Carpetazos: la nueva forma de hacer política

“Sin fe ni confianza el mundo no se mantiene unido.” – Adolfo Kolping.

 

Que si la carpeta azul, que si la carpeta guinda, la realidad de Veracruz es que los partidos políticos han comenzado a sentir la presión que representa el cierre de campaña y la posibilidad de que la victoria se les escape de las manos.

Ante ello, los “war romos” han dado luz verde para emplear las últimas de sus armas letales, las famosas carpetas conteniendo expedientes documentados de las presuntas riquezas mal habidas por parte de los contrincantes.

De un lado, se afirma que el oponente posee más de 300 propiedades no solo en Veracruz, Boca del Río y Medellín sino también en los Estados Unidos, en España, en Francia, e Inglaterra.

Apenas unas minucias de la vasta fortuna acumulada a lo largo de casi más de 40 años de trayectoria política.

La respuesta de la oposición veracruzana no se ha hecho esperar, al iniciar una campaña de victimización ante los supuestos posibles ataques que enfrentarán de prosperar las acusaciones y presuntas denuncias contenidas en la famosa carpeta azul que retorna recargada.

Será ahora Manuel Huerta Ladrón de Guevara el encargado de abrir esa cruzada, a la espera de que sus oponentes lo califiquen de “lord fentanilo” y mil inventos más.

La realidad es que las acusaciones serías y verdaderamente escandalosas las dio a conocer el gobernador Cuitláhuac García Jiménez en su tradicional conferencia de prensa de los lunes, en donde afirmó que es totalmente falso las aseveraciones del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien afirma que en el caso de las cámaras de vídeo vigilancia el ha sido absuelto.

García Jiménez afirmó que en ese caso no es posible que su antecesor pueda señalar que todo estaba bien demandando la reparación del daño por 200 millones de pesos, cuando lo que flota en el aire es un desvío cercano a los mil 200 millones de pesos, que en tan solo un solo juicio ya han ganado por 600 millones de pesos que habrían sido distraídos de las arcas estatales como lo confirmó la misma Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Es evidente que la oposición representada en la marca Yunes habrán de dar la batalla, ahora presentando la denominada carpeta guinda, en la que ellos han documentado las presuntas violaciones a la Ley por parte del oficialismo.

Que si las mansiones de Nahle, que si las presuntas propiedades de Cazarín, la cuestión es simplemente empantanar el espectro mediático con datos e informaciones que distraigan al elector de la verdadera realidad.

Y es que las más recientes encuestas y mediciones demoscópicas apuntan a que en la realidad la campaña de Pepe Yunes Zorrilla tuvo una estrepitosa caída, con la aparición de los recibos mediante los cuales se afirma Fidel Herrera y Javier Duarte le otorgaron recursos para la operación política de otros procesos electorales, que nadie sabe, y nadie supo a donde fueron realmente a parar.

Evidenciando que eso de haber tenido una carrera impoluta es una mera vacilada.

Ahora lo cierto es esperar al segundo debate a la gubernatura que será el próximo domingo 12 de mayo, para determinar, si este último ejercicio democrático incidirá en la determinación final del electorado.

 

Al tiempo.

 

[email protected]

Twitter: @LuisBaqueiro_mx