AMLO gana un premio IgNobell por su desastroso manejo de la pandemia

149
  • Guerra en el PAN de Veracruz entre los Yunes azules y los Rementería
  • #RenunciaNahle le dicen por inundación en Dos Bocas

 

Marco Antonio Aguirre Rodríguez

 

El Presidente Andrés Manuel López Obrador se hizo este año acreedor a uno de los in-prestigiosos premios IgNobel, por el desastroso manejo que hace de la pandemia de Covid-19.

Aunque no fue el único, si no que tuvo que compartir el premio con otros 8 mandatarios que han hecho igualmente un terrible manejo de la pandemia en sus países, entre ellos los de los países que tienen mayor número de contagios: Donald Trump (EU), Jair Bolsonaro (Brasil), Narendra Modi (India), Aleksandr Lukashenko (Bielorrusia), Boris Johnson (Reino Unido), Vladímir Putin (Rusia), Gurbanguly Berdimuhamedow (Turkmenistán) y Recep Tayyip Erdogan (Turquía).

El premio es una parodia de los (esos sí) prestigiosos premios Nobel, que se entregan a lo mejor de la ciencia cada año.

Los IgNobel, en cambio, se dan a las «perlas» de la investigación científica, aquellos estudios tan absurdos o insólitos que parecen tratarse de una broma, pero que –sin embargo- fueron realizados completamente en serio.

Un ejemplo de lo absurdo de las investigaciones a las que se les da éste reconocimiento: Éste año, el IgNobel de Física se entregó a los científicos que estudiaron experimentalmente lo que le pasa a la forma de las lombrices cuando se las hace vibrar a altas frecuencias. Y el experimento lo repitieron con cuatro especies distintas de lombriz.

Otorgado por la revista de humor «Annals of Improbable Research» (Anales de la Investigación Improbable), este año se creó una nueva categoría: Educación en Medicina, pro la cual se le dio el IgNobel a los mandatarios (entre ellos a Andrés Manuel López Obrador) por “usar la pandemia de Covid-19 para enseñar al mundo que los políticos pueden tener un efecto más inmediato sobre la vida y la muerte que los científicos y los médicos”.

O sea, por no seguir normas científicas, en lo más mínimo.

Y ese es un reconocimiento internacional que hasta ahora el Presidente se ha quedado para el sólo, que no ha compartido (todavía) con Hugo López Gatell. ¿Será que esto signifique que López Gatell sólo fue un títere que hizo lo que se le dijo o está tan enojado que todavía ni siquiera le puede reclamar?.

 

GUERRA EN EL PAN DE VERACRUZ ENTRE LOS YUNES AZULES Y LOS REMENTERÍA

En Veracruz ciudad la guerra por la candidatura del PAN para la presidencia municipal ya está en pleno:

Los Yunes azules contra los Rementería.

El disparador fueron las fotografías publicadas que muestran al senador Julen Rementería en el restaurante “Casa Veracruz” y que en algunos medios se publicaron como prueba de que estaba en la “Casa Veracruz” que es la residencia oficial del gobernador, en reunión con Cuitláhuac García.

Las fotos presuntamente las filtraron desde el ayuntamiento de Veracruz, por instrucciones del mismo alcalde, Fernando Yunes Márquez, quien éste lunes prácticamente aceptó ser el autor, al no negarlo.

  • ¿Usted rechaza haber compartido esas imágenes?, le preguntan los reporteros a Fernando Yunes

“Te comento lo que te estoy diciendo”, responde el alcalde.

Esto, en política, es una aceptación tacita.

De hecho el sábado 19 de septiembre, después de que se publicaron las fotografías de Julen en el portal DPoderAPoder (http://dpoderapoder.mx/2020/09/19/encabeza-fernando-yunes-guerra-sucia-contra-julen-rementeria/ ), Fernando Yunes en un chat de panistas, incluyó la nota inicial, con el texto “siempre se han vendido; nada nuevo. Lo importante es que se vea”.

Algunos de sus cercanos lo reafirmaron, como Verónica Pulido y Francisco Briseño.

Julen Rementería hizo el señalamiento de ese chat.

Y ahora, éste lunes, Fernando Yunes respondió, prácticamente reiterando lo que difundió en el chat de panistas: “los panistas y los veracruzanos saben quién es Julen Rementería, saben que es alguien que fue capaz de vender a su propio partido para que su primo hermano fuera presidente municipal”.

Y sí, después de Julen Rementería, su primo Jon Rementería fue alcalde de Veracruz, electo por el PRI, en 2010.

Y ahí fue donde salió el real objeto de la disputa: la candidatura por la presidencia municipal de Veracruz.

Fernando Yunes dijo que en el fondo los señalamientos de Julen Rementería pueden ser por la “desesperación” de “imponer a su hijo” como candidato a la alcaldía de Veracruz.

Aunque la desesperación puede ser de los Yunes azules, porque sus propuestas de posibles candidatos (la diputada local, María Josefina Gamboa Toral, y la senadora Indira Rosales) están abajo, muy abajo, en las preferencias de los mismos simpatizantes de su partido, además de que la aceptación popular de Fernando Yunes va a la baja.

Hoy los Yunes azules y los Rementería, ya son bandos en disputa.

Por que la pelea va más allá de la candidatura por la alcaldía de Veracruz, porque el jaloneo también incluye la búsqueda de la candidatura al gobierno del estado para el 2024.

A Julen le prometió la candidatura Miguel Ángel Yunes, dos veces:

Primero, en 2016, cuando el postulado fue el ahora exgobernador. Por haberse “disciplinado” fue que lo nombraron secretario de Infraestructuras y Obras Públicas y a su hijo Bingen lo hicieron diputado local.

Luego, en el 2018, cuando le cedió el paso Miguel Yunes hijo.

El acuerdo fue que para el 2024 Julen sería el candidato del PAN al gobierno del estado y que su hijo sería candidato a presidente municipal de Veracruz en 2021.

Aunque ahora no le quieren dejar ninguna de las dos postulaciones.

Después de la elección del 2018, cuando a Julen le repartieron parte de las culpas por la derrota frente a Morena, vino el distanciamiento.

Por eso en la segunda vuelta para la elección de la dirigencia estatal del PAN se fue a apoyar a Joaquín Guzmán Avilés, en lugar del candidato de los Yunes azules, José de Jesús Mancha Alarcón.

Y la ruptura puede crecer, sobre todo ahora que Miguel Ángel Yunes ha tenido acercamientos con el gobierno de Morena (lo que se nota en que en la Fiscalía General de la República no tienen averiguación previa alguna contra el exgobernador y en la Fiscalía de Veracruz, tampoco nada se mueve, así como en el voto a favor de la designación de magistrados que hizo la bancada de los Yunes azules en el Congreso local).

Pero además hay una versión corriendo por abajo del agua. Los Yunes azules pueden aliarse con el nuevo Partido Encuentro Solidario, si en el PAN les cierran las puertas o no los dejan agarrar todo lo que quieran.

El PES es aliado de Andrés Manuel López Obrador.

A esta historia todavía le falta mucho por contar.

Pero es una muestra de cómo se mueven los que se sienten los grandes místicos de la política en Veracruz.

 

#RENUNCIANAHLE LE DICEN POR INUNDACIÓN EN DOS BOCAS

A la Secretaria de Energía Rocío Nahle le armaron un hastag en Twitter: #RenunciaNahle.

El origen fue la nueva inundación que se dio en el terreno donde se construye la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

En junio del año pasado, Rocío Nahle afirmó que no habría inundaciones ahí, porque –dijo- en este sitio hay una terminal marítima desde 1985 y eso no había ocurrido.

Pero ya se inundó el terreno.

Y dos veces.

Además de la inundación, la refinería sigue enfrentando dudas sobre su viabilidad. El último escándalo fue el abandono de los trabajos de la empresa estadounidense Kellogg Brown and Root (KBR), encargada de los paquetes 4 y 6 de la refinería de Dos Bocas, la cual dejó tirada la segunda fase del proyecto, supuestamente por sobrepasar el presupuesto originalmente proyectado, según la Sener, mientras que la empresa acusó incumplimientos graves.

Si quiere ver las fotos de la inundación están en https://twitter.com/marcoaguiro/status/1308201203172507648?s=19