Al garete PRI, PAN y PRD en Veracruz rumbo al 2024

*Veracruz entre los damnificados por ruptura de alianza

*Dante se convertiría en el ganón; Nahle muy vapuleada

 

SIN UNA Coalición de partidos de oposición que apuntale al eventual candidato que le dispute la Gubernatura al abanderado o abanderada de MoReNa en el 2024 (y todo por culpa del medroso y convenenciero Rafael Alejandro Moreno Cárdenas que entregó la causa a cambio de impunidad), los escenarios cambian invariablemente para Veracruz y para todos los institutos políticos del Estado, porque si bien el PAN ya tiene un abanderado definido que sería Julen Rementería del Puerto, los Yunes no han bajado la guardia y buscan imponer, a como dé lugar a la alcaldesa del puerto de Veracruz, Patricia Lobeira Rodríguez, lo que de antemano ya provoca división interna dada la inexperiencia de la edil, situación que a la vez mantiene al PRD en la incertidumbre, de por si carente de un abanderado ganador y, mucho menos, competidor. PRD estaría dispuesto a sumarse a la causa de Julen, pero difícilmente a la de Paty Lobeira, no por ella sino por quienes están detrás de ella que han demostrado un yoyismo que raya en la perfidia o mezquindad, ya que poco o nada han hecho por librar de la cárcel a Rogelio Franco Castán, quien fue Secretario de Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares y, peor aún, se han ausentado, incluso, de la defensa de uno de los personajes más cercamos al yunismo, el ex fiscal del Estado, Jorge Winckler Ortiz de quien se dice, incluso, que fue entregado por la familia a cambio de impunidad, y sea o no verdad, lo cierto es que Winckler, a quien elevaron hasta las nubes para luego dejarlo caer, es la fecha, al menos que se sepa, que no han hecho nada para tratar de ayudarlo. Vamos, ni siquiera un intento de visita ha tenido por parte del clan al que defendió con todo, y gracias a las instrucciones erróneas recibidas que le hicieron sentirse intocable, es que ahora se encuentra en el penal de máxima seguridad de Almoloya de Juárez conocido como El Altiplano.

 

EL PRI, tras la traición de Alito a los estatutos de la coalición opositora, difícilmente encontrará aliados que se le sumen en la aventura de alcanzar la Gubernatura, salvo que Dante Alfonso Delgado Rannauro decidiera hacerlo, aunque, por supuesto imponiendo sus reglas. Hay quienes afirman que Dante no vería mal apoyar a José Francisco Yunes Zorrilla o Héctor Yunes Landa, pero si las encuestas dicen que podría ser ganador contra quien le pongan desde MoReNa no dudaría en postularse, que al fin y al cabo le quedó ese gusanito de ser gobernador por un sexenio completo y no solo suplente o cuatrienal. Dante reúne requisitos y con la madurez alcanzada a estas alturas de su formación, seguramente haría un gran papel al frente de los destinos de Veracruz. Ahora que, sin una alianza opositora, Pepe y Héctor difícilmente aceptarían la postulación, salvo que sea con otros fines, como ocurrió con Yunes Landa en su anterior búsqueda a sabiendas que no tenía ninguna oportunidad, pero si muchas prerrogativas.

 

HABLAR DEL PRD es discutir en torno a una veleta sin rumbo, por lo menos en Veracruz donde, aunque existe una dirigencia Estatal pareciera que no la hubiera. En realidad se desconoce que hace Sergio Cadena Martínez, un personaje por demás mendaz y patrañero que arribó al cargo para servirse y no para servir a la militancia. Su dirigencia es invisible, sin trascendencia, y a estas alturas no tiene un solo cuadro que garantice el triunfo perredista en caso de ir solos en la búsqueda de la gubernatura en el 2024. De hecho, el instituto del Sol Azteca se ha convertido en un partido de acompañamiento, aunque no todos se arriesgan a llevarlo como coaligado dado el desprestigio que emana, a tal grado que infinidad de militantes se han pasado a las filas de MoReNa en busca de mejores alternativas. Por ello el PRI, en vez de ir acompañado de ese instituto preferiría hacerlo con Movimiento Ciudadano, una instancia que crece, y que a diferencia del Sol Azteca, cuenta con Gobernadores en dos Estados de suma importancia para la Nación como son Nuevo León y Jalisco, además de detectar la Presidencia Municipal de Monterrey, de donde podría salir el futuro candidato de la oposición a la Presidencia, en este caso, Luis Donaldo Colosio Riojas.

 

VAMOS, NI siquiera MoReNa tiene un futuro abanderado o abanderada seguro, aun cuando la corcholata favorita –al menos del ámbito local que espera impunidad con su arribo- sea Rocío Nahle García, la actual Secretaria de Energía que ha cuadruplicado el costo de la refinería de Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco y ya sienta que la tiene en la bolsa. Y es que han ido surgiendo detalles en torno al financiamiento de MoReNa en los que Nahle e, incluso, Cuitláhuac, el Gobernador consentido de AMLO (y ahora se entiende porque), han ido apareciendo, lo que amenaza convertirse en una bomba de tiempo dado el combate a la corrupción que dice ejercer el Presidente López Obrador. Si la lumbre le llega a los aparejos a ese par, por lo menos producto del escándalo estarían perdidos.

 

ES INDISCUTIBLE que aunque los alebrestados ya ven en la zacatecana Nahle García a la promesa que salvará al Estado, existen en MoReNa otros aspirantes con trayectoria impecable que harían mucho por la Entidad y los veracruzanos, en este caso, el alcalde xalapeño Ricardo Ahued Bardahuil quien se mantiene como los robalos: a media agua y para evitar ser cazados, salen en las dos primeras horas del alba. El munícipe, sin tanta publicidad, cosecha aplausos, y aunque actualmente hay quienes lo critican por el cúmulo de obras que realiza en la capital del Estado, algo que no se había visto hace muchísimo tiempo, cuando estas se encuentren terminadas recibirá agradecimiento, pues hay que saber que a las personas nunca se les tiene contentas con nada, hasta que ven los resultados tangibles.

 

COMO FUERA, la traición de Alejandro Moreno Cárdenas a la Coalición Va por México trastocó lo que ya marchaba sobre ruedas, echando por la borda proyectos Estatales como el de Veracruz donde se veía a un candidato del PRI, PAN, PRD y tal vez Movimiento Ciudadanos unidos por la victoria, y salvo que Miguel Ángel Osorio Chong y la vieja y nueva guardia priista logren echarlo de la dirigente nacional del tricolor, volver a construir la alianza será una tarea que se antoja imposible para perjuicio de los gobernados. En ese tenor, Veracruz –de no darse de nuevo la circunstancia- seguirá en manos de MoReNa y, lo peor, es que la gubernatura podría ser para Rocío Nahle, a no ser que el Presidente Andrés Manuel López Obrador evalúe con sabiduría lo que conviene al Estado y no lo que conviene a Cuitláhuac y sus hordas, y opte por la mejor opción que sería Ricardo Ahued. Así de simple. OPINA [email protected]