Viernes Contemporáneo/ Por: Armando Ortíz/Tarek Abdala no fue desaforado, gracias a las artimañas del PRI

5386

El PRI aprovecha el desliz de los 500 mil pesos que recibiera Eva Cadena para irse con todo en contra de López Obrador. Hace escarnio el PRI y provoca los rebuznos de Enrique Ochoa, quien mira la paja en el ojo ajeno, pero no ve la viga en el propio.

Lo anterior lo decimos porque a pesar de que el día de hoy el Congreso federal debía decidir sobre el desafuero del diputado Tarek Abdala, la sección instructora, controlada por el PRI, tomó la decisión de no discutir el desafuero de Abdala. Por supuesto el presidente de la Comisión Instructora es el diputado Ricardo Ramírez Nieto, del PRI.

Tarek Abdala es acusado por el presunto desvió de 23 mil millones de pesos. Ese dinero se debió utilizar para la salud de los veracruzanos, pero Abdala negó esa posibilidad y lo utilizó de manera discrecional para los caprichos de Javier Duarte, Karime Macías y secuaces, incluyéndose el mismo.

 

Argumentan que Tarek está amparado, pero de acuerdo con la Ley de Amparo en su caso es improcedente

23 mil millones de pesos desviados por este funcionario duartista y el Congreso federal, comandado por sus correligionarios priistas, lo protegen. La Comisión Instructora de la Cámara de Diputados señala que no se puede proceder al juicio de desafuero en contra de Tarek Abdala ya que el señor está amparado desde el mes de diciembre. Sin embargo, de acuerdo con el artículo 61 de la Ley de Amparo, en parte de su apartado V dice que el amparo es improcedente: “Contra actos del Congreso de la Unión”. Pero más claramente en el apartado VII señala que el amparo es improcedente “Contra las resoluciones o declaraciones del Congreso Federal o de las Cámaras que lo constituyen, de las Legislaturas de los Estados o de sus respectivas Comisiones o Diputaciones Permanentes, en declaración de procedencia y en juicio político”.

De modo que de lo que se trata no es de cumplir la ley, ellos, los diputados que deberían ser garantes de la ley. De lo que se trata es de cubrirse entre ellos. ¿Cómo se puede acusar de liviandad a una mujer que recibió 500 mil pesos, cuando ellos encubren a un diputado “ramera” que se vendió por 23 mil millones de pesos? ¡Cuánta hipocresía, cuánta desfachatez!

 

De López Mateos a Peña Nieto; ¿cómo pasamos de la dignidad a la abyección?

Adolfo López Mateos tenía en un banquete al presidente Kennedy, quien estaba harto de que México insistiera sobre la devolución a nuestro país de El Chamizal. Fue por ello que Kennedy le pidió al traductor que le preguntara al presidente López Mateos “¿Cuánto vale, en millones, el pedazo de tierra”? A lo que el presidente López Mateos contestó: “Dígale que no soy agente de bienes raíces”. Entonces había dignidad. Pero hoy día, con Peña Nieto hay abyección. Ya lo habíamos señalado en este portal, que a Donald Trump le encanta mostrar que en México tenemos como presidente a un enano. Durante la noche del miércoles se supo que el presidente Peña Nieto se había comunicado con el presidente norteamericano para hablar sobre el Tratado de Libre Comercio. A pesar de que la versión oficial sobre la llamada de Peña Nieto a Donald Trump hablaba de cordialidad, el mismo Donald Trump reveló que la llamada fue una súplica del presidente mexicano para que “por favor no diera por terminado” el Tratado de Libre Comercio. Pero claro, qué va de un López Mateos a un Peña Nieto.

 

Armando Ortiz                                                                      aortiz52@hotmail.com

aortiz52@hotmail.com