Castagné publica presunta red de corrupción de Nahle

Tal como al caer la tarde había adelantado que lo haría, horas después, la noche de ayer lunes, Arturo Castagné Couturier publicó en sus redes sociales la presunta Red de Corrupción Familiar y Empresarial y tráfico de influencias de lo que él llama el “Clan Nahle Peña”. Adelantó que en los próximos días dará a conocer más propiedades. Denunció que ha recibido amenazas y actos de intimidación.

 

En gráficos esquemáticos bien diseñados, publica nombres de personajes vinculados tanto a Rocío Nahle como a su esposo José Luis Peña, da una referencia de quienes son y los vínculos que tienen, así como las empresas a las que pertenecen o son de su propiedad.

 

Los nombres que menciona son: Arturo y Enrique Quintanilla Hayek, Arturo Quintanilla Chavira, José o Josué y Jaime Quintanilla Ayache y Jorge Callejas Hayek, Víctor Manuel Carranza, Esmeralda Mora Zamudio, Jesús Martínez Monroy, Luis Mario Badillo García, Juan Carlos Fong Cortés, Daniel Flores Nava y Arturo Nahle Pascual, Manuel Santandreu Hernández, Juan Víctor Manuel Falcón Morales, Juan Armando Jiménez Magaña, Daniel Antonio Zurita Vélez y Juan Ulises Castillo Castillo, vinculados a ella.

 

También: Maribel, Lucía y Aída Peña Peña, Maribel Hoyos Peña, Ruth Peña Alvarado, Ariel Lara Boussart y Jesús Hernández García, vinculados a él.

 

Castagné los llama sus “cómplices” y llama a no permitir que Veracruz “caiga en manos de estos corruptos”.

 

Por la mañana, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, en conferencia de prensa había asegurado que los documentos de las presuntas propiedades de Nahle y su esposo son falsos, que no están en el Registro Público de la Propiedad, dependiente de la Secretaría de Gobierno, e incluso advirtió que Nahle podría proceder legalmente contra Arturo Castagné Couturier.

 

Por otra parte, despertó curiosidad entre reporteros de la Ciudad de México la visita que hará Pepe Yunes este martes a la capital del país para, en un hotel del Paseo de la Reforma, hacer un “anuncio importante” en torno al proceso electoral en Veracruz.

 

 

Ni combate a la corrupción ni austeridad republicana, entre los 8 ejes temáticos de Nahle

 

Entre los 8 ejes temáticos del Plan de Gobierno de Rocío Nahle, en ninguno menciona la austeridad republicana y menos el combate a la corrupción.

 

El plan que presentó el domingo incluye educación, seguridad, salud, desarrollo económico, infraestructura, bienestar social, campo, ganadería y pesca, así como turismo y cultura.

 

En cambio, la candidata presidencial Claudia Sheinbaum, entre los 17 “puntos de visión estratégica” que presentó para el “segundo piso de la transformación”, puso como primer eje mantener la “austeridad republicana” y ofreció que “no regresarán “los lujos y privilegios de los gobernantes”.

 

El pasado 9 de marzo, en el Estado de México, puntualizó que uno de los principios básicos para consolidar la 4T es continuar con la austeridad republicana. Manifestó que los gobernantes deben ser como cualquier otro ciudadano ya que no pueden estar por encima de los demás solo por sus responsabilidades.

 

“… que seamos ciudadanos, no que estemos por encima de los demás, sí que tengamos responsabilidades, pero no haciéndonos ricos a costa del pueblo, la corrupción ya no, eso quedó en el pasado”.

 

Al arrancar la campaña presidencial en el Zócalo de la CDMX el 1 de marzo, entre las primeras 10 de sus 100 propuestas de campaña, expuso: “Encabezaremos un gobierno honesto, sin influyentismo, corrupción o impunidad. Hacer un gobierno íntegro y libre de corrupción”.

 

Por eso llama la atención que la candidata de Morena a la gubernatura de Veracruz no haya puesto entre sus prioridades ni la austeridad ni el combate a la corrupción, más cuando está siendo señalada por la vida dispendiosa que lleva y por presuntos actos de corrupción e influyentismo.

 

Está envuelta en un escándalo nacional por el convoy de camionetas lujosas con las que se moviliza, la nube de guardaespaldas que la rodea y protege y que no se sabe cuánto le cuesta y de dónde la paga, las mansiones y terrenos que le atribuyen (hasta ahora), presuntamente con valor de 60 millones de pesos, y hasta el pago simbólico por consumo de energía eléctrica en su mansión de Coatzacoalcos, cuando la más modesta vivienda popular  paga más del doble de lo que a ella le cobran.

 

No obstante que se han exhibido públicamente escrituras, recibos, fotografías y videos que sustentan los señalamientos que se le hacen, en forma sistemática ella se niega a aclarar al origen de los recursos con los que obtuvo sus bienes, así como los privilegios de los que goza.

 

No se ve cómo los candidatos de Morena al Senado y a las diputaciones en Veracruz pueden hablar en sus discursos de campaña de austeridad y combate a la corrupción, cuando la principal figura política está cuestionada seriamente y entre sus ejes temáticos de campaña elude hablar sobre esos temas.

 

Xóchitl: la refinería de Dos Bocas, “monumento a la corrupción”

 

En visita que hizo ayer al estado, la candidata presidencial del frente opositor, Xóchitl Gálvez dijo que el presupuesto que se usó para construir la refinería de Dos Bocas, obra material a cargo de Rocío Nahle, pudo usarse para construir infraestructura en el estado, como, por ejemplo, puentes.

 

Criticó que se gastaran 240 mil millones de pesos adicionales a lo originalmente programado y la fábrica todavía no refina ni un solo litro luego de dos años y nueve meses de que fue inaugurada. Calificó la refinería como un “monumento a la corrupción”.

 

Xóchitl se pronunció en un acto en Boca del Río donde, acompañada de Pepe Yunes, candidato a gobernador, presentó un “Decálogo en Infraestructura para el Desarrollo de Veracruz”.

 

“Por más que han querido ocultar el valor real, gracias a los informes que se han dado a las bolsas de valores en Estados Unidos, hoy podemos saber que Dos Bocas ha costado más de 20,000 millones de dólares, 400,000 mil millones de pesos”.

 

Señaló además que hacen faltan más inversiones para hacer operativa la refinería, ya que no hay cómo sacar la gasolina que se produzca, debido a una mala planeación de la obra.

 

Acusó a Rocío Nahle de haber beneficiado a su entorno mientras fue secretaria de Energía.

 

El pasado 6 de marzo, en visita a Tabasco, Xóchitl prometió investigar la presunta corrupción en la refinería.

 

“¿Por qué no se ha terminado? Porque fue un robadero esa refinería, iba a costar 160,000 millones de pesos y ya ha costado más de 400,000 millones de pesos”, dijo entonces.