Ahued, bombero favorito de PRI y Morena no desespera

137
’27/09/2022’
’27/09/2022’

*Instrucción de llevar a Winckler al Altiplano desde arriba

*Sería como mensaje a los Yunes de Boca rumbo al 2024

 

EN ABRIL de 2021, luego de que MoReNa midió los alcances de las diputadas locales Ana Miriam Ferráez Centeno y Rosalinda Galindo Silva, y de la Federal Dorheny García Cayetano como aspirantes a la alcaldía de Xalapa, en la dirección nacional de ese partido llegaron a la conclusión que ninguna de ellas, o inclusa las tres juntas, podrían ganarle la elección al abanderado de la coalición de  oposición PRI-PAN-PRD, David Velasco Chedraui, quien ya había fungido como Presidente Municipal y dado el apellido y los buenos resultados obtenidos dejo buen sabor de boca entre la sociedad. Los morenos no estaban dispuestos, sin embargo, a perder la capital del Estado puesto que en Xalapa se asientan los poderes, y por ello el Presidente Andrés Manuel López Obrador, contra la voluntad del Gobernador Cuitláhuac García Jiménez y del Secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos (que deseaban que fuera Dorheny García Cayetano la candidata, muy cercana filialmente a Cuitláhuac), convocó al ex munícipe y Senador (ahora con licencia) Ricardo Ahued Bardahuil para que aceptara ser abanderado, pues era el único con la aceptación social suficiente para derrotar a Velasco Chedraui, como finalmente ocurrió (pese al ilustre apellido). Desde Palacio de Gobierno, con todo el dolor del corazón de quienes, desde entonces, buscaban impulsar a Rocío Nahle García, se convocó a la unidad para fortalecer a Ahued, pues el plan era que ganara la alcaldía y sumirlo en el ostracismo para que no siguiera creciendo, pero el empresario que no se queda quieto ni un minutos acudió directamente con el mandatario nacional para gestionar recursos que le permitieran cumplirle a los xalapeños, algo que no ha dejado de hacer desde que asumió funciones, cambiando la fisionomía de Xalapa y resolviendo añejos conflictos heredados por su antecesor de triste memoria, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero.

 

RICARDO AHUED es, se quiera o no aceptar, una especie de “bombero” o apaga fuegos que nunca ha querido afiliarse a ningún partido, y de echo en MoReNa es solo simpatizante y no militante. Aún se recuerda cuando 2005, el entonces, Gobernador Fidel Herrera lo invitó a integrarse al Partido Revolucionario Institucional para que contendiera como candidato a alcaldía de Xalapa para el periodo 2005-2007 y, posteriormente, diputado Federal del 2009-2012 dado el crecimiento de la oposición, y ambas responsabilidades las ganó pero sin afiliarse al PRI; ya en el Gobierno de Javier Duarte fue llamado para que disputara la diputación local de 2013 a 2016 e, igualmente, la ganó, y aunque inicialmente le propusieron ser dirigente del PRI Estatal a principios de 2018, Ahued entendió que los grupos de poder, quienes ahora mismo están sepultando al “tricolor”, le impedirían un ejercicio transparente, y por ello decidió retirarse brevemente, pero alguien lo presentó con el entonces precandidato a la Presidencia de la República por MoReNa, Andrés Manuel López Obrador que le pidió sumarse a su proyecto, plan que el empresario firmó como simpatizante pero sin afiliarse.

 

YA PARA en los primeros meses de 2018, luego de ciertas encuestas que no daban el triunfo a Rocío Nahle como candidata a Senadora llevando como compañero de fórmula a Manuel Huerta Ladrón de Guevara, desde la cúpula de ese partido bajaron al ahora superdelegado y se analizaron las posibilidades de Ricardo Ahued, vía sondeos, y la aceptación social era tal, que no dudaron en invitarlo como aspirante a la cámara alta, obteniendo una votación sin precedente, lo que terminó de convencer a López Obrador en torno a los alcances del actual alcalde de Xalapa, a tal grado que lo invitó a la dirección general de Aduanas, cargo que asumió a principios de 2019, y al cual renuncio en Abril del 2020 por no estar de acuerdo con ciertos manejos que se realizaban. En pocas palabras, no era lo suyo, sobre todo porque la delincuencia organizada estaba operando algunas aduanas y la instrucción era no declararles la guerra, solo combatirla con relevos que se tornaron espinosos.

 

AHORA, NUEVAMENTE, cuando desde Palacio de Gobierno se busca imponer como candidata al Gobierno de Veracruz a la zacatecana, Rocío Nahle García, menospreciando al resto de los suspirantes, entre otros al superdelegado Manuel Huerta Ladrón de Guevara que ya ha lanzado dos que tres dardos envenenados a la de Zacatecas, aclarando que no es ilegal que aceptara ser abanderada al Gobierno de Veracruz y si, acaso, inmoral, Ahued se mantiene callado, pues sabe que si Rocío no crece, pese a los afanes de Palacio de Gobierno, lo que tendrán que determinan encuestas serias encomendadas por el Presidente López Obrador, se tendrá que recurrir nuevamente a quien si tenga la capacidad de triunfo, aunque les pese a los inquilinos de Palacio de Gobierno. Por lo pronto, el empresario que ha hecho su vida en Xalapa donde es propietario de exitosas tiendas de peltre y plástico ni suda ni se acongoja, sabedor de que resultados matan afanes quiméricos y de interés, y cuando le preguntan si aspira se concreta a responder que quiere ser recordado como el mejor alcalde que ha tenido Xalapa, y que resolvió los problemas más apremiantes de la capital. Así de simple…

 

*****

EN EL traslado del ex Fiscal Jorge Winckler Ortiz al penal de máxima de seguridad en Almoloya de Juárez conocido como El Altiplano, queda claro que más allá de garantizar su seguridad –como pretende hacer creer el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez-, hay un mensaje implícito dirigido al ex Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y a sus hijos, para que dejen de ilusionarse con participar en la contienda del 2024 para la Gubernatura del Estado, porque la orden de llevarse a Winckler a Almoloya solo pudo venir de Palacio Nacional. Y tan existe esa instrucción velada, que ningún integrante del clan ha levantado la voz para protestar, como solían hacerlo, cuando uno de ellos caía, a tal grado que de Yunes Linares nada se sabe.

 

DICEN QUE el hilo se rompe siempre por lo más delgado, y las partes más delgadas para afectar a los Yunes eran, sin duda, los más cercanos colaboradores del ex Gobernador, en este caso Rogelio Franco Castán que fungió como Secretario de Gobierno y actualmente sigue preso, ahora por violencia intrafamiliar y otros ilícitos tras librar los ultrajes a la autoridad, y Jorge Winckler, el brazo ejecutor que, a decir verdad, no midió las consecuencias de sus actos en ese afán de servir al jefe sin atrever a decirle que estaba bien y que era abuso, y las consecuencias ahí están, sin que nadie saque la casta por él, salvo la diputada María Josefina Gamboa que sabe hacer de la amistad una hermandad. A ver qué pasa. OPINA carjesus30@hotmail.com