Cualquiera será mejor que Cuitláhuac

232

Como se decía en los románticos tiempos del periodismo, “corre como reguero de pólvora” el rumor de que Cuitláhuac García se irá en diciembre de la gubernatura. “Nomás entrega su tercer Informe de Gobierno y órale, vámonos”, me dijo un politólogo con una dilatada vida en lides políticas.

Sí sí, ya sé que este rumor corre prácticamente desde que García Jiménez llegó a Palacio de Gobierno. Pero esta vez está creciendo a la par de las giras que realiza el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna por el territorio veracruzano.

Me quedé con ganas de conocer a Sergio en la reunión que tuvo con el Grupo de los Diez. Por compromisos ya contraídos no pude asistir, pero ya habrá oportunidad. Desde el punto de vista periodístico me interesa saber de este hombre que hace apenas unos meses era un perfecto desconocido en Veracruz y ahora anda en boca de todos.

El legislador estuvo en Poza Rica donde dijo que se invertirán más de 8 mil 600 millones en el rubro energético; que se contempla una inversión de 512 millones de pesos para el mantenimiento y operación de la central de Ciclo Combinado, y 2 mil 939 millones para una estrategia de exploración y desarrollo en campos de producción de hidrocarburo en el proyecto Tres Hermanos-Poza Rica-Faja de Oro.

Y le quedó cuerda para agregar que habrá 3 mil 550 millones de pesos para mantener una estrategia de exploración en campos del Proyecto Aceite Terciario del Golfo (ATG), 39 millones de pesos para el mantenimiento del Complejo Procesador de Gas (CPG) y 250 millones de pesos para la rehabilitación de la carretera Poza Rica-Tampico.

También estuvo con empresarios de Coatzacoalcos donde habló de millonarias inversiones.

Pura vida para el norte y sur de la entidad que un simple diputado, por muy federal que sea, no se puede dar el lujo de prometer por su cuenta. Forzosamente debió tener el aval de arriba, de muy arriba; digamos que de Palacio Nacional.

De ahí que los rumores se hayan desatado.

Cuitláhuac se ha convertido en una molestia crónica para López Obrador. El presidente sabe que su honesto pupilo es un estorbo para que Morena refrende su triunfo en la gubernatura. Pero el tabasqueño es un tipo con suerte.

Del cielo le cayó Sergio Gutiérrez al que promovió como Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y le pidió que se placeara acá en el terruño.

Quienes conocen al minatitleco dicen que es un hombre que posee una aceptable cultura general (punto sobre Cuitláhuac), tiene agilidad mental y facilidad de palabra (dos puntos sobre Cuitláhuac), tiene eso que llaman sensibilidad política (otro punto sobre el gobernador) y conoce los problemas de Veracruz (un punto más a su favor).

“De seguir las cosas como van Veracruz se le puede salir de control al presidente, de ahí que Gutiérrez Luna sea su carta fuerte para sustituir a Cuitláhuac. Sergio es conciliador y será de gran ayuda a la hora de unificar a los veracruzanos en torno a Morena para el 2024”, me dijo el politólogo.

¿Será?

Reitero lector, no conozco a Sergio Gutiérrez, pero a estas alturas del partido y así como está en marcador, cualquier hombre o mujer que entre en sustitución de Cuitláhuac, cualquiera (que no sea Eric Cisneros), será mejor que el gobernador.

¿Será que Cuitláhuac le dé a los veracruzanos el regalo navideño de su renuncia en diciembre?

Yo como Santo Tomás; hasta no ver…

bernardogup@hotmail.com