Ruta Cultural Por: José Miguel Naranjo Ramírez/EMILIO RABASA ENTRE LA CONSTITUCIÓN Y LA LITERATURA. (IV)

886

 

Moneda Falsa.”

Con la novela: “Moneda Falsa” concluye la historia seriada escrita por Don Emilio Rabasa. Como quedó señalado en los artículos anteriores, los principales protagonistas de la historia son Juan Quiñones, Mateo Cabezudo y Remedios, sobre estas tres figuras que en momentos son pintorescas, en otros trágicas, y en algunos representativas, Emilio Rabasa nos adentró a un mundo muy parecido al que vivimos en nuestra época, y es que el universo que describió Rabasa en estas obras escritas entre los años 1887-88, describía la realidad que le tocó vivir al escritor, luego entonces, el resultado es que en muchos aspectos políticos, sociales y culturales, no hemos evolucionado, hoy en día en la política mexicana seguimos teniendo a muchos Mateos Cabezudos.

En “Moneda Falsa” el tema central seguirá siendo el periodismo, los actores políticos ya no recobran tanta importancia como en las novelas: “La Bola” y “La Gran Ciencia”, el único político que sobrevive en la historia es el Diputado Mateo Cabezudo, todos los demás serán periodistas, me refiero a Juan Quiñones, Pepe Rojo, Sabás Carrascos, etc. existirán en la historia dos periódicos importantes, “El Cuarto Poder” y “El Censor”, y ante toda esta trama política y periodista, no hay que olvidarnos de Remedios, quien es sobrina de Mateo Cabezudo y eterno amor de Juan Quiñones.

El Cuarto Poder” de ser un periódico crítico y autónomo, pasó a ser un medio servil del Gobierno, todo lo contrario era “El Censor” con su fuerte crítica hacia el poder, sin embargo, ambos periódicos tenían una característica que los unía y consiste en que Pablo Albar y Gómez es el mismo dueño de los periódicos. Juan Quiñones quien de origen era un escritor honesto, insobornable, escribía sus artículos y era el que dirigía “El Censor”, es importante recordar que por muchos motivos Juan Quiñones tenía una terrible enemistad con el Diputado Mateo Cabezudo, quien sentía el mismo odio por Juan.

Juan y su colega Braulio Claveque, empezaron a escribir historietas donde desnudaban la corrupción, autoritarismo, farsa, prepotencia y vanidad, del Diputado Mateo Cabezudo, el Gobierno presionó a Pablo Albar y Gómez para que controlara a sus articulistas y Director, conforme avanza la historia claramente se va percibiendo que Claveque se corrompió y recibía dinero de parte del Diputado Cabezudo, para que no publicara en contra de él e impidiera que los artículos escritos por Juan Quiñones fueran editados, llegó un momento que el conflicto estalló de manera incontrolable, el Gobierno amenazó a Albar Gómez de quitarle el apoyo, y Braulio Claveque desesperado le dijo a Juan Quiñones:

 

Albar le paga a usted cien pesos y cincuenta a mí, que recibe del Gobierno, usted es inspector de letreros y yo oficial en comisión de servicios. A Albar no les cuestan esos sueldos y a nosotros han de costarnos siempre la comida. El no gasta en papel, porque nos da del que recibe del Gobierno para El Cuarto Poder. No se venden los ejemplares por miles, sino por cientos, no tiene el periódico subscritores, si no son dos o tres Gobiernos de los Estados que toman algunos ejemplares a cambio de elogios de El Cuarto Poder.”

El Diputado Cabezudo utilizará todo su poder para derrotar a Juan, para ese entonces el poder económico y político de Mateo Cabezudo había venido a menos, se rumoreaba que en muchas ocasiones tenía que vender sus diamantes para tratar de mantener su ritmo de vida,  Remedios la sobrina del Diputado seguía enamorada de Juan, pero lo único que se sabe de ella es que cada vez está más delgada y se percibe que alguna enfermedad debe tener.

Juan lleno de rabia se rebela contra todos incluyéndose él mismo, esto lo afirmo porque estando enamorado de Remedios empezó a vivir una vida de vicios y decidió robarse a Jacinta quien es la que había ocasionado un fuerte distanciamiento entre Juan y Remedios, toda una trama de intrigas, borracheras, malas amistades, traiciones, difamaciones, empezarán a darse entre Juan Quiñones y Mateo Cabezudo.

La noche en que Juan se estaba escapando con Jacinta, supo que  Remedios estaba casi muriendo, dejó todo y sin importar consecuencias fue a casa de Remedios, fueron varios días de angustia, desesperación, impotencia, en esta parte de la historia Emilio Rabasa por primera vez en toda la serie hace que Juan y Mateo se abracen y lloren por la vida de Remedios, al final milagrosamente Remedios logra salvarse, Juan seguía junto a ella y ya estando los ánimos más controlados, Mateo recriminó a juan por estar en su casa y le dijo se largara, empezaron a culparse uno al otro como el responsable de sus desgracias, la voz de Remedios los calmó cuando les dijo: “Yo los quiero a los dos”.

Mateo Cabezudo en esta historia inició siendo un pobre labrador que de la noche a la mañana se convirtió en un hombre poderoso beneficiado por el sistema político corrupto, lo que nace corrupto no termina bien, hoy los Mateos Cabezudos no pueden caminar libremente por las calles y andan como verdaderos ladrones escondidos de la justicia. Juan Quiñones con defectos y virtudes siempre trató de ser un hombre bueno, honrado, honesto, al final logró casarse con su amor eterno Remedios, y concluyó su historia con las siguientes palabras:

No hay para qué escribir más. Remedios, mi hija, que sabe que mi envejecimiento es prematuro y que padezco de una enfermedad de esas que minan constantemente la salud, ha notado que desde que comencé a escribir, el año pasado, he enflaquecido notablemente y me da prisa para que acabe mi obra. Mi único afán consiste en dejar a  mi hija, al morir, bienes de fortuna para que lleve una vida modestamente cómoda. Remedios le dio su alma llena de bondad y de virtud. No necesita más para ser feliz.” Fin.

Correo electrónico: miguel_naranjo@hotmail.com