública LPN-103T00000-016-2020 por 7 millones 356 mil 314 pesos para la adquisición, instalación, puesta en marcha y capacitación al personal usuario de equipo e instrumental médico, de laboratorio y mobiliario médico para hospitales y centros de salud. Ese mismo año, Araly Rodríguez Vez fue beneficiada con 23 adjudicaciones directas para adquisiciones por un total de 35 millones 141 mil 204.44 pesos. Destacan la asignación directa por excepción de Ley 0021 para la adquisición de insumos y/o equipamiento para atender la contingencia generada por el covid-19, por un monto de 10 millones 675 mil 138.18 pesos. También las adjudicaciones directas por excepción de ley 0241, 0147, 0177 y 0306 para la adquisición de insumos y/o equipamiento para atender la contingencia generada por el virus SARS-COV2 (covid-19), por montos de 4 millones 134 mil 840.64 pesos, 5 millones 804 mil 706.93 pesos, 5 millones 220 mil pesos y un millón 567 mil 995.2 pesos, respectivamente. Hay más, muchas más anomalías y el PRI está obligado a denunciar, salvo que como se afirma, haya un pacto con el Secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos. OPINA [email protected]