Crítica situación de la UV es de interés de sus audiencias: Colectivo en Defensa de la UV

836

A la opinión pública:

La Universidad Veracruzana es una institución pública y como tal, objeto de interés común. Es la universidad de todas las veracruzanas, de todos los veracruzanos. El colapso financiero de la UV es un problema que compete no sólo a la comunidad universitaria, puesto que la constricción de las múltiples actividades de la institución tiene profundos efectos perniciosos prácticamente en todos los ámbitos de la sociedad, la economía, la ciencia, el arte, el deporte y la cultura. Al tenor de estas consideraciones, compartimos con ustedes el documento que como Colectivo en Defensa de la Universidad Veracruzana enviamos al H. Consejo Universitario General (CUG), nuestra máxima autoridad colegiada: Nos dirigimos respetuosamente ante la máxima autoridad colegiada de nuestra institución para externar nuestras inquietudes con respecto a la iniciativa del gobernador Javier Duarte de Ochoa relacionada al adeudo con la UV, presentada ante los medios de comunicación el día 25 de febrero del año en curso. Toda vez que “los universitarios ponderamos con buen juicio y perspectiva clara el anuncio que el ejecutivo del estado realizó la tarde de este jueves 25 de febrero” hacemos las siguientes observaciones en el ánimo de contribuir a la discusión en el H. CUG y en toda la comunidad universitaria:

1. Los miles de universitarios que salimos a las calles el día 26 de febrero en las cinco regiones de la UV y en las sedes de las UVI’s, dimos un mensaje muy claro a Javier Duarte y su iniciativa presentada unas horas antes de iniciar nuestra movilización: no creemos en las promesas del gobernador y por lo tanto rechazamos su iniciativa.

2. Consideramos que la iniciativa del ejecutivo es, antes que nada, oportunista por cuanto tuvo más de cinco años para presentar una propuesta orientada a la autonomía financiera de la UV, y no lo hizo sino hasta que la comunidad universitaria se movilizó ampliamente en varios frentes exigiendo el pago del adeudo, el resarcimiento del presupuesto de 2016 y la autonomía financiera a través de la asignación del 5% del presupuesto estatal. Durante todo su mandato el gobernador sistemáticamente ha eludido su responsabilidad hacia el financiamiento a la educación superior en el estado, lo que tiene a nuestra universidad en un colapso financiero que pone en riesgo muchos programas y actividades de la UV. Si durante más de cinco años el gobierno ha escamoteado los recursos a la universidad, ¿qué seriedad puede tener su propuesta a escasos meses de concluir su mandato?

3. La iniciativa del ejecutivo estatal es esencialmente engañosa. Como lo ha escrito el Dr. Hilario Barcelata Chávez, actualmente el presupuesto de la UV representa el 2.3% del total del presupuesto del gobierno, el incremento que ofrece el gobernador es al 3% es decir apenas un 0.7% lo que significa un incremento de 663 millones de pesos (mdp). Ese incremento alcanza para recuperar los 249.8 millones en que se redujo el presupuesto de la UV este año, y para pagar los 400 mdp de las pensiones que ahora tiene la universidad la obligación de pagar debido a la reforma a la ley del IPE. Estas dos cantidades suman un total de 650 mdp, por lo que el incremento real del presupuesto con esta propuesta sería de apenas 13 mdp, es decir, nada. Además, si consideramos la urgente necesidad de eliminar las cuotas que pagan los estudiantes (y que muchos de ellos no pueden pagar) se requieren 180 mdp adicionales, para lo cual no alcanzaría con esta mísera propuesta.

4. En tercer lugar hacemos notar que el gobernador se apropia engañosamente de iniciativas surgidas en la comunidad universitaria. En particular nos referimos al concepto de autonomía financiera y a la propuesta de que el subsidio “en ningún caso será inferior al otorgado en el ejercicio inmediato anterior”. Ambas iniciativas surgieron en el Colectivo en Defensa de la Universidad Veracruzana y ahora el gobernador pretende hacerlas pasar como suyas. El Colectivo ha insistido en que la autonomía financiera se logrará sólo a través de que el presupuesto universitario sea de al menos el 5% del presupuesto del estado; esta demanda es preciso presentarla al Congreso del estado a través de una iniciativa popular, por lo que no necesitamos ni del gobernador ni de ningún legislador. Confiamos en que la organización y la fuerza de la comunidad universitaria y el pueblo veracruzano serán suficientes para llevar esta iniciativa de ley como iniciativa popular. También es importante destacar que el 5% del presupuesto estatal es la base mínima para que la UV cumpla con sus metas y objetivos, por lo que cualquier cifra menor a esta coloca a la institución en una situación de peligrosa vulnerabilidad.

5. Ante los medios de comunicación el gobernador anunció la elaboración de un calendario de pagos para normalizar la situación financiera de la universidad. ¡Otro calendario de pagos! Según información de las autoridades universitarias, el gobernador ha incumplido en varias ocasiones con tales calendarios, al punto de que ya iniciado el tercer mes del año aún no se transfieren los recursos de los meses de enero y febrero. ¿Por qué habríamos de confiar en un gobernante que ha deshonrado su palabra reiteradamente?

6. Llama poderosamente la atención que en su mensaje el gobernador señala que su gobierno “mantiene el compromiso de cubrir los montos acordados en la medida de nuestras capacidades financieras”. Consideramos inadmisible que los recursos de la universidad se condicionen a las “capacidades financieras” de una administración caracterizada por el desaseo en el manejo de los recursos públicos. Como universitarios no podemos aceptar esta condicionante porque hacerlo significaría convalidar la opacidad en la gestión de los recursos financieros provenientes de la ciudadanía. No, no aceptamos condiciones de ningún tipo porque ese dinero es de los contribuyentes: millones de personas que con su trabajo y su esfuerzo sustentan a la Universidad Veracruzana y a la educación superior en general.

7. Hacemos un llamado al H. Consejo General Universitario a escuchar la voz de miles de universitarios que salimos a las calles para rechazar tajantemente la iniciativa de Javier Duarte de Ochoa. Los recursos jurídicos (amparo y demandas) y las movilizaciones de los días pasados han colocado a la UV en la atención de todo el país e inclusive de colegas de otros países. No exageramos al afirmar que en buena medida el futuro del financiamiento a la educación superior en México se dirime en la encrucijada en que se encuentra nuestra universidad. Es momento de unir fuerzas y talentos para seguir luchando por el pago de los adeudos, contra la reducción presupuestal de este año y por la autonomía financiera a través de la asignación del 5%.

8. Hacemos un llamado al H. Consejo General Universitario a que convoque a toda la comunidad universitaria a la movilización para la consecución de nuestros objetivos. A que convoque a la sociedad veracruzana a integrarse a la defensa de la UV a través de la información precisa y la movilización consciente. Movilizarnos no significa necesariamente salir a las calles a marchar, aunque sin duda alguna tendremos que hacerlo. Los días por venir serán decisivos para nuestra gran universidad. Estamos en la obligación de defender más de setenta años de historia, de proyectar a la UV en una perspectiva generosa, incluyente y democrática.

Atentamente COLECTIVO EN DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD VERACRUZANA