Cuidar y proteger el barrio de Xallitic es tarea compartida: Cronista de la Ciudad

’14/07/2024’
’14/07/2024’

Mantiene Xallitic tradición comercial histórica desde la Colonia hasta nuestros tiempos

Xalapa, Ver.- La comunidad que habita el entorno, tiene un compromiso importante con el barrio de Xallitic para cuidarlo, en franca comunicación y coordinación con la autoridad, pues ser ciudadano es una responsabilidad compartida en favor de nuestra sociedad, afirmó el cronista de la ciudad, Vicente Espino-Jara.

De acuerdo con el funcionario, Xallitic es un sitio emblemático, un lugar de riqueza para la comunidad, que siempre ha sido sede de espectáculos, rodajes de película, puestas en escena, eventos comerciales, encuentros culturales y de familia, como se demuestra cada jueves en las Tardes de Xallitic.

Recordó que desde el siglo XVI, Xallitic ha sido uno de los barrios más representativos del municipio, corazón urbano y neurálgico de la ciudad, y un punto nodal en el abasto de agua por la abundancia de sus manantiales.

Expuso que tal y como dictaban las normas novohispanas, el agua debía compartirse y ser una fuente de socialización, por lo que se instruyó la construcción de los lavaderos públicos y el encauce de sus aguas hacia fuentes públicas, en donde el resto de la población pudiera obtener el líquido para sus hogares.

Además, detalló que en tiempos de la Colonia, lo que hoy en día es el Mercado Jáuregui, era conocido como la Plaza del Rey, espacio donde se comercializaba lo que llegaba en las flotas marítimas durante las Ferias Novohispanas, marcando así la tradición comercial del barrio de Xallitic.

Ahí, los vendedores y sus familias aprovechaban para descansar cerca de sus manantiales, dando origen también al Callejón del Infiernillo, donde los viajantes encendían anafres para resguardarse del frío y preparar alimentos.

Es así como el barrio de Xallitic conserva sus fines sociales y comerciales con tardeadas, noches de cine, expo ferias de pambazos, tamales y chocolate; un sinfín de actividades que hacen de este lugar un ícono de Xalapa, Veracruz y México.